“Lo estamos esperando”: madre de José Manuel, joven desparecido hace 2 años

Foto: Eduardo Villa .- Con mitin, exigen a autoridades dar con su paradero
 
Ezenario Lunes, 23 Abril, 2018 12:00 PM

Hace dos años, José Manuel Dosal Aguilar, de 25 años de edad, fue visto con vida por última vez por sus padres, cuando terminó de trabajar y se dirigía al fraccionamiento Villas del Rey, en Mexicali, para visitar a dos de sus hijas.

José Manuel no llegó a su destino, dejando en desconcierto a sus padres, esposa e hijos, quienes no saben si está muerto o vivo. Aunque su madre siguen esperándolo.

La mañana del jueves 19 de abril, familiares del desaparecido realizaron un mitin afuera de las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), donde recordaron la memoria del joven, quien cumplió dos años formando parte de la cifra de ausentes en Baja California, una de las entidades con más denuncias por desaparición del país.

Portaron lonas y pancartas donde demuestran el cariño hacia su familiar y la desesperación por la inoperancia de la autoridad en la localización de las personas desaparecidas.

“Quieren que nos quedemos cruzados mientras ellos hacen papeleo, no queremos papeleo, queremos a José”, comentó un familiar de la víctima a través de una pequeña bocina. Las consignas se prolongaron por varios minutos, pero ninguna persona se acercó a atenderlos.

Carmen Aguilar, madre de José Manuel, refirió que la desaparición de su hijo se registró el 19 de abril del 2016, a las ocho de la noche, luego que salió de su casa en el fraccionamiento Virreyes hacia la casa de sus niñas, a quienes fue a llevarles comida.

Al día siguiente no se presentó a trabajar, por lo que decidieron empezar su búsqueda. No fue hasta dos días después cuando interpusieron la denuncia ante la Procuraduría de Justicia, según el padre, ya que descubrieron que no llegó a ver a sus hijas.

José Manuel era estudiante de Criminología de la Universidad Vizcaya de las Américas, donde no se volvió a presentar.

Tras semanas de búsqueda descubrieron que su vehículo, un Jaguar modelo 2002, había aparecido abandonado en el fraccionamiento Valle del Pedregal, es decir, del otro lado de la ciudad, pero no había evidencia de daño, sólo fue abandonado.

El padre, de nombre Bonifacio Dosal Cabrera, comentó que un año antes de su desaparición, a su hijo lo intentaron matar “a punta de balazos”, por lo que decidieron enviarlo a Guadalajara, ciudad donde se resguardó por un año, pero regresó para continuar la carrera, de la que dejó dos cuatrimestres pendientes.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio