Artistas inconformes con el rumbo actual del Cearte

Fotos: Enrique Botello
 
Cultura Lunes, 23 Abril, 2018 11:00 AM

La actual directora dijo que fue nombrada por Manuel Bejarano -titular del ICBC-, quien es conocido de su esposo y familia. El gremio intelectual afirma que la nueva titular desconoce totalmente el medio y que se pretende mantener el cobro por exponer en el Centro, que es el 40% de lo recaudado, y del otro 60 se deben pagar impuestos e insumos

Ensenada.- El Centro Estatal de las Artes en Ensenada (Cearte) atraviesa la peor crisis desde su creación, en 2007, cuando el gobernador Eugenio Elorduy Walther se comprometió ante el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y el Centro Nacional de las Artes (Cenart), desarrollar un espacio laico y apartidista dedicado a la comunidad porteña.

Jaime Delfín y Esther Gámez, ambos artistas destacados de Ensenada que fueron coordinadores del Cearte en diferentes periodos, se manifestaron junto a un centenar de personas, el pasado jueves 5 de abril, en el lobby del recinto.

Ahí denunciaron públicamente las irregularidades que enfrenta el sector y que el mandatario estatal, Francisco Vega de Lamadrid, ha reservado ese cargo para pagar favores políticos.

Desde la asignación de María Olivia Picazo Olmos, reconocida panista, esposa del anterior director de la Comisión de Servicios Públicos de Ensenada (Cespe), Arturo Alvarado González, como coordinadora en 2014 hasta enero de 2017, se desató una serie de cambios hasta que en marzo de este año nombraron a María Dolores Paredes Mendoza como titular.

La nueva servidora pública no ha podido comprobar que tiene las credenciales necesarias para dirigir el centro artístico, y como antecedente de ella está una denuncia notariada en contra de una campaña de bacheo que encabezó el candidato priista Fernando Castro Trenti, en 2013.

Resumió que el cargo lo obtuvo porque el licenciado Manuel Felipe Bejarano Giacomán es amigo de la familia. Sobre su carrera profesional contestó que terminó la secundaria, ingresó a la Normal; tiene estudios en psicología y educación superior y trabajó doce años en un centro para menores.

“Sé que hubo una terna para coordinar Cearte, pero no sé quiénes más estuvieron en ella. A mí me llamaron por parte del licenciado Bejarano, que me conoce, que conoce a mi esposo y a toda mi familia. Me dijo: ‘Lolita, ¡apóyanos en esa parte!’”, detalló a los artistas durante una reunión informal, con motivo de explicar cómo llegó a obtener el cargo, así como dar a conocer su trayectoria en el medio cultural, al cual no pudo agregar algo concreto.

En ese encuentro celebrado el jueves 12 de abril, en el que estuvo presente la Coordinadora de la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), Elena Pomar; el grupo le increpó a la funcionaria, el poco conocimiento en lo que al medio artístico se refiere.

Incluso la cuestionaron por su desconocimiento sobre artes plásticas, donde no fue capaz de nombrar a cinco personajes destacados del arte y la cultura en México.

Lourdes González, quien fue coordinadora académica y artista, habló sobre el desdén con el que han tratado a los artistas en la actual administración estatal.

“Dimos muchos pasos atrás con lo que ya habíamos ganado, necesitamos que esa visión cambie.”

Además, “los artistas son los espíritus de las comunidades, y quienes lo desarrollan, tienen atrás toda una vida de formación para llegar a ejecutar una pieza musical y no es justo que al final les toquen 500 pesos a cada uno, si bien les va”, mencionó.

Cenar no da dinero a Cearte

En un inicio, la institución tenía un recurso federal por cuatro millones de pesos, gracias a un programa federal del mismo Centro Nacional de las Artes (Cenar), sin embargo, en los últimos años, ese dinero se retiró.

No ha sido posible el apoyo de Cenar porque no se han hecho las gestiones necesarias.

La carencia se puede ver en los jardines y explanada. En otros años, este espacio era reconocido como la emblemática Manzana Ocho, que por tradición es un espacio para la gente y la fiesta ensenadense; pero hoy luce desangelada, pues de entre las planchas de concreto crece la maleza, señal de descuido.

De acuerdo con el portal de Transparencia del mismo Gobierno del Estado, el sueldo mensual del coordinador del centro es de apenas 12 mil 500 y de remuneración mensual neta, nueve mil 500 pesos, a estos se suman compensaciones y gratificaciones, pero la cantidad de ambas está oculta.

 

Artistas quieren voz y voto

Los artistas y aficionados determinaron que para tener voz y voto en las decisiones del gobierno, respecto a la actividad artística en el puerto, es necesario conformar un consejo que impida, se lleven a cabo determinaciones unilaterales.

“Queremos un consejo de artistas para observar los procedimientos de gestión cultural que haga Cearte”, dijo el artista plástico y escultor, Héctor Herrera.

“Porque creemos que quien va a estar en este puesto, debe conocer por lo menos las disciplinas artísticas; pero dos años en la administración pública es insuficiente. Es una comunidad muy específica, con características específicas que para muchos es una manera de vivir”, indicó Gámez.

La cantidad de gente que se está reuniendo electrónicamente para apoyar el movimiento es mayor a las 200 firmas, con las que aseguran, se puede legitimar el movimiento en una comunidad tan reducida.

“Es otra manera de solicitar, de sumar, no de dividir; estamos pidiendo lo mismo todos porque consideraron que estamos secuestrados por favores políticos o trampolines de funcionarios públicos”, manifestó.

 

“Cearte está tomado”: artistas

En un inició, cuando un artista de cualquier género presentaba su obra, la totalidad del dinero que ingresaba por concepto de venta de boletos u obra, era para él. Sin embargo, como a finales de año, la mayoría de las instituciones quedaba sin presupuesto, propusieron que el artista contribuyera con un porcentaje.

Pero lo que inició como una excepción, se convirtió en una regla y ahora el expositor paga el 40% al Cearte, y con el resto del dinero paga impuestos al gobierno del Estado, impresión de boletos y otros gastos del evento.

“Es injusto ese porcentaje que paga el artista, porque así como el ciudadano tiene derecho a la salud y educación, también lo tiene a la cultura; es como cobrar a los maestros por dar clases o a los médicos por atender en un hospital público”, comparó Lourdes González.

Aseguró que por desconocimiento de las autoridades, en Baja California no se le da el mismo tratamiento a la cultura e incluso ya no hay talleres gratuitos para la comunidad.

“Si nos dejamos, después nos van a terminar haciendo el favor por presentar los trabajos”, señaló.

Organizaciones independientes prefieren “irse por la libre” al no consideran este espacio porque es caro. “Cearte está tomado”, apuntó.

El Centro no está terminado

En 2015 se autorizaron 15 millones de pesos para terminar el edificio del Cearte que se encuentra incompleto, el dinero nunca alcanzó y solo edificaron unos sanitarios con una rampa. También adecuaron dos bodegas antiguas.

“Hay un desinterés tremendo”, mencionó Erika Fuentes, pintora de Ensenada. Platicó que en la última presentación de la obra de Leonel Flores, los grabados estaban pegados casi con “chicle” porque no hubo recursos para enmarcarlos.

“Fue realmente indignante ver que no hubo gestión, que nadie fue a conseguir apoyo con un carpintero, a pedir madera”, indicó.

La reconocida arquitecta Claudia Turrent agregó que solo piden un espacio para saber quién será el personaje que encabezará los trabajos del centro.

“No nos vamos a ir por las ramas, ya fueron demasiadas bondades y somos una sociedad respetuosa; no hemos recibido una respuesta acorde sobre lo que necesitamos”, manifestó.

Reconocieron que no se habían organizado para iniciar con una movilización, pero en este evento encontraron un momento de oportunidad, concluyeron los artistas.

Al final, el documento que en un inicio fue enviado por la agrupación a todas las instancias correspondientes, fue ignorado y de manera ventajosa, la coordinadora tomó las propuestas como suyas, situación que agravó el malestar entre la comunidad de artistas, quienes no “quitarán el dedo del renglón” para que Manuel Bejarano los escuche.

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio