Desmantelan el SITT

Foto: Ramón T. Blanco Villalón.- Unidades del SITT al servicio de Rigoberto Barreto
 
Ezenario Lunes, 30 Abril, 2018 12:00 PM

El desmantelamiento del Sistema Integral de Transporte de Tijuana, iniciado con actos de vandalismo, ahora se extiende con el despojo de los pocos camiones alimentadores del nuevo subsistema, los cuales están siendo transformados en unidades de pasaje de rutas ajenas. En tanto la empresa concesionaria del recaudo se amparó contra el SITT, al tiempo que se ha declarado insolvente económica y tecnológicamente para cumplir el contrato que se le adjudicó

El proyecto programado para arrancar en su primera fase desde hace un año y medio, no solo es incapaz de ofrecer el servicio de trasbordo en todas las colonias que debería estar atendiendo en esta etapa, sino que tampoco ha sido equipado por la empresa a la que se le asignó la concesión para instalar el soporte de recaudo: SOPROES Baja S.A. de C.V.

Sin capital para proveer el equipamiento de recaudo para el cobro de la tarifa, SOPROES Baja no cumplió con la instalación del sistema, al tiempo que presentó una demanda de amparo federal en contra de la paramunicipal SITT, organismo rector del subsistema.

Sin ser notificado aún de la demanda, el gobierno de Juan Manuel Gastélum Buenrostro continúa gestionando recursos ante Banca Mifel para que esta institución crediticia otorgue un crédito a SOPROES Baja, con el que pueda adquirir el sistema de recaudo.

Al mismo tiempo, el XXII Ayuntamiento gestiona la integración al SITT de Auto Transportes Urbanos y Suburbanos Libres de Tijuana B.C., S.A. de C.V., empresa mejor conocida como Altisa, propiedad de Víctor Eduardo Sevilla Torres.

Mientras tanto, las empresas de transporte de Arturo Aguirre y Rigoberto Barreto se apropian de los camiones destinados para el trasbordo de pasaje de la ruta troncal, cambiando su color verde por el que identifica a las compañías de su propiedad, unidades que resguardan en las propias instalaciones del SITT.

 

SOPROES SE AMPARA CONTRA EL SITT

Fotos: Cortesía.- Pintan de amarillo-crema camión alimentador de ruta troncal

El 18 de abril de 2018, SOPROES Baja, S.A. de C.V., interpuso una demanda de amparo en el Juzgado Primero de Distrito de Amparo y Juicios Federales en contra del “Organismo Municipal para la Operación del Sistema de Pasajeros de Tijuana y Otros”.

De acuerdo al contrato de concesión que le fue adjudicado a mediados de agosto de 2016, la empresa tendría que haber instalado el sistema de recaudo en las terminales centrales y paraderos de la ruta troncal de Tijuana, en un lapso de dos meses; es decir, desde octubre de 2016, el equipo de prepago de pasaje ya tendría que estar funcionando.

En las cláusulas del contrato se establece que en caso de incumplimiento por algunas de las partes, el convenio puede ser revocado, lo cual no ha sucedido, ya que el alcalde Juan Manuel Gastélum Buenrostro ha girado instrucciones para que se den las facilidades a la empresa para que instale la tecnología para el cobro con tarjeta del nuevo servicio de transporte.

Más aún, al reconocer la empresa, no tener solvencia económica ni capacidad tecnológica para cumplir con el contrato, el propio presidente municipal optó por apoyarla en su gestión de crédito ante Banca Mifel, misma institución bancaria que financió a las empresas transportistas conglomeradas en la Empresa de Empresas para la compra de las unidades del SITT.

“El hecho de que no contaran con la capacidad tecnológica y económica, fue una problemática con la que nos encontramos en la mesa de trabajo, porque en contratos no se especificó ni de que ellos iban a requerir tiempo para buscar créditos para poder instalar el sistema de recaudo”, expuso Javier Salas Espinoza, director de la paramunicipal SITT.

Y “en aras de buscar una solución de la problemática de SITT S.A., como de SOPROES y del mismo SITT, el alcalde ha buscado acercamiento con todos los actores para destrabar el sistema y poder avanzar”; y aunque el Ayuntamiento de Tijuana no tiene que ver con el financiamiento a las empresas concesionarias del subsistema, sí gestiona los apoyos crediticios ante Banca Mifel, agregó el funcionario.

Al mismo tiempo que el gobierno de Tijuana busca llevar a buen fin, el acuerdo con SOPROES Baja, realiza un análisis jurídico para que en su momento, “si no funciona la conveniencia (negociación con la concesionaria), aplicar las consecuencias jurídicas necesarias”, advirtió Salas Espinoza.

Previendo cualquier responsabilidad jurídica, SOPROES Baja se adelantó al gobierno municipal y recurrió a una demanda de amparo.

“Tenemos conocimiento no oficial, de que está interponiendo un juicio. Desconocemos su naturaleza porque no hemos sido notificados, pero sabemos que en el Juzgado Primero de Distrito de Juicios Federales interpuso una demanda”, informó el director del SITT, quien dijo que estarán a la espera de ser informados, “en tanto continuamos con las mesas de trabajo, nuestro objetivo de modernizar el transporte, con todo y sistema de cobro”, acotó.

 

CAMIONES ALIMENTADORES MUDAN AL VIEJO SISTEMA

Camiones verdes, adquiridos con crédito concedido para equipar las rutas alimentadoras del SITT, están siendo pintados de amarillo-perla, el color de las unidades de la empresa Transportes Urbanos y Suburbanos Tijuana, que cubren la ruta de Santa Fe a San Ysidro, propiedad de Rigoberto Barreto.

El cambio de imagen de los vehículos de transporte se realiza en forma clandestina; una vez cambiado el color, el camión se resguarda en las instalaciones entregadas en contrato de comodato a la Empresa de Empresas SITT, S.A. de C.V., operadora a cargo del nuevo subsistema, la cual dirigen Rafael Manuel Echegollen Cruz y Arturo Aguirre González.

En el inmueble construido para almacenamiento del transporte del SITT -BRT y tronco alimentadores-, el cual se ubica sobre la Vía Rápida Poniente, también se observan unidades nuevas de color rojo y crema, de Autotransportes de Pasajeros Urbanos y Sub Urbanos Calfia, de Arturo Aguirre, el secretario de SITT, SA de CV.

Foto: Ramón T. Blanco Villalón

En tanto, la fase uno del Sistema Integral de Transporte de Tijuana, en la cual tendrían que estar operando 60 camiones BRT y 120 alimentadores, a un año y medio de su arranque solo ha logrado tener en circulación 60 vehículos, 12 BRT y 48 alimentadores.

Javier Salas, director del SITT, indicó que el gobierno municipal al no ser aval los créditos obtenidos por las empresas de transporte para la adquisición de los camiones del subsistema, no puede sancionarlas por desviar el uso de las unidades a rutas ajenas a la troncal.

 

INCUMPLEN DERECHOS LABORALES DE OPERADORES

Destinar los camiones alimentadores del SITT para el servicio de rutas ajenas al subsistema no es la única irregularidad en la que incurren los socios de la Empresa de Empresas conglomeradas en el SITT, S.A. de C.V.

Sus choferes señalan que sus derechos laborales no están siendo respetados por la concesionaria de la ruta troncal, al no contar estos con un registro legal como operadores ni ante INFONAVIT, ni ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

De esta irregularidad, los operadores pudieron percatarse al requerir servicio médico o un crédito para vivienda, encontrando algunos de ellos que están dados de baja del sistema al no aportar el patrón de las cuotas correspondientes a estas instituciones, la cual sí se les retiene a los choferes.

Los trabajadores que han reclamado a la administración de SITT S.A. de C.V., han obtenido como respuesta de María Teresa López Vidal, gerente de Recursos Humanos, que “es todo lo que nos puede ofrecer, que si no estamos conformes, nos podemos ir”, compartieron a ZETA operadores que pidieron el anonimato.

Algunos de ellos optaron por renunciar, mientras que otros, “por necesidad de un trabajo”, continúan laborando en el subsistema en el que constantemente son castigados, sacándolos de turno, o por el contrario, obligándolos a laboral por más de 12 horas seguidas, acusaron.

También negó que se estén proporcionando las prestaciones de Ley a los choferes y señalaron que si hay choferes dados de baja en los sistemas del IMSS o Infonavit, “es porque ya no laboran en el SITT (S.A. de C.V.)”.

En tanto, Javier Salas Espinoza, director de la paramunicipal SITT, indicó no tener registrada, ninguna queja de los choferes.

Además dijo que como autoridad municipal, solo “tenemos la obligación de pedirles que cumplan con la capacitación, pólizas de seguro, uniformes de choferes, respeto a las tarifas y que los operadores estén dados de alta en servicios médicos. Ellos tienen la obligación como empresa, de cumplir con Hacienda y dar las prestaciones laborales establecidas por Ley, las cuales compete vigilar a otra autoridad”.

 

CAOS EN EL SITT FAVORECE A ALTISA

El martes 24 de abril de 2018, autoridades del XXII Ayuntamiento de Tijuana se reunieron con los propietarios de las empresas de transporte Altisa, 24 de Febrero y Tijuanenses, para negociar su ingreso como alimentadora “independiente” del SITT.

En la reunión estuvieron presentes Víctor Eduardo Sevilla Torres, Pedro Blanco Morales y Pedro Zamorano, propietarios y apoderados del 80% de las acciones de esas tres concesionarias del transporte masivo de pasaje.

El objetivo de esta mesa de negociación, explicó el director de la paramunicipal SITT, Javier Salas, “es destrabar jurídicamente el contrato contraído con SITT S.A. de C.V. con las empresas de Sevilla”.

Resulta que en el segundo semestre de 2016, el XXI Ayuntamiento firmó un convenio con las empresas Autotransportes Urbanos y Sub-Urbanos Libres de Tijuana B.C., S.A. de C.V. (Altisa) y con Transporte Urbano y Sub-Urbano 24 de Febrero S.A. de C.V., para la operación de rutas alimentadoras complementarias del subsistema uno del SITT.

En el convenio se estableció dar prioridad a las unidades de las empresas de Sevilla Torres en las rutas que convergen con el nuevo subsistema, sobre las unidades del SITT.

Por un lado se determinó que las rutas concesionadas a Altisa no formaran parte del subsistema; y por otro se dejó abierta la posibilidad para que si Altisa y/o 24 de Febrero lo deciden, en cualquier momento puedan dar el servicio a la ruta troncal y además empatar su propia tecnología de recaudo con la del SITT.

Sin embargo, el gobierno municipal en ningún momento realizó una modificación del contrato de concesión, cedido a SITT S.A. de C.V., para poder unificarlo al convenio contraído con Altisa.

La firma de estos acuerdos se contraponen “y es lo que entrampado el funcionamiento de las rutas del SITT”, anotó Salas Espinoza.

Detalló que los principales itinerarios de la ruta troncal convergen con los de Altisa y 24 de Febrero, incluyendo Tijuanenses, ahora también propiedad de Sevilla Torres, lo que ha impedido incorporar recorridos claves contemplados de origen, como alimentadores de la fase uno del subsistema.

Foto: Ramón T. Blanco Villalón

Para el funcionario solo hay dos formas de solventar esta problemática: La jurídica y la de conveniencia con todo los actores participantes, no hay otra. Aunque se trabaja en las dos, admitió que se privilegia la de conveniencia de las empresas involucradas con el proyecto en el que se invirtieron mil 200 millones de pesos para su equipamiento; mientras el gobierno de Juan Manuel Gastélum lleva invertido 47 millones de pesos en el pago de la vigilancia policiaca de las estaciones, así como en la rehabilitación del daño de las casetas, fibra óptica -por robos, vandalismo o accidentes-, muros, cristales y de la instalación eléctrica y de baños. Infraestructuras de un sistema de transporte que solo opera en un 20%.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio