Exigen pena máxima para asesino de Valeria; Sergio Enrique es vinculado a proceso

Foto: Eduardo Villa
 
Destacados Martes, 24 Abril, 2018 04:41 PM

Familiares y amigos de la víctima, pidieron  justicia por la muerte de la joven. “Exigimos pena máxima”, se leía en algunas pancartas.

 

 

Tanto la madre de Sergio Enrique, como Óscar Manuel, testigo principal del asesinato de Valeria Ahumada Jáuregui, pudieron evitar el atroz crimen, pero su intervención fue nula o pobre, permitiendo así que el presunto homicida  continuara agrediéndola.

Esto quedó expuesto durante la audiencia de vinculación a proceso, realizada este día en la Sala 4 del Centro de Justicia, donde el agente del Ministerio Público narró cómo ocurrieron los hechos, según el único testigo del feminicidio.

“Tenía que pasar”, “era algo que tenía que pasar”, fue la frase que en reiteradas ocasiones expresó Sergio Enrique, el joven acusado de asesinar a  Valeria, cuyo cuerpo fue localizado sin vida al interior de una vivienda en construcción de la colonia Lomas de Abasolo, al Oriente de Mexicali, el pasado 16 de abril.

Aunque en ninguna parte de la audiencia se explica a qué se refería con esta declaración, el agente del Ministerio Público narró que el testigo escuchó al acusado justificarse con esa expresión durante la pelea y posterior asesinato de su novia, quien fue vista con vida por última vez en la casa de Sergio Enrique, localizada en el fraccionamiento Villas del Colorado.

La audiencia de vinculación a proceso que duró 2 horas, comenzando a las 9 de la mañana en el Centro de Justicia localizado en Río Nuevo, hubo gran concurrencia de familiares y luchadores sociales en favor de los derechos de la mujer; vestían camisetas blancas con la leyenda “Justicia para Valeria” entre otros reclamos a la autoridad.

El testimonio principal fue el del joven Óscar Manuel, quien según la narrativa del Fiscal, a la jueza Sara Perdomo, acompañó a Sergio Enrique y a Valeria hasta la casa en construcción de la colonia Lomas de Abasolo, donde finalmente fue hallado el cuerpo.

El testigo comentó –según la declaración- que Valeria estaba con vida cuando llegó a la casa de Sergio, pero en el trayecto empezó a golpearla debido a un ataque de celos. La situación se salió de control, por lo que Óscar Manuel decidió dejar a la pareja pelear y comprarse una caja de cigarros.

Cuando regresó, Valeria estaba siendo ahorcada por su novio, por lo que intentó separarlos propinándole una patada, a lo que respondió de forma violenta abalanzándose contra el testigo, a quien amenazó de muerte.

Óscar vio cómo la atacaba con una roca y posteriormente le clavó un vidrio quebrado en el cuello, provocándole una profunda herida que causaría su muerte.

Posteriormente lo acompañó a un terreno baldío de la colonia El Cóndor donde abandonó un suéter negro con rojo de la marca Adidas y la roca con la que atacó a la joven que presentaba 22 lesiones.

Cuando descendió del automóvil, el testigo emprendió la huida, abandonando al presunto responsable del feminicidio.

La Jueza decidió que había elementos suficientes para la vinculación a proceso, por lo que otorgó el plazo de seis meses de investigación y una medida cautelar de prisión preventiva contra el acusado.

Luego de escuchar la narración, el padre de Valeria, Joaquín Ahumada Leyva, declaró ante los medios de comunicación que fue un crimen horrible y que el testigo del asesinato pudo haberlo evitado.

Las madres de la pareja tenían conocimiento que Valeria era víctima de golpes por parte de su pareja sentimental.

 

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio