Servicio al cliente


 
En Zerio Martes, 6 Marzo, 2018 12:00 PM

— Hola, le estamos llamando de Movistar, ¿está satisfecha con la compañía que tiene?

“No, el gordo ronca y se mueve como loco”.

Autor: Usuario de Telcel.

 

Celos

¡No hay un pelo en tu camisa!

“¿Y?”.

— ¡¿Quién es esa zorra calva?!

Autor: Un estilista.

 

Berrinche existencial

Una esposa dice a su marido:

Voy al supermercado,  ¿necesitas algo?

“Sí. Necesito darle sentido a mi vida, definirle un propósito a mi existencia. Busco la certeza de un logro que dé a mi alma la plenitud que necesita. Quiero estar en unidad con el Todo, descubrir la espiritualidad inherente a mi condición humana, debo alcanzar la trascendencia…”.

— ¡Ya, ya, más específico! ¿Corona o Tecate?

“¡Tecate bien fría, por fa!

Autor: Bebedor de Bohemia.

 

Rubia en el casino

Una atractiva rubia española llega al casino. Parece algo borracha y apuesta 20 mil euros en una sola jugada a los dados. En eso grita:

“Espero no se molesten, pero siento que tengo más suerte si estoy completamente desnuda”.

Así, se saca toda la ropa, tira los dados y exclama:

“¡Vamos, vamos, que mami necesita ropa nueva!”.

Cuando el dado se detiene, ella da de saltos y suelta:

“¡Sí, gané!”.

La rubia abraza a los empleados del casino, a cada uno de los jugadores, toma sus ganancias, su ropa y parte rápidamente. Todos se miran boquiabiertos. Finalmente uno de los trabajadores pregunta  qué número salió.

Alguien responde:

“No sé, ¡pensé que estabas viendo los dados!”.

Autor: Un ludópata redimido.

 

Cosas de recién casados

Una pareja acaba de casarse. De vuelta a casa del trabajo, él piensa:

“Ahora cómo le voy a hacer para que no se dé cuenta que me huelen los pies. Cuando éramos novios era fácil ocultarlo”.

Mientras ella reflexiona:

“Ahora cómo le voy a hacer para que no se dé cuenta que tengo mal aliento. Cuando éramos novios era fácil ocultarlo”.

Una vez en casa, el hombre dice a la esposa:

Necesito decirte algo.

“Yo también”.

Déjame adivinar, ¡te comiste mis calcetines!

Autor: Novios… aún.

 

Táctica educativa

Mientras el avión atestado está a punto de despegar, la calma es rota por un pequeño de cinco años que escoge ese momento para hacer una tremenda rabieta. No importa lo que hiciera la frustrada y avergonzada madre para calmarlo, el niño continuaba gritando furiosamente y pateaba los asientos alrededor. De pronto, desde el fondo del avión se levantó un anciano General en uniforme, con el pecho cubierto de condecoraciones. Caminó lentamente por el pasillo, llegó hasta donde estaba el niño e inclinándose suavemente le susurra algo al oído. De inmediato, el niño se tranquilizó, tomó la mano de su madre y abrochó su cinturón. Todos los pasajeros empezaron a aplaudir. Mientras el militar regresaba lentamente a su asiento, una de las azafatas lo abordó:

Disculpe, señor, pero ¿podría decirme qué palabras mágicas usó para callar a ese pequeño?

“Simplemente le mostré mis condecoraciones, y le expliqué que todas esas medallas me autorizaban a tirar a un pasajero por la puerta del avión en el momento que yo quisiera”, contestó sonriente.

Autor: El piloto.

 

Primos

Dos primos se encuentran después de un tiempo y se saludan:

¡Qué tal, Juan!

“Qué hay, Tadeo, qué novedades me traes”.

— Aquí, contentísimo de la vida.

“¿Por qué, primo?”.

Es que mi hijo, el “Toño”, ingresó a la universidad, primo.

“¿El “Toño” ingresó a la Universidad? Caray, qué alegría.

Sí, primo, todititos estamos recontentos.

“¿Y qué va a estudiar?”.

Aaah, primo, algo de Mecánica Dental.

“¿Mecánica Dental? Qué es eso, primo…”.

— No sé, pero creo que es eso de arreglar autos con los dientes.

Autor: Anónimo de una escuela de odontología.

 

Llamada de emergencia

Una escuela secundaria de Pensilvania, Estados Unidos, canceló las clases luego que un alumno dijo estar caminando sonámbulo por las instalaciones.

El chico incluso llamó ¡EN ZERIO! al 911 a las 2:30 de la madrugada del miércoles 28 de febrero para reportar que se encontraba en la Wendover Middle School en Hempfield Township, donde despertó.

La Policía llegó al lugar, encontró una ventana abierta pero ningún rastro del jovencito que vive cerca de la escuela. Por razones de seguridad, la institución académica decidió suspender actividades. Y no se supo más del misterioso puberto con sonambulismo.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio