La derrota de Gustavo

Fotos: Cristian Torres/Gina y Orduño
 
Cachanillaz Lunes, 19 Febrero, 2018 12:00 PM

Uno de los perdedores en la contienda interna del Partido Acción Nacional, fue el alcalde de Mexicali, Gustavo Sánchez Vásquez, toda vez que hizo diversas alianzas y puso a operar a su gente, pero no fue suficiente para hacer ganar a Francisco Javier Orduño Valdez en el Distrito 01, derrotado por David de la Rosa Anaya.

De la Rosa y Rodríguez

El presidente municipal confió la operación político-electoral interna en su secretario del Ayuntamiento, David López, pero fracasaron al perder por más de cien votos. Como se sabe, Sánchez busca posiciones que le ayuden a una eventual reelección o considerarse para la gubernatura del Estado, o inclusive ambas. Es decir, ser alcalde por dos años más y buscar la de seis años.

Sánchez pactó con el secretario general de Gobierno, Francisco Rueda, es por eso que al final, Orduño y la aspirante al Senado, Gina Cruz, andaban juntos. Sin embargo, no contaban con la operación de los tres diputados locales: José Félix Arango, Sergio Tolento y el propio hermano del aspirante, Andrés de la Rosa, coordinador de campaña de Jorge Ramos en Mexicali.

Por los rumbos de la Secretaría General de Gobierno andaban contentos con el triunfo de Gina Cruz, pero saben que la división del “Grupo Palaco” se agudizó: Félix Arango tiene una fracción que por cierto apoyó a María del Rosario Rodríguez, y por otro lado, a Rueda Gómez. Agréguele el tema estatal, donde se dice que la oficial mayor Loreto Quintero respaldó a Félix Arango y a su candidata, María del Rosario.

Aseguran que el secretario Rueda logró imponer a su esposa, pero con un desgaste muy fuerte, donde tendría que dejar el cargo que ostenta.

 

Vacantes

La ex regidora Brenda Castro Angulo aprovechó sus buenas relaciones con la diputada federal Nancy Sánchez Arredondo, para que le consiguiera un puesto en el Gobierno Federal, específicamente en el programa Prospera, donde cobra sin trabajar desde que salió de la pasada administración municipal, según informaron personas cercanas, lo que ha generado molestias entre algunos empleados.

Castro Angulo, quien acaba de terminar la preparatoria -donde tampoco se presentó durante el semestre- tuvo un problema con su hijo, quien en 2015, cuando era regidora, fue detenido en posesión de kilo y medio de marihuana.

En aquella ocasión, policías estatales los aprehendieron en la colonia Revolución para después trasladarlos a la Procuraduría General de la República, donde fueron liberados al día siguiente, sin cargos.

 

Miércoles Ciudadano

Juan Manuel Molina

Acudir al programa Miércoles Ciudadano es casi una burla para la población, ya que el propósito original se perdió. Resulta que en los últimos miércoles, funcionarios de segundo o tercer nivel apenas acuden a atender a los ciudadanos, obvio, al alcalde ya ni se aparece por los pasillos del Ayuntamiento por el temor que les tiene a las manifestaciones. El 14 de febrero se salvó de que el Frente Cívico Mexicalense terminara lanzando huevos al edificio de gobierno, luego de realizar una reunión de urgencia.

El tema se calienta debido a la que empresarios del autotransporte exigen un incremento a la tarifa de hasta 30 por ciento al transporte público. A petición del entonces regidor Job Montoya, el último aumento -en tiempos de Jaime Díaz- se tuvo que votar de manera secreta para evitar las críticas hacia los integrantes del Cabildo.

 

Grupo Melo

En Mexicali, Grupo Constructora Melo también se encuentra en el ojo del huracán. La compañía es la responsable del fraccionamiento Mediterráneo, entre Lázaro Cárdenas y Colonia Hidalgo, donde residentes acusan a la empresa de no hacer nada para evitar la invasión de cientos de viviendas tomadas por grupos de “paracaidistas”.

Juan Manuel Molina, representante legal del comité de vecinos, señaló que exigieron a la constructora interponer una denuncia por despojo, pero tienen un año sin acudir a la Procuraduría General de Justicia del Estado para solventar algunos errores en la integración de la demanda.

Los interesados refieren que de las 400 casas, por lo menos 100 fueron invadidas por personas problemáticas, lo que se ha resentido en la forma de vida de sus habitantes. Aún peor, el fraccionamiento ni siquiera ha sido entregado por la constructora al Ayuntamiento, por lo que los propietarios han tenido dificultades incluso para escriturar sus viviendas.

De manera irregular, la constructora logró que la donación que deben entregar al Ayuntamiento fuera desincorporada y vendida para poder construir más casas; en el mismo procedimiento estaban un terreno estatal para la edificación de escuelas, cuando el anterior comité interpuso un amparo y desistieron de momento.

La exigencia de los residentes es que, como primer interesado, Grupo Melo atienda y recupere las viviendas que le pertenecen, para posteriormente regularizar y entregar el fraccionamiento al Ayuntamiento de Mexicali.

Dentro de los propios invasores, señalan que hay agentes de la Policía Federal.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio