Puesto de tamales


 
Cartaz Lunes, 9 Abril, 2018 12:00 PM

Se pasa los días enteros

detrás de su puesto,

-haga calor o haga frío-

la vendedora de tamales.

 

Saludando los clientes llegan

y le cuentan sus historias,

mientras tamales desayunan

con delicioso champurrado.

 

Ya son como una familia

clientes y vendedora,

aunque no siempre

le dan los nombres.

 

Comparten penas y alegrías

mientras pasan las horas,

-haga calor o frío-

pues disfrutan la compañía.

 

La vendedora de tamales

siempre con una sonrisa,

los atiende muy amable

y es por eso que regresan.

 

Unos llegan en coche

y otros caminando,

hay quien se dirige al trabajo

y otros van a la escuela.

 

El puesto de tamales

siempre en la misma esquina,

con olores deliciosos

ha inspirado estos versos.

 

Hay tamales muy variados

como de carne de puerco,

de pollo, de mole, y piña,

de res, y rajas con queso.

 

Y acompaña los tamales

un jarro de champurrado,

hecho con masa y canela,

leche y rico chocolate.

 

Ya me despido de ustedes

y quizás vuelva mañana,

mientras allá en el puesto

huelen ricos tamales.

 

Lourdes P. Cabral

(De su libro “Amor al Amanecer”)

San Diego, California

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio