Después de ser exhibida por PGR, la Semar reconoce que sí disparó desde helicóptero a familia en Nuevo Laredo


 
Destacados Viernes, 6 Abril, 2018 06:19 PM

La Secretaría de Marina Armada de México (Semar) asumió este viernes su responsabilidad de los hechos acontecidos el pasado 25 de marzo por la madrugada, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, cuando desde un helicóptero artillado, elementos de dicha institución dispararon hacia la camioneta donde viajaban cuatro civiles -dos adultos y dos menores de edad-, lo que ocasionó que los 4 integrantes de una familia fallecieran por los impactos de bala.

La familia viajaba sobre el libramiento Luis Donaldo Colosio, en una zona despoblada y con poca visibilidad. Según lo narraron medios locales en su momento, los marinos se equivocaron, y mataron a los 4 miembros de una familia: el padre, de 25 años de edad; la madre, de 28; y dos niñas de 6 y 4 años, quienes circulaban a las 02:20 horas por la carretera a Piedras Negras, Coahuila, para ir a su casa en la colonia El Nuevo Progreso.

“Por lo anterior, se llevarán a cabo todas las acciones correspondientes para proporcionar tanto la ayuda como la reparación integral a los afectados, en cumplimiento a lo establecido por la Ley General de Víctimas”, señaló la Marina a través de un comunicado.

“Cabe hacer mención que, tanto la información dada a conocer inmediatamente en aras de trasparentar el actuar institucional, como la postura asumida previamente, derivaron de los datos con los que se contaba al momento en el desarrollo de las investigaciones; sin pretensión alguna de ocultar ni minimizar el dolor de los civiles afectados”, apuntó la Semar.

“Esta Institución del Estado Mexicano es respetuosa de la determinación de las autoridades competentes y acata sus resoluciones. […] Finalmente, y no por ello menos importante, ratifica que lamenta profundamente los hechos en los que civiles perdieron la vida y reitera su más sentido pésame a sus familiares.”, dijo la Marina.

“Asimismo, la Secretaría de Marina-Armada de México asume ante las y los mexicanos la responsabilidad social que ello representa, a pesar de constituir un hecho circunstancial, cuya causa fue originada por grupos delincuenciales que actúan desde el anonimato.”, abundó la institución integrante de las Fuerzas Armadas.

Más temprano este día, Anselmo Apodaca Sánchez, titular de la Coordinación de Servicios Periciales de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), de la Procuraduría General de la República (PGR), contradijo a la Semar y confirmó que la familia quedó bajo fuego aéreo desde un helicóptero de la Marina, lo que la propia institución había negado, al afirmar que la familia había sido afectada por disparos de miembros del crimen organizado.

De acuerdo con el funcionario de la PGR, entre la noche del 24 de marzo y la madrugada del 25, elementos de la Secretaría de Marina fueron agredidos en tres puntos distintos de Nuevo Laredo, por integrantes del crimen organizado, lo que dejó un saldo de un efectivo muerto y ocho lesionados.

La PGR halló en esos tres sitios más de 3 mil casquillos que fueron utilizados tanto por los delincuentes como por la Semar, incluso de una Barret calibre .50, con capacidad antiaérea. El funcionario de la AIC indicó que en la tercera emboscada “se realizaron acciones con apoyo aéreo desde un helicóptero de esta institución”.

“Se determina que los impactos y sus respectivas trayectorias de los tres vehículos tanto del punto tres [tercer enfrentamiento] y del punto cuatro [el vehículo de la familia], se determina que tienen correspondencia con la ubicación en el preciso momento del enfrentamiento situado en el punto tres en el Bulevar Luis Donaldo Colosio”, detalló Apodaca Sánchez.

“Al momento del enfrentamiento, los vehículos [de los delincuentes] estuvieron estáticos por eso es que presentan diversas trayectorias. Al día de hoy, sabemos que [los marinos] fueron apoyados en ese lugar por un helicóptero de la Secretaría de Marina, haciendo un viraje sobre la zona y de esta manera al ser agredidos realizan los disparos”, señaló el funcionario federal.

“Por eso estamos seguros que, al inicio de la agresión, el vehículo de la familia va pasando de una dirección de oriente a poniente hasta el lugar donde fue encontrado”, indicó el titular de la Coordinación Pericial, quien también mencionó que, aún herido, el padre de familia condujo unos kilómetros más, hasta que desmayó.

El pasado lunes 26 de marzo, la Semar dio a conocer que en relación a los acontecimientos suscitados en inmediaciones de Nuevo Laredo, sus elementos no dispararon desde el aire. También informó, únicamente, que en las emboscadas murieron un marino y 13 más resultaron heridos. Además, indicó que cuatro presuntos atacantes habían muerto cuando elementos que llegaron de refuerzo repelieron los ataques.

La Marina, aseguró, además, que en la tercera emboscada “se realizaron acciones con apoyo aéreo desde un helicóptero de esta institución”. Sin embargo, no otorgó más detalles; sólo dijo que lo hizo para “disminuir el nivel de agresión y reducir el peligro de bajas civiles y de personal naval”.

“Y referente a diversas notas informativas publicadas en medios de comunicación y redes sociales, donde se asegura que personal civil ajeno a los acontecimientos fue agredido desde un helicóptero de esta Institución y posteriormente negaron atención médica a la familia, esta Institución aclara lo siguiente:

“Los resultados preliminares de la investigación que desarrollan las autoridades competentes, indica que los impactos de bala que recibió el personal civil fueron a causa de fuego cruzado a nivel tierra y no desde el aire. Asimismo, el calibre de los impactos que presenta el vehículo no corresponden al armamento orgánico con el que cuentan las aeronaves de la Armada de México”, indicó ese día la Marina.

Sin embargo, en las fotografías presentadas este viernes por la PGR, se observa el vehículo en el que viajaba la familia con impactos de bala en el toldo. El Mañana de Nuevo Laredo informó el pasado 26 de marzo, que el ataque fue dado a conocer por dos de los sobrevivientes, entre ellos una menor de edad. El rotativo añadió que el padre, Efraín Rojas Santos, había quedado herido, pero los marinos impidieron la llegada de auxilio médico.

Tras la agresión, “del helicóptero de la Marina descendieron en rapel, cuatro elementos, quienes en lugar de prestarle ayuda a Efraín, quien se estaba desangrando, impidieron el paso de una ambulancia, causando su muerte”, publicó el diario en su página web. Según el rotativo local, familiares llegaron en auxilio y atestiguaron la obstrucción de los efectivos de la Marina para que atendieran a Rojas Santos.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio