De todo como en botica


 
Cartaz Martes, 6 Marzo, 2018 12:00 PM

De pate de Concepción y mío queremos que en este nuevo periodo que comienza, la paz, la tranquilidad y la salud no se aparten de tu vida; que la espiritualidad nos lleve a mejorar nuestra condición humana en este mundo de zozobras. Primero Dios, por igual al equipo de ZETA.

México, mi país, se está desangrando. Los inocentes mueren como si la peste los acabara. ¿Hasta dónde han llegado los nexos de la clase política gobernante con la delincuencia organizada? Todos los candidatos ya comenzaron a verter basura, más basura, todavía más basura sobre tierra ensangrentada de mi país. Lo único que causan es lástima.

El autoritarismo bien usado y aplicado con inteligencia puede convertirse en la llave que resuelva los problemas apremiantes en México. A grandes males, grandes remedios. En los primeros 12 años del siglo XXI, del desmadre que dejaron el “ilusionista” y el “borracho”, lo pagamos muy caro.

El actual mandatario comenzó excelente, pero no mantuvo esa línea política para llegar a convertirse en estadista; sucumbió ante el oropel, le faltó un poco de humildad y sensatez sobre todo.

El mercantilismo del salvaje capitalismo no nos lleva al llamado progreso. No. Los únicos que progresan son los dueños del dinero. Cada día son más ricos y con las migajas que dejan caer pretenden que se alimente el pueblo. No existe eso que llamamos progreso. ¿Quién les asignó esos sueldos escandalosamente insultantes a la clase gobernante? Yo les aseguro, los despojados son bienaventurados. Los despojadores desde hoy son condenados.

 

Atentamente,

Rubén Refugio Hernández Soto

Tijuana, B.C.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio