Va por 100 criminales de tres cárteles

Foto: Jorge Dueñes
 
Edición Impresa y Lunes, 5 Febrero, 2018 12:00 PM

Mientras supervisa una de las unidades de sección militar, que destacados en la II Zona y dentro de la Operación Invierno Seguro, se instalan en cada una de las delegaciones de la ciudad para patrullar la zona y combatir el crimen en coordinación con autoridades federales y del Estado, el General Comandante de la II Zona Militar, Enrique Martínez, explicó cómo se ha dado la atomización de los cárteles, a quiénes persiguen, cómo ha repuntado la drogadicción y cómo desde la legalización de la marihuana en Estados Unidos, en Baja California se trafica más droga “dura”: fentanilo, heroína, cocaína y metanfetamina. También, a detalle, las operaciones del Ejército

 

El tráfico de drogas en Baja California está cambiando.

Los cárteles trasiegan más droga por mar y carretera que por aire.

Y son distintas las sustancias ilícitas que trafican, particularmente desde la legalización del consumo recreacional de la marihuana en varias entidades de Estados Unidos.

Evidenciando que la legalización de una droga no significa el fin del narcotráfico o de la insana guerra que estos libran, ante la baja en la comercialización de la marihuana, a esta frontera llegan más drogas sintéticas.

Hace unas semanas en Ensenada, elementos del Ejército Mexicano confiscaron 414 kilos de metanfetamina, 45.5 kilos de fentanilo, 39 kilogramos de cocaína y ocho kilos de heroína.

La marihuana, evidentemente, ya no es el negocio.

En otro decomiso, también por parte de soldados destacados en la II Zona Militar, decomisaron 391 kilos de metanfetamina, 83 kilos de cocaína, un kilo de heroína y un kilo de fentanilo. Días después, en El Chinero, allá por el área de San Felipe, otro decomiso: 319 kilos de metanfetamina, 10 kilos de fentanilo, 2.3 kilos de heroína y 2 mil 132 dosis de una sustancia que aún se desconoce cuál droga es.

En una camioneta sport para cuatro pasajeros, los soldados en el punto de revisión de El Centinela localizaron 50 kilogramos de metanfetamina en la llanta de refacción.

La realidad, explica el General Comandante de la II Zona Militar, Enrique Martínez, es que en Baja California hay un serio problema de drogadicción.

Efectivamente, una queja es la constante en las colonias de Baja California, refiere el General Enrique Martínez: “En las colonias ahorita el número de denuncias es del consumo de drogas, de gente que vende droga, que la distribuye, los picaderos famosos, las tienditas, y algunas personas que se dedican a eso. Ahorita que estamos desplegados, tienen más interacción con la gente, pero las denuncias van en ese sentido.

“De los cinco municipios lamentablemente en todos se venden droga, de acuerdo al número de población, ahí más o menos. A mí me llama la atención que por ejemplo en San Quintín, San Vicente o esas zonas agrícolas tienen mucha gente Triqui que ‘ahí venden droga’, entonces, cómo es posible que detuvimos unas personas con mil dosis, y era martes, se puede decir que apenas le estaban dando, y el jueves lo vuelven a refaccionar. Entonces, sí hay un consumo fuerte de droga. Ese consumo de droga creo que es la piedra angular de todo este problema, si hay un consumo de drogas fuerte, pues hay muchos vendedores de droga, y sí, hay una pugna entre diversas facciones o cárteles que quieren encargarse de ese negocio que es bastante redituable”.

Mientras supervisa las unidades de sección conformadas por 30 elementos del Ejército Mexicano apostados en cada una de las delegaciones de Tijuana, el General Martínez reflexiona sobre el nuevo comportamiento del narcotráfico en México: “Es un fenómeno que pasó en todo el país, la atomización de los cárteles, aquí hay tres, pero dentro de los tres hay diferentes facciones, ‘son de Sinaloa, pero son de fulano de tal, que estos son de Jalisco pero estos son de ellos, estos de los Arellano asociados con Jalisco’, y lamentablemente, cuando hay una detención, saltan varios que quieren ser líderes de esa facción y empiezan otra vez las pugnas. Y definitivamente hay que seguir aplicando la Ley, no hay más, que si sale uno, sigue otro, y seguirlos apresando y aplicarles la Ley”.

En ese sentido, en coordinación con instituciones del Estado y de la Federación, en la II Zona Militar han trazado un plan: “Es apoyo a la seguridad pública para reducir los índices, hay una mesa de inteligencia que determina quiénes son los líderes que están provocando esta ola de violencia y se trabaja con las autoridades a que salgan las órdenes de aprehensión y se vayan procurando”.

Explicó:

“No hemos dejado de pensar en aquellos como ‘La Rana’, pero no están en Baja California. Lo que se pidió fue que detectáramos en las colonias quiénes están operando para esas personas, y esos son (por los que van). Y pues buscando ahora sí que se obsequien esas órdenes de aprehensión.

“Estamos hablando de los principales objetivos en Mexicali, Tijuana y Ensenada; estamos hablando de cien personas, más o menos. Hay desde operadores, que en una colonia sabemos que es el que mueve todo, hasta el que es jefe de esa demarcación o de esa zona. Órdenes de aprehensión donde más hay, si no me equivoco, fue en Mexicali, no debemos tener más de veinte órdenes de aprehensión, no ha habido elementos del juicio que permitan a la autoridad, a pesar de que hay el compromiso de ellos”.

El patrullaje del Ejército en el Estado lo hacen 900 elementos, recientemente arribaron más de 300 para reforzar Tijuana, donde las unidades de sección se ubican por delegaciones, además, refiere el General, “tenemos en todas las garitas, tenemos cuatro fuerzas de reacción: una en Ensenada, una en Tijuana, una en Mexicali y una en San Quintín; son cinco fuerzas, y una en San Felipe. Donde hay una unidad, siempre tenemos personal disponible para salir a realizar desde la aplicación del Plan DN-III hasta operaciones para reducir la violencia, o atender alguna queja ciudadana o reforzar a la autoridad.

“Las cinco Bases de Operaciones Mixtas que están en los diferentes municipios, tenemos quince destacamentos de seguridad que van desde todas las garitas, hay personal militar, son instalaciones estratégicas; tenemos en la planta de Pemex, en Mexicali. En todos los aeropuertos. Tenemos cinco puestos militares de seguridad, que son los que ustedes conocen como retenes: El Centinela, El Ajusco, Ojos Negros, El Rosario, San Agustín y Popotla. Y El Chinero, también. Popotla es una Base de Operación Móvil, El Chinero en Mexicali, está el puerto de San Felipe…”.

Y con la inversión del Gobierno del Estado, 30 millones de pesos que provienen del Fideicomiso Público de Administración de Fondos de Inversión del Tramo Carretero Centinela-Rumorosa (Fiarum), de las cuotas que pagan quienes transitan por La Rumorosa, se modernizará el punto de inspección de El Centinela en la salida de Mexicali, “se le van a hacer instalaciones más modernas, no modernas en cuanto a tecnología, sino dignas para que la gente que llega la pueda revisar más eficientemente, para empezar una sombra ahí grande para que la gente que llega y se baje no esté a las inclemencias del tiempo. Se va a hacer una sala de espera para todos los que llegan de autobús, y un dormitorio para el personal, para mejorarle sus condiciones de habitabilidad, que están permanentemente ahí”.

La modernización comenzó el 22 de diciembre de 2017 y constará de dos etapas, la primera a concluir en abril, que es techumbre y ampliación de carriles de revisión, y para noviembre de 2018, se terminará la sala de espera y los dormitorios para el personal militar.

En tanto, para vigilar el espacio aéreo, el Ejército cuenta con dos helicópteros en la II Región Militar y un escuadrón aéreo.

“Parte de las operaciones importantes que tenemos, es un despliegue, el despliegue general también responde a las operaciones de intercepción aérea, se puede decir que se han erradicado del Estado, pero sí hemos tenido, principalmente el año pasado que tuvimos once avionetas que se aseguraron con carga, y luego aseguramos cinco cargas que habían bajado y no se puedo asegurar la avioneta, y donde ellos prefirieron ya no usar ese tradicional método de transporte hacia el Estado. Los problemas, vaya, en Mexicali, que se junta mucho con toda la zona de San Luis Río Colorado, esa parte del Valle de Santa Clara, la zona de Ojos Negros y Valle de la Trinidad eran los principales”, detalló el General.

La disminución de los ilícitos aterrizajes de aeronaves cargadas de droga también se dio en Ojos Negros y el Valle de la Trinidad, donde de un año a otro, con la inspección militar, se ha reducido en un 90 por ciento el trasiego de droga por esa vía y en esa zona. Los criminales también cambiaron la estrategia ante la operación militar:

“Ellos empezaron a modificar su patrón. Teníamos aseguramientos en el día y de repente todos eran en la noche, pero como contamos con medios de intercepción, que ahí se ve un helicóptero que tenemos permanente en San Felipe con dos aviones, que usamos para intercepción y otro escuadrón de aviones en Ensenada, con eso hacemos la intercepción en la costa. Entonces, todo lo que es Valle de Trinidad, Ojos Negros, toda esa zona, efectivamente dejaron de caer”.

Y no se trata de la eliminación de pistas clandestinas, de hecho el General Enrique Martínez comenta que habiendo tanta planicie en la geografía de Baja California, e importantes vías de comunicación, las mismas son utilizadas como pistas de aterrizaje: “Detectamos entre los aseguramientos que usan desde la carretera principal como forma de aterrizaje hasta caminos a entradas a ranchos hasta zonas planas del Estado. Yo ya les había enseñado unas fotos, ‘bueno cómo bajo aquí’, si el camino principal de terracería comúnmente viene en esta zona, sí, y bajó en otro lado de un barbecho. Pues es lo que les ayuda, les facilita las zonas planas. Esta operación no la hemos podido dejar, les digo que tenemos helicópteros, tenemos dos aviones”.

De las herramientas para combatirlos, expuso:

“Tenemos dos helicópteros aquí en la Región, que cuando uno desde Hermosillo, Puerto Peñasco, lo vamos modificando, y otro entre Ensenada y San Felipe, que también es el que nos ayuda para la intercepción.

“Tenemos un escuadrón de aviones, y el despliegue de dos en Puerto Peñasco, dos en San Felipe también para la intercepción. Estos son antecedentes de lo que se hizo el año pasado, se estableció igual que ahora, diversas operaciones para reforzar sobre todo en Tijuana, a la autoridad en lo que ellos capacitan a los policías. Se trata de una idea de otras partes. El año pasado se hicieron tres operaciones: Frontera Segura, que el nombre es lo de menos, y fue en febrero y marzo de 2017, se trabaja con autoridad, no trabajamos independientes, trabajamos con el Estado. Por ejemplo, las Bases de Operaciones Móviles que en un momento dado es un puesto de seguridad, nada más estar checando los militares el tráfico, impunemente a los maleantes”.

 

OPERACIONES ESPECIALES

Hace algunas semanas concluyó la Operación Frontera Segura, pero ha habido otras. “Tuvimos la Operación Ímpetu, que también tuvo sus resultados, todo esto fue el año pasado, del 17 de julio al 17 de agosto; la Operación Tucán, también tuvo detenidos, poco más de marihuana, esto debió ser entre septiembre y octubre”.

Actualmente se lleva a cabo la Operación Invierno Seguro que, informa el General Enrique Martínez, “va a durar dos meses, nosotros empezamos el 8 de enero y va a ser hasta el 8 de marzo, recibimos como apoyo a casi 400 personas de ciertas entidades y sumamos con la gente que aquí, que nos quedó de aquí de Tijuana, que no es mucha, y así hemos estado llevando las operaciones”.

Se realiza en Tijuana y por delegación, incluye una unidad de inspección con 30 elementos, “hay cuatro vehículos, 15 y 15 van patrullando la misma colonia, por si tenemos alguna denuncia poder abarcar más”. Algunos de esos grupos son de Infantería, otros de Caballería.

A la fecha, con Invierno Seguro ha habido los siguientes resultados:

“37 detenidos, 14 por faltas administrativas, 348 por dosis marihuana, 20 por cocaína, dosis de diferentes drogas, una de malaria, siete armas cortas, dos cargadores 53 cartuchos, 14 vehículos asegurados y vehículos con reporte de robo asegurados. Aquí lo principal es que están en las colonias, por ejemplo, en El Pípila tenemos una base de operaciones y ahí está atendiendo. Tenemos conocimiento de quiénes denuncian, pero normalmente ellos consultan. Gente que roba hasta para hacer eso, ‘oiga, se robaron tubos…’”.

De hecho en comparación con 2016, en 2017 el Ejército realizó más aseguramientos de droga: “Hubo más decomisos de drogas duras, de drogas de diseño, metanfetaminas, cristal, eso es lo que hubo más, decomiso y avionetas. Tuvimos más plantíos destruidos de amapola y de marihuana, y esas son las diferencias principales”.

Y a pesar que Baja California no es una región productora de drogas, sí registraron un aumento en sembradíos descubiertos:

“Hubo un incremento de los plantíos de amapola, sigue habiendo plantíos de marihuana, no en grandes cantidades, pero sigue habiendo, tampoco en grandes extensiones”.

Los decomisos de drogas “duras”, insistió, se incrementaron a partir de la legalización de la marihuana en varios estados de la Unión Americana. Además, por las condiciones geográficas del Estado: “Tenemos una península muy grande. Tenemos dos líneas de análisis, sobre todo, una cubre nuestros radares hasta el Paralelo, entonces esa es una opción. La otra, por mar. Por los aseguramientos que tuvimos el año pasado, muchos, sobre todo ahí en Ensenada, desde Punta China, muchos lugares pequeños, si recuerdan hasta en Rosarito hubo aseguramientos, y tenemos mil millas, o más de mil millas de litorales, y por los dos lados”.

En los puntos de revisión, por ejemplo en El Centinela, los soldados cuentan con tecnología especializada para la intercepción de droga en compartimentos ocultos o dobles fondos, “tenemos ahí un aparato de Rayos X donde se observa cuando hacen modificaciones para ocultar paquetes; la Policía Federal tiene una de Rayos Gamma, que ese es para el transporte pesado. Encontramos 50 kilos de metanfetamina en las llantas. Hay gente que luego la mete a los bastidores de las puertas, ya ve que está hueca, con el ZBV sale perfectamente”.

Se refiere al Z Backscatter® Van, mejor conocido como ZBV, cuya descripción en la página de internet aparece así: “Es el sistema de inspección de vehículos y de carga más cómodo, versátil y efectivo del mercado. Además de la tecnología Z Backscatter, creada y perfeccionada por AS&E, ZBV con la opción Tx-View ofrece detección mejorada de amenazas metálicas al proporcionar imágenes de transmisión de doble energía de los vehículos y la carga analizada. Las imágenes de Z Backscatter de fácil lectura revelan de forma rápida y clara amenazas como explosivos, sustancias, divisas y artículos de fraude comercial como alcohol y cigarros”.

 

LAS PUGNAS

En los últimos meses, los actos de violencia han ocurrido con mayor frecuencia en el municipio de Ensenada. Esto tiene que ver con el movimiento de los cárteles de una zona a otra, dependiendo la inspección que por parte de las autoridades suceda. Por ejemplo, el General dijo que los jefes de célula de los cárteles Arellano, Jalisco y de Sinaloa, no se encuentran en Baja California porque han sido denunciados de manera constante. Sus nombres y sus caras son tan visibles, que debieron salir de la región.

En el puerto ocurre -a proporción- lo mismo:

“En Ensenada es la pugna igual, si mal no recuerdan, hubo varias facciones, varias detenciones, y de repente, una facción que trabajaba para Sinaloa, pues ‘ahora yo soy Jalisco’, la famosa ‘Señora Acero’, entonces se pelean. Yo creo que Ensenada, más que la venta de droga, que sí hay, y hay en las comunidades de Maneadero y todas esas, San Vicente -nos platican los líderes-, tanto de los trabajadores como de los patrones, como que los jóvenes ahora, tenemos cinco mil Triquis ahí, o cinco mil gentes de población que ya vive ahí prácticamente, en la tarde no tienen nada que hacer, se la pasan desde vandalizando carros, casas, roban, y consumiendo. Hemos buscado con ellos un acercamiento con programas de prevención para el consumo, pero también se quiere, porque se ha buscado, independientemente de los recorridos y estar tratando de disuadir, hacer campañas sociales.

“Por ejemplo en Vicente Guerrero tenemos un predio que estamos ocupando solo con una base en operaciones esporádicas, porque es un terreno grande, que nos piden hacer una cancha de futbol, primero que de basquetbol, pero determinamos que fuera de futbol y de basquetbol y que se le permita a los niños ir. Nos pasan cosas muy curiosas que ustedes no saben. ‘Oiga, ¿y ustedes pueden poner el material para que se haga la obra?’, oiga, pues convoque a la comunidad al municipio, busquen. Y luego, ‘Póngannos instructores para que vaya el militar’… Oiga no, yo no tengo instructor, yo tengo soldados”.

Total, “pusimos dos, una que tenemos en Popotla y otra la pusimos en la salida del Bulevar 2000”.

Rosarito es otro municipio conflictuado por el narcomenudeo, que cuenta con dos puntos de inspección militar: “Ahí tenemos la de Popotla ya históricamente, es la que va a atender los problemas de la población en Rosarito, y pusimos una a la salida del Bulevar 2000, nos están prestando un local en Rosarito para que ahí los asimilemos a todo lo que es el Bulevar 2000, en esa parte Norte y Este de Rosarito”.

 

COORDINACIÓN REQUIERE ACELERAR EL PASO

Ciertamente en Baja California las corporaciones policíacas civiles no han atravesado por una real depuración en muchos años, aun cuando ha habido bajas por mal desempeño, por denuncias, por haber sido detenidos los oficiales in fraganti o porque no aprobaron los exámenes de Control, Evaluación y Confianza; una campaña de depuración no se ha encabezado desde la entrada del gobierno de Francisco Vega de Lamadrid.

Sin embargo, son las corporaciones y las instituciones con las que ha de trabajar en coordinación el Ejército.

“Hemos trabajado el Grupo Coordinación, se presentó, hubo una reunión en Tecate y se presentaron algunos avances, se hablaron números, pero la verdad, necesitamos acelerar ese paso, fue lo que se dijo, ‘okey, vamos en avance’ sobre todo en depuración, en exámenes de confianza, en reclutamiento vamos bajos, y en equipamiento.

“Ha habido un avance, pero ha sido marginal, se espera que podamos atender toda esta situación, pues vamos bajos, sabemos que no se hace de un día para otro, ya lo hemos hablado, un policía no se entrena de un día para otro, se necesita para iniciar una capacitación básica, para poder cuidar un crucero, pero ya capacitarlos para el resto de las actividades ya lleva más tiempo. Entonces, vamos a seguir insistiendo, por ahí quedamos en hacer un equipo multidisciplinario con la Secretaría de Seguridad Pública y nosotros vamos a ir a cada municipio aprovechando el canje de armas que se hace cada seis meses con las corporaciones e ir a checar todas esas partes, ellos tienen que ponerles especial atención, en ese sentido yo voy a entrevistarme con todo los presidentes municipales y Secretaría de Seguridad Pública y ver esos problemas ya en cortito; esos problemas específicos que nos estén causando alguna detención de las acciones.

“Como les digo, el Grupo Coordinación, en forma general, por toda Tijuana y Mexicali, Tecate, nos dicen que tienen la mejor disposición, han asignado como Tijuana ha asignado recursos, pero esto no se da de un día para otro, ni el policía se hace de un día para otro, lo que queremos es no dejar esas acciones y coordinar con ellos qué más se puede hacer. Mexicali ha estado muy activa en cuanto a comité de defensa, vecinales”, indicó.

En efecto, los ciudadanos se han organizado en los municipios para cuidar sus zonas de residencia ante la escasez de policías para patrullar las ciudades. Particularmente en el caso de Mexicali, el General mencionó:

“El año pasado, por octubre, noviembre, decía al presidente municipal, volvemos a lo mismo, necesitamos información para atacar a aquellos puntos donde hay más vulnerabilidad. Yo como militar informado es difícil que alguien se acerque por temor a que lo estén viendo que está denunciando, o que vengan, a veces se hace por los medios, pero hay cierto escepticismo; entonces les digo, ustedes tienen los comités, a todas las gentes en las bases, las delegaciones y colonias, hágannos llegar la información, y ahí empiezan a organizarse, el esfuerzo de proponerse”.

 

LOS CÁRTELES

Después de la narcoguerra que de 2007 a 2010 sostuvieron los cárteles Arellano Félix y de Sinaloa, en Baja California también se modificó el organigrama criminal. Hoy día, información oficial da cuenta de la participación delincuencial de tres cárteles: Arellano, Jalisco Nueva Generación y Sinaloa. Aun cuando los cabecillas no están radicados de manera permanente en esta entidad, sus células criminales funcionan con mando a distancia.

Aun así, para el General Enrique Martínez la organización criminal más notoria es una: “Ahorita sigue predominando, lo que yo tengo entendido, el Cártel Sinaloa, pero juntándose el Cártel de Tijuana con el Cártel Jalisco, pues hacen una fuerza de 50 y 50…”.

Ante ello, “en la mesa de inteligencia estamos buscando quiénes son los principales generadores de violencia e intercambiar información, para que ellos sean ahora sí los que ejerzan los arrestos. Hay una mesa de judicialización que depende de la PGR donde coordina con el Estado para sacar las órdenes de aprensión; tenemos pendiente el compromiso de ir con Seguridad Nacional, hemos complementado órdenes de aprehensión de delincuentes no tan peligrosos como los que nos están generando problemas”.

Y van por más.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio