No hacen falta desfiles militares en los Estados Unidos 

Foto: Internet/México no pagará por el muro
 
Opinionez Lunes, 19 Febrero, 2018 12:00 PM

Es fácil distraerse hoy en día con la política estadounidense. Existen muchísimos potenciales objetivos de atención: el señor Trump sigue jugando con los “Dreamers”, su jefe de gabinete, John Kelly, llamó a Rob Porter -quien golpeó a sus exesposas-, un “hombre de honor” (Porter solo tiene cuarenta años y, por lo visto, se casa seguido;  actualmente está saliendo con un exmodelo, ¡qué es una de personas de confianza del señor Trump!). El Presidente de los Estados Unidos ha cerrado el Gobierno Federal dos veces al tiempo que el déficit presupuestado ha explotado; esta pérdida debería estar a la baja, ya que la economía se está desempeñando bien.

La relación de los Estados Unidos con México es un desastre. Sin una política coherente para promover, Trump sigue contando con el embajador de Barack Obama en la Ciudad de México. Aun con las mejores intenciones del mundo, lo único que puede hacer la señora Jacobson es tararear tranquilamente a sus colegas mexicanos, mientras que la casa de las relaciones estadounidenses y mexicanas sigue quemándose. ¿Será que el TLCAN sobrevivirá? ¿Quién sabe? El negociador de Trump no tiene ni la habilidad, ni la visión para el futuro del acuerdo. Lo único que sabemos, por cierto en cuanto a las relaciones entre los dos países, es que México no pagará por el muro.

Entonces, ¿qué les debería de importar a los mexicanos cuando ven hacia el norte y se desesperan de las decisiones de su vecino estadounidense? Mucho de lo que hace Trump es pura falta de educación. Nuestra Casa Blanca ha tenido su cuota de pícaros y rufianes en el pasado. Trump se irá de la Casa Blanca pronto y mucho del daño que ha creado en la política se puede reversar, aunque el fin del TLCAN sería difícil para las relaciones entre los dos países, México y los Estados Unidos podrían sobrevivir al impacto económico de tal decisión.

 

* * *

 

Hace más de cien años, Porfirio Díaz declaró ante un medio internacional, una de sus frases más célebres: “Pobre México, tan lejos de Dios; tan cerca de Estados Unidos”. Su declaración fue sobre el costo de la tradición de militarismo estadounidense hacia México, el cual perdió más de la mitad de su territorio por agresiones estadounidenses. Pero con el tiempo, la política estadounidense llegó a ser más pacifista.

En este contexto, la dependencia del señor Trump de oficiales militares para ocupar posiciones políticas, no solamente rompe con la larga tradición del control civil en el ejército, sino que cambia la manera como los Estados Unidos ven el mundo. Se ha dicho que “cuando lo único que tienes es un martillo, todos los problemas que tienes, parecen ser clavos”. En otras palabras, profesionales de Seguridad tienden a ver todos los problemas como si fueran de seguridad. Con un oficial del Ejército, siendo el secretario de Defensa (tradicionalmente una posición para civiles); un general como el Consejero de Seguridad Nacional; y un general laborando como su jefe de gabinete, el señor Trump se ha rodeado de los conocedores de Seguridad y al mismo tiempo ha premiado al Ejército estadounidense con masivos e innecesarios aumentos de presupuesto en tiempo de paz. México que comparte miles de kilómetros de frontera con los Estados Unidos, debería preocuparse con el creciente énfasis de la Casa Blanca con respeto a la militarización de nuestra política y normas. La reciente noticia de que el señor Trump quiere un gran desfile en las calles de nuestra capital, es un signo más de algo que los estadounidenses y sus vecinos deberían preocuparse: los Estados Unidos no necesitan un desfile militar, tenemos que ser realistas, ¡los Estados Unidos no invadirán México!

Pero necesitamos una capital, un congreso y una Casa Blanca que entienda que la verdadera seguridad no viene del cañón de un arma, pero de una comunidad de vecinos cuya prosperidad compartida es la mejor garantía para la paz en el vecindario.

 

Andrew S.E. Erickson es un orgulloso ex residente de Tijuana, ex diplomático de los Estados Unidos, con Maestría del Colegio Nacional de Guerra, y un fuerte creyente de la importancia de las buenas relaciones entre mexicanos y estadounidenses.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio