Sin control, venta de alcohol en La Bufadora

Fotos: Cortesía
 
Edición Impresa Lunes, 30 Abril, 2018 12:00 PM

Al menos 20 comercios ofrecen ese tipo de bebidas sin los permisos correspondientes; según Transparencia, solamente hay seis autorizados en la zona

Considerado como el atractivo turístico más visitado en Ensenada por los cruceristas de Carnival, la línea naviera con más arribos al puerto, en La Bufadora, al menos 20 establecimientos venden bebidas alcohólicas sin los permisos correspondientes, con la complacencia de la Dirección de Alcoholes, Comercio y Espectáculos Públicos.

En respuesta a una solicitud de información presentada en mayo de 2017, la coordinadora  administrativa de la Tesorería Municipal, Martha Cobos, reveló la existencia de únicamente seis permisos para expedir bebidas con graduación alcohólica en esa zona turística.

Sin embargo, una investigación documental y de campo hecha por el abogado Roque Alejandro García Hernández arrojó la presencia de más comercios dedicados a esta actividad, por lo que presentó quejas y denuncias ante Alcoholes y Sindicatura, sin que hasta el momento se haya procedido contra quienes operan fuera de la reglamentación municipal.

Según el abogado, el efecto fue contraproducente, ya que a finales del año pasado, el restaurante Blanquita, propiedad de uno de sus clientes, fue visitado por inspectores de Alcoholes y, pese a tener permiso en regla, recibió un acta administrativa, así como la colocación de sellos en un refrigerador con bebidas alcohólicas.

“Los inspectores le dijeron a mi cliente: ‘Traemos instrucción de chingarte por andar poniendo la queja en Sindicatura’ contra la directora de la dependencia, Rebeca Mungaray Lagarda”, indicó García Hernández.

 

QUEJAS Y DENUNCIAS POR OMISIÓN

El licenciado Roque García recordó que desde enero de 2017 su cliente comenzó a tratar de exponer la situación de venta irregular de bebidas alcohólicas a la directora de Alcoholes, por tratarse de una competencia desleal.

“En julio nos reunimos con la directora de Alcoholes, Rebeca Mungaray Lagarda, a quien presentamos el respaldo fotográfico de los comercios vendiendo alcohol, sin contar con el permiso correspondiente, acorde con el cotejo de la información brindada por Transparencia.

“Cuando le expusimos que había como veinte negocios irregulares, Mungaray nos dijo que nos habíamos quedado cortos, que ella había detectado ‘como cuarenta’ durante una visita que hizo como turista”, continuó el abogado.

Según la doctora Mungaray, citó Roque García, por intereses de funcionarios municipales se ordenó no realizar un operativo de revisión en la zona, dado el costo operativo que implicaría movilizar patrullas, inspectores y policías.

Después de hablar con ella en agosto ya no atendió a los quejosos, por lo que fue denunciada ante Sindicatura a inicios de diciembre

Basándose en la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos del Estado de Baja California, la funcionaria municipal ha dejado de actuar, contraviniendo los principios de legalidad y eficiencia, como consta en la denuncia.

Además, ha sido omisa en la aplicación de los artículos 14, 16 y 75, que contemplan las atribuciones de la jefa del Departamento de Alcoholes y de sus inspectores, tales como vigilar su cumplimiento y realizar visitas de inspección.

El 28 de diciembre, el quejoso presentó una nueva denuncia ante Alcoholes, dirigida a su titular, haciendo de su conocimiento que en La Bufadora, en temporada alta, hasta 40 locales venden bebidas alcohólicas sin permiso o autorización del Ayuntamiento.

“Presento formal denuncia en contra de actos que tienden a afectar la salud pública, ya que dichos establecimientos operan con total libertada y sin restricción (…) vendiendo bebidas de dudosa calidad y que en su momento pueden dañar de forma irreparable a las personas que compran en dicho negocio”, se lee en esta segunda queja.

 

PONEN SELLOS EN NEGOCIO DEL DENUNCIANTE

Ante la insistencia del abogado, inspectores de Alcoholes realizaron una visita a La Bufadora el 30 de diciembre de 2017 y, para su sorpresa, uno de los negocios donde se colocaron sellos de clausura y se levantó acta administrativa fue el de su representado, pese a contar con el permiso vigente.

“Como denunciante debo tener temor a que si denuncio algo, te vas a ir contra mí, porque yo denuncio cosas que están mal”, lamentó el abogado en torno al proceder de los funcionarios municipales.

A partir del 30 de diciembre, el ofendido tuvo tres días hábiles para ofrecer pruebas y esperar la resolución. El 4 de enero de 2018 se presentaron alegatos contra el acta administrativa, incluyendo permiso de obra, revalidación de permiso y el acta impugnada.

A los tres días, la Dirección de Alcoholes debió resolver si el acta quedaba sin efecto o se imponía multa, sin embargo, hasta el jueves 8 de marzo no se había pronunciado.

“El 15 de enero presentamos un escrito arguyendo la ilegalidad del acta, solicitamos el retiro de los sellos, pero tampoco hubo pronunciamiento al respecto. Hasta hoy, dos meses y medio después, mi cliente sigue batallando porque su refrigerador tiene sello, por la negligencia de Mungaray”, reclamó Roque Alejandro García Hernández.

El abogado recordó que uno de los argumentos esgrimidos por Alcoholes para no proceder a las revisiones en La Bufadora fue que en 1995, el gobernador Ernesto Ruffo emitió un decreto creando el Fideicomiso de La Bufadora para su administración e imagen, dando al ente facultades para regular el comercio y alcoholes.

Sin embargo, derivado de los juicios relacionados con la tenencia de la tierra, en 2012 el entonces gobernador de Baja California, José Guadalupe Osuna Millán publicó en el Periódico Oficial de la Federación, el cumplimiento a la ejecutoria de amparo promovido por el Ejido Esteban Cantú, con lo que dichas atribuciones regresaron al Ayuntamiento.

ZETA solicitó a la Dirección de Comunicación Social entrevista con la directora de Comercio, Alcoholes y Espectáculos Públicos, pero no hubo respuesta. Sindicatura informó que se estaba elaborando una ficha informativa sobre el caso, pero hasta el cierre de esta edición, tal información no se facilitó.

 

EL SITIO MÁS VISITADO, PERO EL 80% VENDE LO MISMO

El director de Proturismo, Amador Arteaga Sahagún, calificó como un “espejismo” la zona comercial del atractivo natural, ya que entre el 70 y 80 por ciento de los locales ofrece la misma mercancía a los turistas.

Para modificar este modelo, en opinión del funcionario se tendría que hablar con los arrendadores y distribuir los comercios.

Ejemplificó con el caso de la Terminal de Cruceros, donde hay un pequeño punto comercial que incluye tiendas de souvenires, joyería, farmacia., licorería, cobijas, ropa mexicana; todos venden porque ahí no todos ofrecen lo mismo.

Reveló que en 2009, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) elaboró un estudio y proyecto ejecutivo para la zona, incluyendo un desarrollo hotelero, restaurantero y comercial. Sin embargo, antes de aterrizar cualquier proyecto e inversión, el primer paso era resolver la tenencia de la tierra.

Si bien para Arteaga, La Bufadora sigue siendo el atractivo turístico más visitado en Baja California, también es al que los visitantes tardan más en llegar -por el estado de la carretera estatal- y en el que los turistas permanecen menos.

Cada que un barco de Carnival arriba a Ensenada, unos 500 cruceristas van a La Bufadora, es el tour más vendido arriba del barco, de los 22 que hay en Ensenada, a un precio de 60 dólares por persona. Si llegan cuatro barcos de Carnival a la semana, son 2 mil cruceristas que visitan  el atractivo turístico cada siete días.

“Lo que tenemos detectado es que Carnival ha venido modificando su tiempo de estancia en el puerto, antes sus barcos llegaban a las ocho de la mañana y se iban a media noche; ahora se van a las cinco, seis de la tarde porque los pasajeros que bajan, entre 60 y 80%, permanecen dos horas en la ciudad, pese a que el barco dura ocho atracado en la terminal.

Mientras tanto, las líneas navieras siguen pidiendo tres cosas: seguridad, señalética, mejorar y ampliar la oferta turística”, refirió el titular del organismo ciudadano.

 

COMERCIOS Y DERRAMA ECONÓMICA EN LA ZONA

En diciembre de 2013, el Instituto Municipal de Investigación y Planeación del Municipio de Ensenada elaboró el estudio “Empleos y Derrama Económica Generados en las Unidades Económicas Asentadas en el Paraje Turístico Conocido como La Bufadora del Municipio de Ensenada, Baja California”.

De acuerdo con el documento, la derrama económica generada ascendía a 16 millones 379 mil 430 pesos al año: 11 millones 647 mil 540 por actividad comercial; 4 millones 056 mil 420 por actividad restaurantera y puestos de comida; 441 mil 050 pesos por actividad artesanal y 234 mil 420 pesos por servicios de estacionamiento y baño público.

A su vez, el estudio estimó que La Bufadora gestaba aproximadamente 470 empleos directos: 348 por actividad comercial; 107 por restaurantes y puestos de comida; nueve por actividad artesanal; y siete por baños y estacionamientos.

Por otro lado, el Fideicomiso La Bufadora estimaba, suponiendo un gasto de 40 dólares por visitante extranjero y 15 dólares por visitante nacional, una derrama de aproximadamente 6 millones 792 mil 480 dólares en 2013, entonces equivalentes a 84 millones 906 mil pesos, con un tipo de cambio promedio de 12.50 pesos por dólar.

Dicha estimación se basaba en los registros mensuales de afluencia turística registrados por el fideicomiso.

Por parte de las unidades económicas asentadas en La Bufadora se pagaban semanalmente 335 mil 365 pesos aproximadamente como remuneraciones a sus empleados.

Se detectaron cuatro giros de actividad económica: Comercio (133 unidades); Elaboración de artesanías (3); Restaurantes y puestos de comida (18); Servicio de baño y estacionamiento privados (3), entendiéndose las unidades económicas como el espacio físico donde se desarrollan actividades productivas.

La totalidad de las unidades económicas se clasificaban como pequeñas y medianas empresas, con 147 unidades con hasta cinco empleados y solo diez unidades con hasta diez trabajadores, de las cuales seis pertenecían al giro restaurantero y tres al comercial.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio