Ribera del Bosque, invasiones, mala planeación y colusión gubernamental

Foto: Ramón T. Blanco Villalón
 
Edición Impresa Lunes, 23 Abril, 2018 12:00 PM

La mala estructuración en las obras del acceso al fraccionamiento Ribera del Bosque, así como la instalación del cableado telefónico y el contenedor de agua en un predio que no era propiedad de Casas GEO, constructora del proyecto, sumados a la inexistencia de mapas, fueron los factores que terminaron con el desmoronamiento de un cerro aledaño; argumentan desde la Inmobiliaria Casas del Norte, propietaria de la zona afectada

El desmoronamiento de “tierra suelta” se generó debido a que al construir el fraccionamiento Ribera del Bosque, Casa GEO invadió esa parte del predio -el deslizado-, y no dejó registro alguno de lo que ahí se había realizado, de lo que había bajo la tierra, aseguraron los representantes de Casas del Norte, en un segundo contacto tras la publicación del reportaje publicado en ZETA, “Otro deslizamiento pone en riesgo a colonos”, edición 2298.

Explicaron que también invadieron propiedad privada con el contenedor de agua y la tubería a cargo de la Cespt, de lo que tampoco existen mapas ni registros. Sobre las invasiones, el anterior dueño del predio las denunció hace 10 años.

La falta de control, información y archivos, generaron que al estar construyendo, se diera el deslizamiento en el terreno que desde hace tres años es propiedad de la Inmobiliaria Casa del Norte. Su representante legal Jacqueline Astorga, expuso que no están interesados en buscar culpables, ni continuar litigios, quieren encontrar una solución definitiva.

Después de realizar estudios geotécnicos, presentaron como propuesta, el construir drenes para el agua donde está el contenedor, muros de contención y reforzamiento del área; así como reducir la zona en la que construirán casas, con el fin de evitar un impacto a dicho espacio.

Estas acciones que presentaron al Ayuntamiento de Tijuana para que fueran evaluadas, actualmente la empresa está a la espera de la respuesta de la autoridad municipal.

De los trabajos “emergentes” de control del deslizamiento, detalló: “No se hicieron los cortes de 90 grados, fue la tierra suelta que se vino abajo, por eso se reforzó el talud de tal manera, se hizo el estudio geotécnico; el arrope se hizo de manera temporal para que no se siguiera viniendo la tierra hasta que no se haga la solución definitiva para realizar el trabajo final con la compactación”, expresó Astorga.

Fotos: Cortesía

Explicaron que tres años atrás, cuando ellos adquirieron el predio a Fifonafe, se dieron cuenta que venía arrastrando un litigio por una demanda en contra de Casas GEO, precisamente por la invasión deliberada que hicieron del predio, además que no había registro del cableado subterráneo de Telnor, ni de la ubicación de la tubería del contenedor que la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (Cespt) tomó como posesión  y que también invade el predio; por esto, la Cespt también fue denunciada por el dueño anterior.

Esa tubería y una vena de agua fue la que quedó al descubierto, una vez que comenzaron a realizar las obras y después del desmoronamiento, pero incluso “cuando hicimos el trámite de factibilidad del agua, no nos dijeron nada de las tuberías”, recordó Astorga; “por eso, ahora le estamos pidiendo por escrito que nos informen las característica e implicaciones de la vena de agua detectada”.

La representante resaltó y mostró documentos, que previo a las construcciones y movimientos de tierra, ellos hicieron los estudios de mecánica de suelo “aleatorios” y se obtuvieron los permisos, “tal vez, no lo sé, en esa parte donde se desmoronó la tierra no se hicieron porque forma parte de la calle que realizó Casas GEO -en terreno invadido-, cuando se desmoronó, se hicieron estudios geotécnicos específicos para determinar la solución.

Respecto a las demandas que el propietario anterior interpuso contra Casas GEO y la Cespt, ellos decidieron no continuar “el pleito” y buscaron una solución por mutuo acuerdo.

“Tuvimos también un acercamiento con personas de Casas GEO para ver esta situación; nos dijeron que irían para resolverlo, pero no vimos nada de acción, por eso hicimos el convenio también con Cespt y el Ayuntamiento, a quienes terminaremos donando el espacio porque no hay manera de desaprovechar la calle ni de reubicar ese contenedor”, manifestó.

Luego de los estudios de geotécnica que se realizaron en el lugar para brindar una solución definitiva, se estipuló que realizarán drenes para el agua donde está el contenedor, además de muros de contención y reforzamiento del área; aunado a ello, redujeron el campo de trabajo para que no se propicien más desmoronamientos del cerro.

 

Litigio contra Casas GEO continúa

Leonel Cervantes, encargado de finanzas de la Inmobiliaria Casas del Norte, detalló a este Semanario que el litigio en contra de Casas GEO continúa en proceso, sin embargo, ellos lo han dejado de lado debido a que optaron por los acuerdos antes mencionados, tanto con el Ayuntamiento, como con la Cespt, ya que les interesa más poder solucionar esta situación, de modo que consigan concluir con su desarrollo habitacional.

ZETA buscó a los titulares de Casas GEO para conocer su versión sobre el hecho, sin embargo, desde las oficinas centrales en la Ciudad de México, argumentaron que la sucursal en Tijuana se declaró en quiebra, luego de haber desarrollado el fraccionamiento Ribera del Bosque; razón por la que no quedaron con registro alguno del lugar y no tenían presente, en el momento, los detalles de ese litigio. Lo que recalcaron fue que el proyecto sí se había entregado ya al Ayuntamiento.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio