No apoyé ni apoyaré a AMLO (Tercera y última parte)

Foto: Internet
 
Opinionez Lunes, 23 Abril, 2018 12:00 PM

Señor candidato, por la forma infundada que tiene de denostar a las Fuerzas Armadas y la idea de integrarlas en una guardia nacional; considero que no tiene la calidad moral para ser el Comandante Supremo de dichas fuerzas, ya que un comandante se preocupa por sus tropas, está pendiente de sus necesidades, las estimula y les eleva la moral, sobre todo, jamás las ofende sin pruebas.

Considero que por el resentimiento que usted tiene, no alcanza a comprender que las Fuerzas Armadas son organizaciones leales al pueblo de México y a sus instituciones; son las organizaciones más abnegadas, sacrificadas y útiles a México, ya que brindan apoyo y ayudan a la sociedad mexicana en casos de desastre; misión que tiene prioridad sobre todas las demás misiones. Asimismo realizan campañas de labor social y actúan en contra del narcotráfico y delincuencia organizada, arriesgando sus vidas en el desempeño de estas actividades, además para cumplir sus misiones, tienen que pasar hambre, frío, fatiga, calor, sed y sobre todo, separación de sus familias por largo tiempo y hasta tener la incomprensión de algunas gentes como usted.

Las Fuerzas Armadas, por su servicio a la sociedad mexicana, merecen un mejor trato y no integrarlas en una Guardia Nacional para quedar bajo su mando directo porque es el camino que siguen los gobiernos autoritarios para tener después el poder total de un país, sobre todo con la idea que tiene de su democracia participativa -no representativa- para reformar o derogar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos e incluso creando la República amorosa a través de un congreso constituyente que considere la reelección con el pretexto de falta de tiempo para cumplir los objetivos de su plan de gobierno.

La experiencia ya la tiene, reunir a sus partidarios en las plazas públicas y previo adoctrinamiento votarán a mano alzada para aprobar lo que usted les ordene. El mejor ejemplo de este recurso es el de “Juanito”, personaje que usted lo ayudó a ser el delegado de Iztapalapa y después de ganar las elecciones lo obligó a renunciar a favor de Clara Brugada, debido a los enormes recursos que recibe esa delegación. ¡Eso no es ser demócrata, es ser autoritario!

Se autocalificó también como pacífico y respetuoso, pero yo recuerdo que es todo lo contrario, como ejemplo menciono lo siguiente:
La forma en que no reconoció el resultado de las elecciones de 2006 y en su enojo ordenó que se bloqueara el Paseo de la Reforma, causando graves problemas a los habitantes del Distrito Federal y del Estado de México.
También cuando se autonombró presidente Legítimo de México y se puso la Banda Presidencial y hasta nombró su gabinete. Un poco antes, durante el asunto del desafuero mandó al diablo las Instituciones.

El ejemplo más reciente fue cuando insultó a su hermano Arturo López Obrador a quien ya no reconoce como hermano debido a que usted se enojó porque en las elecciones pasadas, realizadas en el Estado de Veracruz, apoyó a un candidato de un partido que no era el suyo.
Un periodista contó que cuando usted jugaba béisbol con un grupo de compañeros, tuvo una fuerte discusión con un amigo y en un momento de coraje al retirarse su amigo, usted por la espalda le dio un pelotazo en la nunca que lo dejo en estado vegetativo por un tiempo y después murió.

Como una propuesta mencionó que si usted llegara a ser Presidente de México, cuestión que no deseo, la primera orden que daría el primero de diciembre sería que las Fuerzas Armadas regresaran a sus cuarteles y ya no realizaran actividades contra el narcotráfico, a fin de que no ocurran más masacres, ya que con la República Amorosa que va a formar, la amnistía a los narcotraficantes y a otros delincuentes peligrosos, estos van a cambiar, no realizarán delitos que perjudiquen a la sociedad mexicana.

La prueba ésta en los funcionarios corruptos y algunos legisladores que saltaron como chapulines de otro partido al suyo, por un hueso, y ahora ya son honestos, como también ya lo son los que causaron mucho daño a los habitantes del Distrito Federal por la corrupción en la línea 12 del Metro o el daño causado a los pobres mineros con el dinero de muchos años de trabajo que fueron defraudados, también ya es honesta la que secuestraba en mi Estado Guerrero.

Finalmente deseo hacer del conocimiento que no he sido ni soy miembro de ningún partido político, debido a que los considero traidores a sus ideales. La mayoría de los políticos únicamente tienen como objetivo enriquecerse y conservar sus cargos y saltar a otros para seguir gozando del dinero público.

La única persona por la que votaría con gusto sería el doctor Juan Ramón de la Fuente, un profesionista inteligente, culto, sencillo, demócrata, honesto y conocedor de la problemática de México. Un ciudadano que buscaría la unión de los mexicanos y evitaría la lucha violenta entre compatriotas, sobre todo, entre miembros de una familia porque estas acciones perjudicarían en forma grave a nuestro país.

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio