Estudian Misiones históricas


 
Ezenario BCS Martes, 6 Marzo, 2018 12:00 PM

Durante décadas, trasladarse en Baja California Sur ha sido un tema que ha causado complicaciones a sus visitantes, así como a sus habitantes; sin embargo, a lo largo del tiempo, la infraestructura ha evolucionado para solventar la complejidad de la zona territorial.

De acuerdo a la información proporcionada por los investigadores de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) y en base a los antecedentes, todo comenzó en el año de 1683, con la llegada de los primeros misioneros partieron de puntos estratégicos para recorrer la península.

“Los misioneros en general, aquí en la Baja y en todo México, tenían que asegurarse de su supervivencia y marcaban sitios estratégicos para ser autosuficientes y las misiones, si nos damos cuenta, están a doscientos, trescientos kilómetros que era más o menos la distancia que ellos podrían ir de un lado a otro y poder mantenerse en contacto”, comentó José Antonio Pérez-Venzor, geólogo de la UABCS.

En toda la península existen un total de 19 misiones, aunque en su inicio eran utilizadas como referencia geográfica en el camino, también fueron muy funcionales como refugio, según los expertos en el tema, pues recorrer los caminos siempre ha sido complicado. Si en la actualidad, moverse de un lado a otro produce a veces complicaciones, incluso andando en automóvil. En aquellos tiempos lo era aún más, pues solo se movían a pie o bien, en bestias; ante ello, las misiones fueron de gran utilidad gracias a su buena distribución.

“Todas las misiones aquí en la península tienen esa buena distribución y sobre todo están localizadas en sitios estratégicos donde hay agua y también  protección para la seguridad de ellos mismos, por cualquier agresión o cosas por el estilo, pero también buscaban donde podían cultivar”, dijo José Antonio.

Para el investigador, toda la extensión territorial del Estado sudcaliforniano suele ser rica y basta en rocas con minerales, catalogándose como un laboratorio para los estudios que trae consigo la geología, pues no solo había misiones al norte, sino que La Paz, Los Cabos y Comondú, también fueron parte de ellas.

“Si te vas a Vizcaíno, por ejemplo, de ahí son las rocas más antiguas de la península; si te vienes para la giganta, están las rocas volcánicas; si te vienes al sur, están las rocas graníticas o metafóricas; si te vas a Constitución, son rocas sedimentarias. Tenemos aquí de todo y la verdad es que esto es un laboratorio perfecto para impartir la geología”, expresó Pérez-Venzor.

Geólogos e investigadores han desarrollado estudios no solo de la tierra, sino también la historia y geografía de Baja California Sur para poder comprender cómo se han adecuado y optimizado los recursos naturales del Estado y sobre todo, comprender su adecuada evolución.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio