Más spots no dan más votos

Foto: Internet
 
Opinionez Lunes, 5 Febrero, 2018 12:00 PM

“Lo que se dice y hace fuera del entorno mediático alcanza escasa o ninguna influencia,

se añade en esa apreciación apantallada por la pantalla”. Raúl Trejo Delabre, comunicólogo.

 

En el marco del proceso electoral 2012, en el programa Tercer Grado, Joaquín López Dóriga hacía ver que, efectivamente, quienes encabezaban las encuestas en el año 2000, el candidato priista Francisco Labastida Ochoa, y en 2006, Andrés Manuel López Obrador, por el PRD, no ganaron la elección presidencial.

En el marco del proceso electoral 2012, en el programa Tercer Grado, Joaquín López Dóriga hacía ver que, efectivamente, quienes encabezaban las encuestas en el año 2000, el candidato priista Francisco Labastida Ochoa, y en 2006, Andrés Manuel López Obrador, por el PRD, no ganaron la elección presidencial.

Las llamadas preferencias electorales, no indujeron ni significaron el triunfo –preanunciado– de sus candidatos punteros.

La influencia política de los medios de comunicación es relevante, pero no al grado de sustituir la voluntad ciudadana a la hora de elegir el día de las votaciones.

En México, Televisa y Televisión Azteca controlan el 96 % de las concesiones para televisión comercial. Pero cada vez más mexicanos tienen televisión de paga. Basta andar en la periferia de las ciudades y ranchos, y veremos antenas de disco, azules y rojas, aunque no se tenga lo indispensable para vivir.

El monopolio de los medios –se cree– conduce a suponer que la tv y la radio definen, casi automáticamente, la opinión y las decisiones políticas ciudadanas. Pero no es así.

Explica el comunicólogo Raúl Trejo Delabre, fundador de la revista Etcétera: “No hay una relación directa entre la atención que reciben en los medios y los votos que esos candidatos obtienen en las elecciones”.

En las campañas de 2006 el candidato del PRI, Roberto Madrazo, recibió el 36 % de todo el espacio para esos temas en los noticieros de televisión y alcanzó únicamente el 22% de la votación. Felipe Calderón del PAN y Andrés Manuel López Obrador del PRD, tuvieron 27.4% y 29% del espacio en noticieros y lograron votaciones superiores al 35%.

Gastar más en los medios no es garantía de triunfo para los partidos. En 2006 el PRI y el Partido Verde, invirtieron en alianza 642 millones de pesos en spots en radio y televisión. El PAN casi 627 millones. La coalición del PRD en respaldo de López Obrador invirtió 582 millones de pesos. El resultado electoral no tuvo relación directa con ese gasto.

En diciembre de 2011 y enero de 2012, la cobertura a las precampañas para que el PAN seleccionara a su candidato presidencial fue muy pareja. De 186 horas destinadas en noticieros de radio y tv a los aspirantes presidenciales, Creel recibió el 20 %, Cordero 19.8% y Vázquez Mota 19.5%. Peña Nieto, del PRI, tuvo el 21.8% de ese espacio y López Obrador, 18.9 %. La ganadora de la elección interna en Acción Nacional recibió 54% de los votos, muy por arriba de los otros precandidatos.

El comunicólogo y crítico de la comunicación, Dr. Raúl Trejo, hace ver en su ensayo “Los medios dolidos y la tiranía del spot” (Nexos, marzo de 2012), que las personas reaccionan de manera distinta ante los mensajes en los medios de comunicación… Toman decisiones electorales a partir de consideraciones diversas, más allá de lo que encuentran en los medios, no lo han entendido los políticos que en México se desviven para tener unos segundos de fama mediática”.

Los ciudadanos no son autómatas. En el proceso electoral del año 2000, quien sorprendió de manera admirable, fue la despreciada analista y encuestadora María de las Heras, quien tuvo la claridad técnica de demostrar que la elección la ganaría Vicente Fox con varios millones de votos. Claro, en México nunca le creyeron y menos publicaron sus fundadas y veraces encuestas. Tuvo que hacerlo en algún medio de Texas, USA. Los resultados le dieron la razón. Y lo mismo sucedió en 2006 en la apretada elección presidencial que dio el triunfo a Felipe Calderón.

No estará por demás afirmar con el Dr. Trejo Delabre, que los spots y las campañas mediáticas no definen absolutamente la voluntad ciudadana hacia determinado candidato presidencial. Ni la campaña negra contra el Presidente Calderón, ni todas las encuestas a favor del candidato del PRI, le otorgan la seguridad de ser el próximo Presidente de México.

La encuesta más importante es la que se aplica el día de las elecciones. Lo demás son meras elucubraciones, cavilaciones, conjeturas, preocupaciones de nicotina o cafeína. Los ciudadanos finalmente son los que irán a votar por millones. Su decisión será la que determine el destino político y social de México y sus estados.

Vea usted si no. Cada uno afirma haber ganado los debates. Pues si ni se transmiten por televisión normal. Y además algunos creen que ni a debate llegan. Es como un diálogo entre sordos. “Esa es la convicción de numerosos políticos, que comparten acríticamente una suerte de nuevo sentido común mimetizado al influjo mediático. El crecimiento de nuestras sociedades y el deterioro en la credibilidad de los partidos y de la política convencional han contribuido a reforzar la dependencia respecto de los medios electrónicos para persuadir a los ciudadanos”. (Dr. Raúl Trejo Delabre).

 

Germán Orozco Mora reside en Mexicali. Correo: saeta87@gmail.com

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio