Renuncia delegado del PRI en BC; “qué bueno”, responde dirigente

Foto: Tomada de Internet.- Dirigentes Mayra Robles y David Ruvalcaba, con el ahora ex delegado.
 
Zoom Político Lunes, 12 Marzo, 2018 12:00 PM

Enrique Ochoa Reza, actual dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional y defensor mediático del candidato José Antonio Meade, lo trajo de la mano a Baja California, por allá a finales de 2016. El mismo Ochoa viajó a Mexicali para tomarle protesta a Abel Murrieta Gutiérrez, como su delegado en la entidad, y desde entonces, el nombramiento estuvo intacto.

Ochoa Reza encargó la renovación de las estructuras del partido en Baja California a Murrieta, el mismo que fue procurador de Justicia en el gobierno estatal de Sonora, en el tiempo de Eduardo Bours.

Murrieta fue incluido -por orden de un juez- en la investigación del incendio de la Guardería ABC, en junio de 2009, por su presunta responsabilidad al alterar y perturbar de manera ilícita el lugar de los hechos y por haber obstaculizado la investigación.

En fin, ese fue el delegado del CEN del PRI para Baja California hasta hace unos días, cuando renunció a su partido al no recibir la candidatura a la presidencia municipal de Cajeme, en Sonora, siendo desplazado por su adversario Emeterio Ochoa.

A finales de febrero, Murrieta, quien también es diputado federal del PRI, denunció “cochinadas” en la elección interna de su partido, puntualizando la compra de votos, “acarreo brutal”, repartición de tortas, una elección a modo que no lo benefició.

El 3 de marzo, el dirigente estatal de Sonora, Gilberto Gutiérrez, anunció la renuncia formal de Murrieta al partido y días después,  el 6 de marzo, en la Cámara de Diputados, a Murrieta se le aprobó su solicitud de licencia para separarse del curul, solicitud que después de 10 minutos desistió.

Todavía se especula sobre el acercamiento de Abel Murrieta con el Partido Acción Nacional para competir como su abanderado en la ciudad sonorense.

Lo curioso del episodio es que durante más de un año, los priistas bajacalifornianos estuvieron públicamente conformes con el delegado que su partido les envió y les mantuvo. No hubo una sola expresión pública en contra de Murrieta que ciertamente demostró indiferencia a los de Baja California.

Pero una vez que Abel Murrieta renunció al partido y por obvias razones a la delegación nacional; los priistas de Baja California se sienten valientes para despotricar en contra.

Por ejemplo, David Ruvalcaba Flores, quien registró su candidatura a dirigir el PRI en el Estado, desde hace ocho meses, dijo a ZOOM POLÍTICO que el delegado Murrieta “nunca lo fue… no tiene nada de trabajo, absolutamente nada, nada. El delegado no existe en Baja California, que bueno que se fue, lo más difícil ya lo pasamos y sin delegado”.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio