La razón de la construcción de los muros en diferentes países (Segunda y última parte)


 
Cartaz Lunes, 19 Marzo, 2018 12:00 PM

¡En qué mundo estamos viviendo! ¡Dónde quedó la democracia! ¡Esto más bien parece venir de un sistema dictatorial! Cómo es posible que las personas en quienes hemos puesto la confianza para que nos representen, sean capaces de autorizar y ordenar que les construyan un muro a través del cual, los ciudadanos puedan ser vistos, pero no escuchados cuando tengan la necesidad de comunicarse, ¡con esta bola de ineptos! ¡Que se están creyendo! Si para eso fueron elegidos, (algunos) para representarnos, ya que otros fueron ungidos por obra del espíritu dedazo, léase “plurinominal”.

¡Qué están pensando, si es que saben pensar! Si tuvieran un poquito de cerebro y pensaran un poco antes de tomar ese tipo de decisiones, se darían cuenta de que para eso les estamos pagando tan jugosas cantidades, para que desempeñen con honestidad y claridad sus funciones de representantes y no solamente ¡para hacerse tontos!, levantando el dedito cuando así les convenga para defender su partido; esto sin entender que lo que deben de defender es la postura del ciudadano, que la verdad sea dicha, ¡ya estamos hasta la madre de tanto rata convenenciera!

¡Nomás eso faltaba!, que nos quieran quitar el derecho de alzar la voz. Muy necesario en estos tiempos, para ver si gritando nos hacen caso. ¡Ah! Pero a los señores les molesta que los interrumpan y que les griten, según esto, esa es la justificación para haber ordenado la construcción del “muro de cristal” en instalaciones del Congreso, sin saber que el cristal no oculta las distorsiones de la conducta de cada uno de ellos ni de sus pobres actuaciones.

Otro funcionario que tampoco aguantó el reclamo de la ciudadanía, fue nuestro flamante munícipe que para demostrar y dejar claro que según él ¡se las sabe de todas! Muy encorajinado por que a cada rato, por un motivo o por otro, le llegaban los grupos de manifestantes de los inconformes ciudadanos; de modo que ante tal situación decidió poner fin a tal molestia, ordenando que en lugar de que el Palacio de Gobierno tuviera puertas de cristal, pusieran cortinas de acero.

De esta manera impide ser molestado cuando está tan ocupado administrando el Ayuntamiento de Tijuana. Esta tarea le resulta tan fácil que hasta “con las patas lo puede hacer”. No por nada en el primer año de su mal gobierno ha sido cuestionado por la sociedad por los diferentes “negocios” que ha llevado a cabo, como lo son los millonarios contratos de arrendamiento de patrullas y de camiones recolectores de basura (que antes sin haberlos recibido ya estaba dando un anticipo). Para cerrar con broche de oro, ha sido designado como el peor de los munícipes de los últimos anos. (¿Será que él se lo ha ganado por sus “transparentes” actuaciones?).

Considero que esta forma de administrar un ayuntamiento es otra aberración de uno de nuestros actuales funcionarios; ninguno se ha dado cuenta de que fueron elegidos para servir a la ciudadanía y no para que tras cortinas de acero o muros de cristal atiendan a los ciudadanos, como si de esta manera se pudieran ocultar sus tanzas. Si se supone que su puesto y su nada despreciable sueldo que reciben, es cubierto con el pago de nuestros impuestos. ¡Que se den cuenta que nosotros somos sus patrones, que ellos son nuestros empleados!, que si nos lo proponemos, los podemos despedir por ineficientes y corruptos. Al fin que ya existe el desafuero para todo el servidor público, sea del nivel que sea. Esto sin olvidar que la forma pacífica de evitar que “brinquen a otra rama de poder” es negándoles el voto en las próximas elecciones.

Da coraje y pena ajena ver que un día sí y otro también. En algunos  periódicos y programas de televisión no se ve otra cosa más que funcionarios corruptos prófugos de la justicia; otros más ya traídos del lugar donde se escondían y otros a punto de ser extraditados para que respondan por sus relaciones con el narcotráfico y lavado de dinero; o bien por haber malversados fondos públicos, que actuando fuera de la ley se han convertido en delincuentes de cuello blanco, acumulando fortunas y formando grandes imperios de propiedades adquiridas con el dinero, producto de las malas administraciones. Ojala que de verdad sean enjuiciados y sentenciados primeramente a resarcir el daño causado al erario público, regresando las cuantiosas fortunas que han logrado amasar bajo la protección de la impunidad política, y después a purgar una condena, la cual deberá ser aplicada sin tapujos ni convenios, para que de esta manera, el gobierno pueda recuperar la pérdida credibilidad de sus gobernados, que ante tanta mentira ya no creemos en nada ni en nadie.

O será que sin darnos cuenta y actuando con una confianza excesiva, hemos caído en la frase del ilustre Conde de Marie, teórico-político y filósofo saboyano, máximo representante del pensamiento contrarrevolucionario, Joseph de Maistre (1752-1821), quien sostuvo: “que cada pueblo o nación tiene el gobierno que merece”.

 

Respetuosamente

Alfredo Flores Zamora

Tijuana, B.C.

Correo: ocretle54@hotmail.com

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio