Reutilizados y sin clausurar algunos narcotúneles

Foto: Ramón T. Blanco Villalón.- Predio ubicado en bulevard Cuahutémoc Norte, al interior un narcotúnel al que se puede ingresar
 
Edición Impresa Lunes, 26 Marzo, 2018 12:00 PM

De acuerdo con una estadística de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, de 2007 al 2017 se han localizado al menos 30 narcotúneles en la frontera de Baja California con Estados Unidos -26 de ellos en Tijuana-, utilizados para el tráfico de drogas e incluso de personas; de los cuales, el 34% no han sido clausurados ni rellenados y se desconoce en qué situación se encuentran, lo que denota falta de seguimiento por parte de las instituciones involucradas, generando que estos sean reutilizados en varias ocasiones por los cárteles del narcotráfico

El 26 de agosto de 2017, agentes de la Patrulla Fronteriza descubrieron un túnel en la colonia Mesa de Otay, del lado estadounidense, cuando detuvieron a un grupo de 30 personas, entre ellos 23 chinos y siete mexicanos, que intentaron cruzar sin documentos hacia Estados Unidos.

Tras dar aviso a las autoridades mexicanas, refiriendo el punto donde habían salido las personas, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Policía Estatal Preventiva (PEP) dieron con un predio -una bodega- ubicado en la calle Mar Bermejo, en la colonia Garita de Otay, en Tijuana. Ahí encontraron la entrada del túnel que desembocaba en el país vecino.

El lugar fue clausurado por las autoridades, pero llamó la atención cuando en su momento se dio a conocer que dicho túnel había sido utilizado y clausurado en dos ocasiones previas; la primera en 2012, tras haberse detectado la construcción del propio túnel; la segunda en 2016, luego de una investigación por tráfico de drogas.

Especialistas consultados por ZETA señalaron que el hecho de que se haya reutilizado este sitio y el túnel, tiene que ver con que nunca fue resguardado de manera adecuada y no se le dio el seguimiento necesario para evitarlo, aunado a que no había sido rellenado con concreto, como lo refieren los protocolos, lo cual se hace precisamente con la intención de garantizar que no vuelvan a ser empleados.

A pesar de que la Sedena y la PEP se encargan de hacer las diligencias de investigación en colaboración con las autoridades estadounidenses, además del acompañamiento y acordonamiento del sitio; cuando se detecta un túnel, como lo confirmaron ambas instituciones a este Semanario, es la PGR quien tiene a su cargo, la responsabilidad legal, así como el resguardo y la inhabilitación de los mismos, los cuales -en caso de que así se requiera- quedan a disposición del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), institución que ha dejado los predios en abandono y sin vigilancia por carecer en su organigrama de personal dedicado a resguardos.

Sin embargo, autoridades de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), perteneciente a la propia PGR, confirmaron a ZETA que de los 30 pasadizos que fueron inventariados en Baja California, de junio de 2007 a junio de 2017, 26 se encontraron en Tijuana y los demás en Mexicali y Tecate. Del total, solamente el 66% han sido clausurados; del resto no se especifica en el reporte ni las condiciones en las que se encuentran, ni a qué organización criminal pertenecieron.

Por su parte, en la PEP solamente tienen cinco narcotúneles inventariados en los últimos tres años; tres de ellos en Tijuana, uno en Mexicali y otro más en Tecate, de los cuales, tres tenían entrada y salida, y dos más estaban sin concluir, en los que incautaron varios kilogramos de droga -no especificada- y lograron la detención de alrededor de 15 personas que se dedicaban a operar dichos túneles y que ahora se encuentran en proceso.

La Sedena cuenta con un número de túneles registrados, el cual no fue dado a conocer, debido a que ellos solamente lo llevan como registro de percepción y no como una estadística concreta, ya que, como mencionaron, el encargado de la estadística oficial es la propia PGR.

 

Predios con sellos de clausura violados; expuestos al transeúnte

En un recorrido realizado por este Semanario, en tres de los predios donde se han detectado narcotúneles, en las colonias Aeropuerto y Garita de Otay, se pudo apreciar que en los tres destacan los sellos de clausura que están ya corroídos y desprendidos de donde fueron colocados.

Otros más cuentan también con candados y cadenas en las puertas de las entradas, como en la bodega que se encuentra en la calle Mar Bermejo, el cual ha sido clausurada en tres ocasiones y que se halla actualmente resguardada por elementos de la PEP a la espera que tome posesión la PGR para realizar las acciones legales correspondientes, lo cual supone que el túnel aún no ha sido rellenado.

Durante el recorrido también se pudo observar que en el predio de un negocio que operaba bajo la fachada de “La Hielera del Aeropuerto”, ubicado en pleno Bulevar Cuauhtémoc Norte, en la colonia Aeropuerto -a 350 metros de la barra fronteriza y a unos cuantos de las instalaciones de la delegación de la PGR-, los sellos de clausura fueron totalmente violados y que parte de los portones fueron forzados.

Incluso no cuenta con una puerta en uno de los extremos, por lo que se puede acceder con mucha facilidad al interior hasta donde se encuentra lo que fuera el inicio de un túnel que fue detectado el 20 de octubre de 2016, el cual se  rellenó con cemento, luego de que en meses pasados, se diera a conocer que un grupo de adolescentes lo usaba como atractivo para llevar compañeros y gente curiosa a verlo.

 

12 túneles en Tijuana siguen abiertos: Asegura Escobar

El ingeniero Víctor Manuel Escobar Sánchez, presidente de la Asociación Mexicana de Ingenieros Constructores de Baja California (AMICBC) y especialista en construcción de túneles, informó a ZETA que, de acuerdo con sus indagatorias e información que ha recabado de estadísticas de la propia PGR y autoridades estatales, en Tijuana son entre 10 y 12 túneles los que a la fecha se encuentran abiertos o sin rellenar. Aunque la información que tiene en papel no se ha corroborado con un estudio de campo.

Túneles que no han sido rellenados porque consideran que los costos quizá resultan muy elevados y se requiere de presupuesto asignado específicamente para ello. De hecho, en la PGR delegación Baja California informaron que el relleno de concreto en un narcotúnel se hace exclusivamente en el acceso, lo mismo en Estados Unidos con las salidas.

Aunque se tiene dinero dirigido para eso, éste no resulta suficiente, por lo que en ocasiones acuden al Ayuntamiento de Tijuana, esperando que compartan -por la mejoría en la seguridad- el cemento que en muchos casos les llega a manera de donación o excedente en obras.

El costo promedio de relleno fluido de concreto por un metro cúbico es de mil 392 pesos, considerando que en promedio son alrededor de cuatro metros cúbicos de entrada los que se rellenan, el costo aproximado sería de cinco mil 392 pesos por túnel.

 

Tecnología y mano de obra calificada para la excavación

De acuerdo a las características que se han venido observado respecto a estos narcotúneles, el especialista precisó que posiblemente los equipos que se usaron para estos trabajos y las condiciones demuestran que han sido de tipo artesanal, a base de pico y pala, taladros tipo roto martillos, eléctricos e hidráulicos, creando sistemas de traspaleo de los materiales hacia el exterior en sacos o botes.

Sin embargo, ha observado también que existen y se han utilizado otros equipos más sofisticados para las perforaciones direccionales, lo cual permite perforar a profundidades, direcciones y longitudes que se necesiten, así como el diámetro que en su momento se contempla; además de las maquinas tipo tuneleras, que son de mayor tamaño y más vistosas, las cuales realizan excavaciones de mayor profundidad y proporción.

Maquinaria como la que aseguraron las autoridades en un predio ubicado a unos cuantos metros de la garita del cruce fronterizo entre Mexicali y Calexico; una maquinaria de aproximadamente 10 metros de largo y tres de altura que por sus proporciones, aún sigue en dicho predio, resguardada por la PGR, según informó a ZETA el director de la PEP, Eduardo Francisco Rodríguez Martínez.

Aspecto de la entrada de un túnel ya con relleno de concreto, Colonia Aeropuerto.

Referente al tipo de construcción que se realiza, el ingeniero Escobar Sánchez consideró también que es evidente, los que llevan las obras son personas debidamente preparadas en el tema o con cierto grado de conocimientos sobre el uso de maquinaria, la geofísica y la geotecnia, para poder realizar las excavaciones con la precisión que se requiere.

Sobre todo para que no sean detectados por la tecnología que utilizan las autoridades de Estados Unidos para su localización.

Personas que saben específicamente sobre el uso de suelo, que hayan estudiado el predio con anterioridad y conozcan cómo está conformado con el fin de saber por dónde irán excavando hasta llegar al destino final, es la opinión que sustenta el director Rodríguez Martínez al considerar que por lo menos, en los tres narcotúneles completos que ellos detectaron, se observó que la infraestructura es prácticamente de “primer nivel”, con rieles eléctricos, ventilación e iluminación.

 

Utilizados para el tráfico de drogas por los cárteles que operan en la región

Autoridades como el Buró de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), así como la PEP, coinciden en que al menos en la frontera entre California y Baja California, los narcotúneles se han utilizado a lo largo de la historia exclusivamente para el trasiego de drogas y que el caso del grupo de 30 personas que pretendían llegar al país vecino se trató solamente de un caso excepcional.

Aun cuando analistas consideran que los narcotúneles son utilizados en dos vías. De México a los Estados Unidos para el trasiego de drogas, y de aquél país hacia éste para la transportación de dinero y armas.

Lo curioso de esto es que al menos en los últimos años, las autoridades también se han encontrado con que no es que pertenezcan exclusivamente a un cártel en específico, sino que quienes los realizan, los terminan rentando “al mejor postor”; es decir, que para ello se unen todas las organizaciones criminales que han estado operando en el Estado y se dedican a explotarlos el mayor tiempo posible, porque lo ven como un negocio y a todos les conviene.

 

Primer narcotúnel en Tijuana

En 1993 se encontró el primer pasadizo en la historia de Tijuana, ubicado también en la calle Mar Bermejo -paralela al Bulevar Aeropuerto-, a escasos 300 metros de la malla divisoria entre México y Estados Unidos, estructura que en su momento se le atribuyó al Cártel de Sinaloa, de Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”.

Túnel que se encontraba al interior de un predio que fungía como agencia de importaciones de autos, el cual contaba desde entonces con elementos sofisticados como piso de cemento, ventilación, electricidad y rieles; el predio ahora se encuentra en total abandono.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio