Templo cívico. México: su pasado, presente y futuro (Trigésima octava parte)


 
Cartaz Lunes, 26 Marzo, 2018 12:00 PM

La creciente oposición comenzó a manifestarse en el grupo de conservadores y la clase militar, encabezado por los generales Arnulfo R. Gómez y Francisco R. Serrano, ambos candidatos presidenciales para suceder a Calles. Serrano era amigo de Obregón y peleó junto a él en la guerra contra Villa y por influencia del sonorense llegó a la jefatura del Distrito Federal. Gómez era el más activo de ambos candidatos y planeó, junto a Serrano, detener y matar a Obregón, Calles y Joaquín Amaro, secretario de Guerra. El 3 de octubre, cumpleaños de Serrano, se planeó que los tres militares fueran aprehendidos, pero el general de División, Eugenio Martínez, demostrando siempre su rectitud y compromiso con el gobierno legalmente establecido, venció a éste y a sus seguidores con las fuerzas federales que, comandadas por el general Claudio Fox, detuvieron a Serrano y a sus partidarios en Cuernavaca, la mañana del 4 de octubre. Esa noche fueron sacados con el pretexto de llevarlos a encarcelar a Querétaro, pero al llegar a Huitzilac fueron ejecutados. Gómez, mientras tanto intentó armar una revuelta en Veracruz, pero cansado y debilitado fue aprendido y fusilado el 4 de noviembre.

Entre la clase política se había difundido el rumor del posible asesinato de Obregón, pero el presidente hizo caso omiso de las advertencias. La mañana del 17 de julio salió a comer, invitado por los diputados del Estado de Guanajuato, en el restaurante “La Bombilla”, ubicado en San Ángel en la Ciudad de México. José de León Toral, joven capitalino, miembro de ACJM (Asociación Católica de la Juventud Mexicana), había decidido matar a Obregón. También Toral, dentro de su fanatismo, era miembro de la Liga Nacional para la Defensa de la Libertad Religiosa.

La aplicación del programa revolucionario de 1917 topó con una fuerte resistencia por parte de los grupos conservadores y la Iglesia Católica. Después de ser reformada la Constitución que lo impedía, Obregón fue relegido presidente en 1928, pero antes de tomar posesión del cargo, en el restaurante antes descrito, José de León Toral se hizo pasar como dibujante y elaboró un retrato de varios diputados, llegando finalmente a Obregón, a quien también retrató. Cuando todos los comensales se descuidaron, Toral sacó el retrato para enseñárselo a Obregón y mientras lo observaba, desenfundó una pistola e le hizo varios disparos por la espalda, quien cayó muerto al instante.

El lugar de Obregón fue ocupado por Emilio Portes Gil, en 1929, y entonces fue que comenzó el periodo conocido como el Maximato.

Emilio Cándido Portes Gil, nació el 3 de octubre de 1890, en Ciudad Victoria, Estado de Tamaulipas. Hijo de Domingo Portes Gil y Adelaida Gil, nacida en La Vega (República Dominicana). Huérfano de padre a los tres años, su madre se vio obligada a trabajar de costurera.

Realizó la educación secundaria en la Escuela Normal de Ciudad Victoria. Cursó estudios hasta recibirse de normalista en 1910. En 1911 fundó el periódico “El Cantero” y se trasladó a la Ciudad de México para ingresar en el año de 1912, en la Escuela Libre de Derecho, institución de la que se graduó como abogado en 1915. En abril de 1919 creó el periódico “El Diario”, en Tampico.

Trabajó en diversos cargos públicos, fue elegido como diputado federal y gobernador provisional de Tamaulipas. El 17 de mayo de 1924 fue fundador del Partido Socialista Fronterizo, y un año después se convirtió en gobernador constitucional de su estado natal. Durante su gobierno llevó a cabo una destacada labor legislativa previendo la organización de los obreros y campesinos.

Continuará…

 

Guillermo Zavala

Tijuana, B.C

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio