CJNG se fortalece: ganan batallas legales

Fotos: Archivo.- Jorge Luis Sierra Estrada “El Orejon" / Nemesio Oseguera Cervantes, "El Mencho"
 
Edición Impresa Lunes, 23 Abril, 2018 12:00 PM

“El Orejón”, compadre de Nemesio Oseguera “El Mencho”, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación, fue vinculado a proceso por delitos contra la salud. La excarcelación de Erick Valencia Salazar “El 85”, jefe del “Mencho”, habría incrementado los índices de violencia al occidente del país. Rubén Oseguera “El Menchito” espera seguir los mismos pasos y recuperar la libertad. En Guadalajara niegan amparo a “El Babay”, quien argumenta que él es Jesús, hermano de Abraham, abatido por la Marina en 2014, en Sinaloa de Leyva

Aunque el Gobierno Federal y autoridades en las entidades federativas insisten en que se ataja el crecimiento del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en el país, medios de comunicación y organismos estadounidenses aseguran lo contrario. Mientras que en fechas recientes se anunció la captura de importantes miembros del grupo criminal, otros de mayor jerarquía abandonaron prisiones y se reincorporan a sus filas.

De esa forma, la detención difundida ampliamente de Jorge Luis Sierra Estrada “El Orejón”, compadre del líder del CJNG, Rubén Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”, no merma los proyectos de la organización delictiva. En cambio, la excarcelación de Erick Valencia Salazar “El 85”, ex líder del cártel antes del arribo de Nemesio, y la liberación del yerno de este último, Julio Alberto Rodríguez Castillo, sí abonan al fortalecimiento del grupo.

A lo anterior se añade la posible salida de Rubén Oseguera González “El Menchito”, hijo del “Mencho”, del penal de máxima seguridad de Oaxaca, en un corto plazo, pues sigue ganando batallas legales hacia su libertad ante la falta de contundencia de las autoridades ministeriales en sus imputaciones y pruebas.

Foto: Archivo.- Rubén Oseguera González, “El Menchito”

Desde el año pasado a la fecha, se ha relacionado al CJNG con el incremento de la violencia en México. El diario The Wall Street Journal lo dijo antes de terminar el primer mes: “Durante 2017 se elevó el número de homicidios en México a su nivel más alto en las últimas décadas, en gran parte como resultado de la expansión de las actividades del Cártel Jalisco Nueva Generación”.

Por su parte, el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, calificó -en la misma fecha- como “complejo” el tema de la seguridad en el último año y aseguró que se estaba enfrentando el problema de la violencia. El funcionario dio a conocer, en un programa televisivo, que el CJNG “es el objetivo prioritario del Gobierno Federal”.

 

Compadrazgo criminal

En Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, enclave geográfico del cártel, el 10 de abril último fue detenido uno de los principales operadores del CJNG. Se trata del michoacano Jorge Luis Sierra Estrada, alias “El Orejón”, presunto compadre de “El Mencho” Oseguera, quien fue señalado de participar en la venta y distribución de droga, así como el comercio ilícito de madera e hidrocarburos.

Durante el operativo de agentes federales y militares, junto con Sierra, fue capturado otro individuo identificado como José Guadalupe Mora Aguirre “El Güero”. Ambos tenían en su poder, dentro de un inmueble, tres armas de fuego, cartuchos útiles, metanfetamina, una báscula y dos vehículos, según las palabras de los elementos aprehensores.

Las autoridades establecieron que “El Orejón” mantenía comunicación periódica con Oseguera Cervantes, al igual que otras personas, para ejecutar las instrucciones que “El Mencho” les daba desde la clandestinidad.

Un juez federal de control vinculó a proceso y dictó prisión preventiva oficiosa contra Jorge Luis, por su probable responsabilidad en la comisión de delitos contra la salud, en la modalidad de posesión con fines de comercio del psicotrópico denominado metanfetamina; así como por portación de arma de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas y posesión de cartuchos.

En la audiencia inicial, el juzgador calificó de legal, la detención de Jorge Luis Sierra, de modo que le impuso la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa y le otorgó tres meses para el cierre de la investigación complementaria.

 

Libertades

El año inició con el “pie derecho” para algunos de los más importantes miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación, entre ellos el que fuera su líder antes de ser atrapado y dejara el poder fáctico en manos de Nemesio Oseguera. Se trata de Erick Valencia Salazar “El 85”, quien en las primeras horas de 2018 fue egresado del penal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco.

Erick Valencia Salazar “El 85”

La autoridad judicial no encontró elementos probatorios como para condenar al michoacano, y por el contrario, decretó su libertad. Atrás quedó aquél aciago mes de marzo de 2012, cuando Valencia fue detenido en una residencia de Jardines Universidad y sufrió severos daños en una de sus manos por el empleo de una granada de fragmentación.

Todavía “El 85” se dio el gusto de rastrear, antes de salir, sí existía alguna nueva orden de aprehensión en su contra, lo que descartó a través de diversos juicios de amparo, cuyos jueces trataron de hacer notificaciones al quejoso, pero resulta que ya no estaba en la prisión federal y había salido.

Por su parte, Julio Alberto Rodríguez Castillo, novio de una hija de “El Mencho” y amigo personal de Rubén Oseguera González “El Menchito”, también fue exonerado de los cargos imputados por la Procuraduría General de la República, el cual fue detenido en dos ocasiones por acompañar al “Junior”.

El “yerno” de Nemesio también recuperó su libertad y presuntamente se puso a disposición del cártel. Sin embargo, uno de sus hermanos desapareció el 10 de febrero del año en curso, cuando un comando armado lo obligó a irse con ellos y hasta el momento se desconoce su paradero.

Con ambos individuos, el grupo delincuencial se fortaleció en su operatividad.

Autoridades informarían después que la liberación de Julio y de su patrón, se debió a presuntas violaciones al debido proceso y la falta de pruebas, que son los principales motivos para que un juez de distrito absolviera a Érick Valencia.

 

“El Menchito”

Quien podría abandonar pronto el Cefereso número 13 CPS Oaxaca, es Rubén Oseguera González “El Menchito”, quien poco a poco ha librado los cargos que el Gobierno Federal le ha fincado, como delincuencia organizada y lavado de dinero.

En el último de los juicios penales contra el muchacho, se le imputó el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, por haber tenido más de un millón 400 mil pesos en una cuenta bancaria de la que hizo una transferencia a una agencia automotriz para adquirir un lujoso vehículo con valor de un millón 660 mil pesos.

Tras su detención y puesta a disposición de un juez, “El Menchito” habría de declarar que contaba con un empleo de cuidador de caballos y también que se dedicaba a la jardinería. Pero en el caso concreto de la acusación, argumentó que la venta de dos inmuebles que su madre le donó cuando era menor de edad, le permitió tener dinero en el banco y posteriormente prestarle el efectivo a un amigo que se compró un carro todo lujo.

Foto: Archivo.- Abraham Cervantes Escareaga, “El Babay”

Inicialmente, un juez federal no creyó en la versión del joven, pero a través de un juicio de amparo, Oseguera González consiguió el beneficio de la duda, de modo que se le concediera la protección constitucional contra el auto de formal prisión, dictado en un tribunal de Guadalajara. Antes fue exonerado de delincuencia organizada, debido a que ser hijo del líder del cártel no acredita que forme parte de la organización criminal.

Recientemente, Rubén ha promovido, ante tribunales colegiados, incidentes de inejecución de la sentencia de amparo y también recursos de reclamación, pues estima que no se está acatando la resolución de los magistrados hasta ahora.

 

Niegan amparo a “El Babay”

Un Tribunal Unitario en Guadalajara le negó el amparo y protección al presunto líder de la plaza de Los Cabos, Baja California Sur, Abraham Cervantes Escárrega “El Babay”, contra el auto de formal prisión que le fue dictado por su probable responsabilidad en la comisión del delito de delincuencia organizada.

Aunque está preso desde julio de 2017, en el Penal Federal de Aldama, Veracruz, “El Babay” interpuso el juicio de garantías contra la medida que le mantiene privado de la libertad.

El presunto narcotraficante alega que él no es Abraham ni tiene el apodo que le indilga el Ministerio Público Federal, sino que él es Jesús Cervantes, hermano de “El Babay” y que éste último está muerto, pues fue abatido por elementos de la Marina, el 12 de julio de 2014, en la comunidad del ranchito de Llanes, municipio de Sinaloa de Leyva.

La defensa pretende demostrar la inocencia del procesado, bajo la premisa de que Jesús y Abraham Cervantes “El Babay” son dos personas diferentes, y para ello se ofrecieron los testimonios de la esposa de Jesús y de una de sus hermanas, quienes corroboran la extraña versión.

En el caso de la hermana del imputado, refiere que se trata de dos personas distintas y la fotografía que aparece en la averiguación, efectivamente es la de “El Babay”, pero no es la del detenido Jesús, el cual se enteró de la muerte de Abraham por conducto de su madre, quien no identificó el cadáver porque le iban a sacar sangre “y como son de una religión que no lo permite, su progenitora lo dejó así”.

Aunque se aportaron dos notas periodísticas que se referían al “Presunto abatimiento de ‘El Babay’”, para el juez de amparo y el de la causa no existe certeza científica de la identidad del fallecido, ni tampoco se tiene documento oficial que acredite el deceso mencionado. Tampoco existen peritajes que prueben la identidad diferente del procesado.

Por todo lo anterior le fue negado el amparo a Jesús y/o Abraham Cervantes Escárrega, quien por ahora sigue procesado como parte de la organización criminal Cártel Jalisco Nueva Generación y líder de la plaza de Los Cabos, cuando menos, entre una fecha indeterminada de 2014 y el 27 de julio de 2017, tiempo en el que fue detenido.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio