Cárteles divididos en Cabo

Foto: Cortesía
 
Edición Impresa Martes, 27 Marzo, 2018 12:00 PM

Mientras Cabo San Lucas ha sido blindado por un operativo extenso de seguridad para proteger sobre todo al turismo en este período vacacional, narcotraficantes se reparten plazas. “La división de terrenos, o al menos como se ha logrado detener la violencia, es crear también un cerco entre ambas células delictivas de Jalisco y Sinaloa”, informó una fuente de seguridad a este Semanario. La violencia sigue en La Paz y Comondú

“La joya de la corona estaba en riesgo de ser vulnerada, un sangriento enfrentamiento en las calles de San José y Cabo San Lucas, este último en menor proporción, pusieron en aprietos a las autoridades del Estado y de la Federación, que tuvo que salir inmediatamente al quite, se veía venir un duro impacto al ramo turístico no solo de Baja California Sur, sino de todo el país”, afirmó a ZETA un experto en delincuencia organizada.

De prevalecer los duros enfrentamientos en las calles, traería como resultado una baja importante en visitantes principalmente norteamericanos a Los Cabos, sobre todo ante la llegada de springbreakers.

“Y cómo no va a significar tanto para las autoridades y para el sector hotelero, si nosotros como ciudadanos, como colonos, estamos pidiendo a gritos por años que se termine la violencia; quince meses en Los Cabos fueron más que suficientes para que la Federación volteara a ver a Los Cabos, tenemos más de tres años y medio sumergidos en esta violencia, qué van a hacer para tranquilizar a mis hijos, a mis vecinos y a uno mismo”, cuestionó Orlando Coronado, habitante de la colonia Roma en La Paz.

Según una estimación realizada por Luis Genaro Ruiz Hernández, secretario de Turismo, Sustentabilidad y Economía del Estado, Los Cabos genera más de 23 millones de dólares diarios, contemplando la visita de 50 mil turistas al día.

“Están al 100 por ciento todos nuestros cuartos de hotel, cada turista genera alrededor en Los Cabos 400 dólares incluido el hospedaje, y eso lo multiplicamos por 17 mil cuartos por tres personas, pues son alrededor de 50 mil personas diarias”, señaló el funcionario.

Una vez precisada la cantidad de recursos que generan los springbreakers, demuestra que es una derrama económica importante y motivo principal para poder blindar no solo a los turistas y Los Cabos, sino los más de 360 millones de pesos al día que generan los turistas extranjeros que visitan BCS.

“La instrucción que estamos atendiendo en el sur, es resguardar la zona turística de San José del Cabo y primordialmente la zona hotelera y turística de Cabo San Lucas. Atención al turista principalmente, recorridos de vigilancia, mantenernos presentes y que los visitantes se sientan seguros, desde luego que para la población también hay un operativo, pero con personal operativo”, expuso un elemento de la Policía Federal, encargado en la coordinación de grupo.

Tanto el Municipio como el Estado se comprometieron a hacer lo propio con el inicio del operativo coordinado a su nivel de gobierno; la intención es lograr saldo blanco en las estadísticas.

Aunque apenas se dio el banderazo de Semana Santa la mañana del sábado 17 de marzo, en menos de 24 horas (madrugada del domingo), en la carretera de La Paz-Cabo San Lucas, tramo San Pedro-Todos Santos Kilómetro 20, tres personas perdieron la vida en un accidente carretero, choque contra una vaca y después entre vehículos, tomando en cuenta el arranque del operativo de la Policía Federal y su competencia.

Al cien por ciento se encuentra la ocupación hotelera de Los Cabos, La Paz y Loreto, esperan un repunte adicional durante los días santos, para resguardo habrá agentes infiltrados entre los vacacionistas para evitar una imagen de inseguridad.

Sin embargo, el tema que más preocupa en este periodo vacacional es superar lo que fue 2017 para Los Cabos, un año netamente violento y el más sanguinario para la entidad.

De 363 personas ejecutadas en 2017 solo en Los Cabos, a comparación de 68 en 2016, es una cifra preocupante que incitó al gobierno de Estados Unidos a poner orden en el destino turístico mexicano favorito de sus connacionales.

A diferencia de La Paz, que en 2016 dejó 126 asesinados, mientras que en 2017, 212 fueron privados de la vida de manera violenta, “la  situación se compuso con una reducción de hechos hasta un 80%, estimamos más, pero de entrada ese porcentaje y la calificación de ‘la ciudad más violenta del mundo’ fue algo absurdo y directo contra Los Cabos, fue una fuerte estocada, pero no fue política como lo esperaban dar, sino más bien económica para nosotros como empresarios del ramo turístico”, refirió un restaurantero de la zona turística de CSL.

En Los Cabos, 21 homicidios dolosos han ocurrido en los últimos dos meses, 18 en enero y tres en febrero; en los primeros 20 días de marzo, solamente dos incidentes se registraron en arroyos de San José del Cabo, donde se localizaron dos cuerpos sin vida; diez en La Paz, así como tres en Comundú y Mulegé, respectivamente.

Pero lo que no han aprendido las autoridades de los tres niveles, es que no se requiere de miles de policías cuidando uno a uno a los turistas, sino terminar de fondo con las células criminales que operan dentro de las instituciones de seguridad, solo así podrán dar duros golpes a los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación.

 

CABO SAN LUCAS PARA “EL BABAY”, SAN JOSÉ PARA  SINALOA

“Para los de arriba, el que hayan disminuido considerablemente los hechos sangrientos ha sido más que suficiente para que la fuerza operacional de las corporaciones se haya apagado, para qué nos hacemos si hay una división en Los Cabos: Cabo San Lucas para ‘Los Babay’, y San José sigue siendo de Sinaloa. En ocasiones pasa que miembros de un grupo u otro desconoce vehículos y los persigue, hasta que se percatan que no son, incluso algunos han escuchado que dicen ‘no son’, entonces siguen presentes”, refirió a este Semanario un agente de la Policía Federal en Los Cabos.

Se han establecido diversos cercos de protección para asegurar a los visitantes que llegan, principalmente de Estados Unidos; la zona turística se ve envuelta de un cinturón de seguridad, casi imperceptible para los visitantes, pero a las afueras, 400 elementos de Fuerzas Federales, 200 de la División de Gendarmería, 20 de Inteligencia Antidrogas, 10 de la Policía Científica; así como cuatro unidades caninas, 150 unidades terrestres y dos helicópteros, buscan contener la violencia.

Bares y Centros Nocturnos los preferidos de Spring Breakers en Cabo San Lucas, ante los dichos de la ciudad más peligrosa del mundo, miles han abarrotado la zona turística y siguen llegando.

“Debemos trabajar en conjunto para que este operativo finalice con un saldo blanco en beneficio de las familias cabeñas, así como los vacacionistas nacionales e internacionales. La reducción de incidencia delictiva y accidentes es un punto que proyectará confianza a la sociedad, habrá certidumbre de que las instituciones de los tres órdenes de gobierno están trabajando por ellos y para ellos”, informó Luis Emilio Salas Candelaria, coordinador de la Policía Federal en Baja California Sur.

Ha sido notoria la presencia de miembros de la delincuencia en diferentes bares y centros nocturnos, ante esas denuncias, fuerzas de inteligencia han sido dispersas para revisar los incidentes, con el fin de inhibir la presencia de grupos criminales y que pudieran afectar a los visitantes.

“La división de terrenos, al menos como se ha logrado detener la violencia, es crear también un cerco entre ambas células delictivas de CJNG y Sinaloa, el cerco comprende recorridos de la vía carretera San José-Cabo San Lucas y mantener estrecha vigilancia, los elementos de confianza que se han dispuesto para la operación destaca la Marina, nosotros como (Policía) Federal, Ejército, un Grupo de Reacción del Estado y desde luego Fuerzas Especiales de la Municipal”, informó el agente.

Acorde con las Fuerzas federales, el terreno caliente sigue siendo San José del Cabo, “donde siguen circulando en las avenidas, de acuerdo a las denuncias que hemos recibido, es importante que lo denuncien”, agregó.

Principalmente unidades inscritas en la Asociación de Protección a los Mexicanos (Anapromex), han sido identificadas como posibles agresores, quienes continuamente persiguen vehículos y, según refieren oficiales, pudieran confundir a los denominados contras.

De ahí que surja preocupación, sobre todo por los más de 50 mil turistas que a diario caminan por las calles de Los Cabos. “En BCS, en Los Cabos principalmente, el Gobierno de la República, preocupado y ocupado por brindar seguridad a la ciudadanía, los turistas nacionales y extranjeros, con seis divisiones están realizando un gran trabajo en la entidad a través del ‘Operativo Titán’, estarán activos y presentes para generar la situación de tranquilidad y establecer estrategias de acompañamiento cuando se circulen por las vías federales, por los puertos y aeropuertos, y por supuesto también en la recepción del aeropuerto y la estancia aquí en Baja California Sur”, informó Ricardo Millán Bueno, delegado regional de la Secretaría de Gobernación.

La información que ha dado en el clavo es que, tras los hechos violentos, denominar a Los Cabos como “la ciudad más peligrosa del mundo” les preocupa por el nivel económico que genera en temporada spring break. El resultado es de más de 20 millones de dólares, que en pesos, serían 350 millones de pesos diarios para prestadores de servicios turísticos, desde taxistas, hoteleros, restauranteros, entre otros.

Sin embargo, se han dejado de lado los alrededores de San José, las rancherías y sobre todo La Paz y Comondú,  donde se siguen registrando actos sangrientos.

 

LA OTRA CARA DE LOS CABOS

Mientras una parte está a la expectativa en cuanto a proteger a las personas que visitan, otros disfrutan de 24 horas de diversión, que es el monstruo económico que significa Los Cabos para Baja California Sur y México.

En restaurantes, bares y centros nocturnos, reinan la alegría, las drogas y el alcohol, en spring break todo se vale, y no es que Los Cabos sea un destino de perdición, menos aún destino de vicio, sino que los jóvenes buscan destramparse y disfrutar de unas alocadas vacaciones.

La Paz sigue con alta presencia de hechos violentos, las cifras promedian un muerto cada tercer día.

“Nosotros simplemente atendemos a los comensales, cada quien viene y le damos el mejor servicio, no falta aquel que te pide el chupito, como le dicen al tequila, a la cerveza y así, pero también los que sacan su pipa con marihuana o buscan adquirir esa clase de sustancias; obviamente aquí no está permitido y les pedimos de la manera más atenta que la guarden o se retiren del lugar, pero ellos buscan divertirse de muchas maneras y nosotros les damos el servicio de restaurant, el resto lo hacen en las calles”, comentó a ZETA el mesero de un restaurante de la zona de playa.

“A final de cuentas es spring break y normalmente se nos abarrota el lugar, hablando específicamente en el restaurant, se ha sentido menos gente y menos la presión de tanta gente, pero ha sido una muy buena temporada, hemos estado recibiendo aproximadamente 5 mil, 6 mil personas a la semana y ha estado muy bien.  Como ‘la ciudad más peligrosa del mundo’ está bastante divertido, la verdad”, externó Garrit Araoz Wilker, gerente de restaurante Mango Deck.

Pese a las alertas emitidas por el Departamento de Estado de Estados Unidos y la presencia del Consulado y la Embajada de aquel país, los turistas no dejan de llegar y en gran proporción, algunos lo han denominado como el rincón preferido de Baja California Sur.

“Los Cabos demuestra por sí solo que es un potencial turístico a nivel internacional, el principal pueblo turístico del pacífico mexicano y uno de los principales en todo el país”, aseguró Alberto González, secretario general del Ayuntamiento de Los Cabos.

El pronóstico es similar al del año pasado, fiesta durante el día y la noche, con una afluencia importante, jóvenes que vinieron a olvidarse de sus estados.

“Definitivamente no está lejos Los Ángeles, me encanta, está junto a la playa, es hermoso;  las fiestas son sorprendentes, los hoteles son sorprendentes, me encanta”, apuntó Albury, turista.

“La dinámica es que todo mundo se vino a divertir, en spring break y en todos los pasados y los que vienen, se van a divertir, y hacemos lo mismo con la gente, divertirnos con ellos. Vienen a echar traguitos, tequila y cerveza, eso es lo que hacen ellos, divertirse, real y sanamente”, afirmó Armando Di Giorno, bartender del restaurante.

Quedan dos semanas de ardua labor en Los Cabos, han dejado de tener temporada baja para mantenerse activos y esperan que la situación de seguridad siga actualmente, o aún mejor, cese por completo la lucha ente cárteles de la droga.

 

LA PAZ, VIOLENTA

En lo que va de 2018, La Paz sigue encabezando la lista de homicidios dolosos en la entidad, con 37 personas ejecutadas del 1 de enero hasta los primeros veinte días de marzo. La situación apunta a que la ola sangrienta se pueda disparar y las autoridades estén más concentradas en el municipio del sur, “La Paz está al 100%, al menos aquí en ocupación hotelera, tenemos muy buena expectativa con la visita de turistas nacionales, hay un pequeño inconveniente con el Malecón, pero nada grave. Se dijo una mala noticia, pero hasta el momento no hemos tenido afectación alguna, siguen llegando nacionales a la Capital del Estado”, reveló Eduardo Herrera, presidente de la Asociación de Empresas Hoteleras y Turísticas de La Paz.

Aunque existe una buena ocupación hotelera en la Capital, hay incertidumbre por los hechos violentos, pues en Los Cabos se ha concentrado la mayor parte de fuerzas de seguridad de los tres niveles de gobierno, hay un blindaje para proteger la zona turística, mientras siguen los hechos de bala; el promedio es de uno cada tercer día.

Sin embargo, se siguen registrando levantones, el último, la noche del miércoles 21 de marzo en las calles Chichén Itzá y Valentín Gómez Farías. Un testigo infomó: “Vi a personas armadas que subían a una persona, no se veía bien cómo era, la subieron a la fuerza a una camioneta oscura”.

Posteriormente arribaron las unidades y se concentraron en el sitio, una mala estrategia que sigue fallando o que realizan para dar tiempo a los malhechores.

“Si me preguntan cómo está el sector restaurantero de La Paz, te puedo decir que más tranquilos, pero siguen con preocupación por los hechos que siguen presentándose, a estas alturas estamos dando mayores recorridos en sus negocios para que sientan menos presión, pero a la vez los hechos se registran a los alrededores, fuera de la zona comercial”, detalló Carlos “O”, agente municipal adscrito al Mando Mixto.

Nadie ha quedado exento de participar con miembros de la delincuencia organizada, La Paz sigue contando con miembros externos, que no quedaron a gusto y se ‘independizaron’.

Equipos de reacción, antidrogas, binomios caninos, de atención al turista y protección, son parte de las células de resguardo y blindaje que estarán operando en Los Cabos.

De alguna u otra manera se han estado moviendo delincuentes que siguen operando en grupos pequeños de quien mayormente tiene la plaza; es sabido por los oficiales que ha habido operaciones en las que han participado en investigaciones, pero alguien indica que “están cerca”, pero mientras los hechos aluden una guerra que sigue presente, la confianza en esas indagatorias es nula.

A las 9:40 pm del 19 de marzo,  vecinos de la colonia Infonavit en La Paz escucharon al menos 15 detonaciones de arma de fuego y encontraron a un joven tendido en el suelo, con múltiples heridas. El occiso respondía al nombre de Miguel Ángel Maldonado Murillo, a su costado había unas llaves tiradas y un vehículo Dodge Vision color blanco.

“Se trataba de un conductor de Uber, estábamos revisando precisamente su inclusión en la línea de investigación y aquí hay de tres: era distribuidor de estupefacientes, que algunos familiares afirmaron que no; era un halcón; o bien, que es la que más se acerca, pudiera estar vinculado con el transporte a algunos narcomenudistas”, informó un agente de investigación vinculado al Grupo de Coordinación de Seguridad Pública.

Los acontecimientos siguen a la orden del día, la instrucción es proteger Los Cabos, pero si las investigaciones no rinden frutos en la Capital, es muy probable que los hechos sangrientos de nuevo brinquen al sur de BCS y ahora sí ponga entre los más violentos al destino turístico con una nueva oleada de “limpia” criminal. Frenar la violencia en La Paz, será crucial para prevenir los hechos en todo el Estado.

De esta manera se ataca desde el centro y se podría empujar y orillar a delincuentes a salir, o bien, ser detenidos.

El blindaje en Los Cabos ha funcionado, pero en la Capital, donde hay un muerto cada tercer día sicarios atacan a su gusto, por lo cual ciudadanos solicitaron a ZETA exigir a las autoridades mayor presencia y trabajo

La petición de empresarios de Los Cabos, es que los elementos fuertemente armados sean sacados de la zona turística y colocados en puntos estratégicos para blindar la zona y no dar percepción de inseguridad a los turistas; la zona hotelera y turística se encuentra “limpia” de hechos violentos, al menos así la han tratado de mantener en el periodo vacacional más importante para el destino, vigilado por cielo, mar y tierra.

Aunado al 100% de ocupación hotelera de Los Cabos, tanto La Paz como  Loreto esperan un repunte adicional durante los días santos, habrá agentes infiltrados entre los vacacionistas para evitar una imagen de inseguridad.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio