Juez libera a presunto secuestrador detenido en flagrancia y reconocido por su víctima

La juez Tania Guadalupe Vega Gordillo y los detenidos por secuestro
 
Destacados Lunes, 5 Marzo, 2018 03:40 PM

La juez Tania Guadalupe Vega Gordillo liberó a Miguel Ángel Aguilera Valadez, uno de los tres implicados en el secuestro de un empresario en Tijuana, quien permaneció cinco días cautivo mientras sus secuestradores exigían un rescate de medio millón de dólares a su familia.

A pesar de que la Fiscalía expuso durante la audiencia de vinculación a proceso, celebrada esta tarde, que la víctima reconoció plenamente a Miguel Ángel Aguilera Valadez como quien lo mantenía vigilado en la casa de seguridad donde se encontraba y además éste fue detenido en flagrancia durante el rescate del empresario, para la juez de control no fueron elementos suficientes para vincularlo a proceso, por lo que decretó su liberación de prisión y quedó fuera de la investigación.

De acuerdo con la juez Vega Gordillo, el ministerio público no precisó la participación de manera detallada del detenido, pese a que la fiscal explicó que la víctima reconoció a su captor como uno de quienes lo mantuvo vigilado los días que permaneció secuestrado.

Ni siquiera la abogada defensora presentó argumentos en contra de la exposición de la Fiscalía cuando ésta expuso los elementos que acreditan el delito de secuestrado agravado, pero al final de su determinación, la juez planteó la consideración que deja a Aguilera Valadez libre, mientras que a los otros dos detenidos, Julio Gerardo Pérez González y Juan Rivera Padilla permanecerán en prisión y fueron vinculados a proceso.

Los hechos narrados por el Ministerio Público indican que la víctima fue secuestrada alrededor de las 4:00 horas del viernes 23 de febrero mientras se estacionaba frente a su domicilio en la colonia Lomas de Agua Caliente.

En ese momento, dos sujetos descendieron de una minivan gris y específicamente Julio Gerardo Pérez González le apuntó con un revólver mientras lo despojaba de su celular.

Al inicio, la víctima pensó que se trataba de un robo, pero cuando intentaron llevarlo a la camioneta, forcejeó y se resistió, por lo que los dos hombres con ayuda de un tercero que estaba en la parte trasera de la camioneta, lo amagaron y con golpes lo sometieron. En total, cinco hombres viajaban en el vehículo.

Durante el traslado, que duró unos 15 minutos, la víctima escuchó la sirena de una patrulla cerca, pero uno de los hombres le apuntó a la cabeza y lo amenazó “no te muevas ni respires”. Una vez al llegar al domicilio, localizado en el callejón Díaz Ordaz de la colonia Pedregal de Santa Julia, lo arrastraron de los pies y le advirtieron “cierra los ojos, hijo de tu puta madre”.

Según la narración que hizo la Fiscalía, los secuestradores comunicaron a la víctima con un hombre apodado “El Padrino” por teléfono celular, quien le advirtió que se comunicarían con su familia para pedir el rescate o de lo contrario, lo matarían a él y a sus familiares.

Fue el martes 27 de febrero cuando por medio de un operativo policiaco, la víctima fue rescatada del lugar y fueron detenidos tres hombres que se encontraban dentro de la casa de seguridad custodiando a la víctima.

La propia juez Tania Guadalupe Vega Gordillo declaró de legal la detención de los tres, por encontrarse en flagrancia, incluido a quien ahora dejó en libertad.

El Ministerio Público obtuvo los registros de las llamadas telefónicas que recibió la familia de la víctima para solicitar el rescate y coinciden con dos de los tres teléfonos celulares que le fueron encontrados a Juan Rivera Padilla, también detenido.

Este hombre en específico, fue identificado como quien se encargaba de realizar las llamadas telefónicas con los familiares, quienes ofrecieron varias cantidades de dinero a los secuestradores, quienes las rechazaron por no tratarse de los 500 mil dólares que exigían.

La juez Tania Guadalupe Vega Gordillo

La víctima permaneció con las manos y los pies atados, así como con cinta adhesiva en ojos y boca durante el tiempo que permaneció secuestrado, también fue víctima de tortura, ya que se le aplicaron descargas eléctricas, fue golpeado y en varios ocasiones, amenazaron con mutilarle un dedo, así como con asesinarlo a él y a su familia.

Durante el tiempo que duró en la casa de seguridad, la víctima refirió haber escuchado voces de niños y de mujeres, así como escuchar que uno de sus captores era llamado bajo el apodo “El Gordo”.

Por las características del delito, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) presentó cargos contra los tres detenidos por secuestrado agravado, siendo las agravantes que fue cometido por dos o más personas, así como el uso de la violencia y tortura.

Si bien, Aguilera Valadez será liberado de prisión en las siguientes horas, por determinación de la juez, PGJE aún tiene la oportunidad de apelar esta decisión y volver a integrarlo a la investigación, esto se lo hizo saber la juez al hombre durante la audiencia.

Los dos imputados regresarán a tribunales el 5 de julio de 2018, cuando concluye el plazo de investigación complementaria para el Ministerio Público.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio