Siete muertos y más de mil accidentes es el saldo de Semana Santa en BC

Foto: Karla Castillo.- Playa El Bebé
 
Ezenario Lunes, 9 Abril, 2018 12:00 PM

La muerte por ahogamiento de dos niños en las playas de Rosarito y de cinco personas más en accidentes de tránsito en el Estado, mancharon el saldo del periodo vacacional de Semana Santa en Baja California.

Según el informe de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE), se reportaron mil 105 incidentes a la línea de emergencias 911 del Centro de Control Comando, Comunicación y Cómputo (C4).

Dentro de los incidentes se enumeraron 315 riñas o peleas clandestinas, 196 robos a casas habitación sin violencia, 62 robos a comercios con violencia y 62 sin violencia; además de 137 detonaciones de armas de fuego, 83 choques automovilísticos con heridos y 31 personas atropelladas.

Casi la mitad de los reportes se concentró en Tijuana (476), seguida de Mexicali (331) y Ensenada (202); en menor proporción se ubicó Tecate (48) y San Felipe (tres), siendo Playas de Rosarito el municipio con menos registro de incidentes, pero con desenlace fatal, toda vez que en sus playas, dos menores de edad perecieron ahogados en un mismo evento.

Se trató de Érick y Lesly de nueve y 12 años, respectivamente, quienes fallecieron en las aguas de la Playa El Bebé a donde, en compañía de sus familias, acudieron a disfrutar de sus vacaciones.

Junto con otro niño caminaban por la orilla del mar cuando bajo sus pies se formó un remolino de agua y arena que los jaló mar adentro. Solo uno de ellos logró salir y pudo avisar a los adultos de lo sucedido, compartieron a ZETA familiares de los menores.

De inmediato se reportó el hecho a las autoridades, acudiendo al lugar elementos de la Marina y de Bomberos de Playas de Rosarito, quienes montaron un operativo de búsqueda en el que se localizó a la niña, cuyo cuerpo fue arrojado por el mar un kilómetro al norte, 25 minutos después del incidente. No así el del Érick, quien hasta el cierre de esta edición, no ha sido localizado, continuando las autoridades con su búsqueda; mientras familiares del niño organizan brigadas de voluntarios para buscarlo en varios puntos de la zona costa e incluso en hospitales, ante la esperanza de que alguien lo haya rescatado y llevado a recibir atención médica.

Hasta antes del accidente, en la zona no había ningún elemento de seguridad ni de rescate como parte del Operativo de Semana, por ser un área federal y de acceso privado, confirmó el director de Bomberos del Municipio de Playas de Rosarito, capitán Héctor Castelán.

Aunque la playa El Bebé se asienta en zona federal, a la que solo se pueden acceder por las casas localizadas frente a ésta, es un lugar de esparcimiento común para bañistas locales y de la región, porque algunos dueños de los predios permiten la entrada de vehículos y personas con el pago de una cuota de alrededor de 50 pesos.

El terreno que da acceso a la zona de playa tiene un letrero que lo marca como “Propiedad Privada”. Eso junto con una señal de “Alto total”, metros adelante, es lo único que advierte a los visitantes de que es un lugar de acceso reservado. Pero su objetivo no es impedir la entrada, sino que se reporten con un vigilante que les cobrará la cuota.

Esta parte de la costa se caracteriza por sus corrientes intensas e impredecibles, debido al choque de las aguas con la escollera y el rompeolas, así como de la actividad de las turbinas de la planta termoeléctrica, señaló el capitán de Bomberos, Héctor Castelán, lo cual provoca hoyos e inestabilidad en la arena.

Con esas condiciones, es común que los bañistas pierdan el equilibrio, caigan y sean arrastrados por la corriente hacia el mar; aunque en los incidentes previos, estas personas pudieron ser rescatadas, aseguró Capelán.

Ante el riesgo permanente, habitantes de la zona señalaron que autoridades municipales han colocado letreros para alertar a los llegan al área sobre el peligro de nadar en esas aguas, pero estos desaparecen con el tiempo y también los visitantes los ignoran.

Tras la tragedia, el acceso se mantiene abierto, aclarando el director de Bomberos que solo puede prevenir a los visitantes sobre el riesgo al que se exponen cuando transitan o nadan en el área, pero no puede impedir que ingresen.  Quien podría cerrar el acceso, consideró, es la Secretaría de Marina.

En Tijuana, Carlos Gopar Uribe, director de Bomberos, reportó que durante los cuatro días de Semana Santa, Tijuana registró una afluencia de 28 mil 500 visitantes en Playas y mil 200 en La Presa del Carrizo.

El equipo de salvavidas realizó dos rescates, uno en costa a la altura de El Vigía y otro en La Presa, aún cuando esas zonas fueron advertidas como puntos de riesgo para los bañistas, expuso el funcionario.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio