Entendiendo la sexualidad

Foto: Interent
 
Opinionez Lunes, 12 Febrero, 2018 12:00 PM

Conzultoría Matrimonial y Familiar

 

 

 

Llevo bastantes años hablando sobre sexualidad, en algunos casos aportando ideas, tratando temas educacionales sobre la misma o simplemente reiterando la poco educación/conocimiento sexual que tenemos los mexicanos, situación que no ha cambiado mucho a pesar de tantas revistas y libros que tratan sobre el tema. Desafortunadamente, muchos medios no tratan la sexualidad desde un enfoque educativo o de orientación, sino que la consideran más como práctica sexual, explotando el aspecto erótico, como pornográfico en algunos casos, digo se vale y no por ello se desmerece lo que se ofrece, pero sin desvirtuar la misma, ya que no es lo mismo sexualidad que sexo. En fin, continuemos.

La sexualidad es la esencia de nuestra vida, puesto que está presente en todos los aspectos de nuestra vida, claro está que la misma se manifiesta en diferentes maneras; no es lo mismo en la presencia de un bebé (Sigmund Freud) que en un joven o un adulto, porque fundamentalmente en el bebé, las manifestaciones son por instinto y en los adultos por decisión, aun cuando se dan casos que se manifiestan por instinto.

La sexualidad nace con nosotros, es inherente al ser humano. El bebé al nacer ya es un ser sexuado y la primer reacción la sienten al comer y succionar los pechos de su madre y las caricias de ésta; el cuidado de su cuerpo, las palabras de amor hasta reaccionar cuando se le empieza a bañar y a sentir la agradable sensación que siente al tocarle su cuerpecito, serán entonces las primeras fuentes de placer que recibirá con las caricias, mimos y palabras, como también le causan placer y reaccionan los adultos ante las caricias y palabras de sus parejas.

Es por ello que la sexualidad no solo se circunscribe al placer físico en un encuentro de pareja sino al entorno emocional que se detona cuando se da afinidad, química y que permite la integración personal. Podemos entender también la sexualidad como la que remite al conjunto de relaciones que los individuos establecen entre sí y con el mundo por el hecho de ser sexuados. Es un concepto complejo, adecuado para hablar del tema sexual en los seres humanos. Actualmente, algunos incluso prefieren usar el término psicosexualidad para referirse a la sexualidad humana, pues con esta palabra se manifiesta la estrecha relación que tiene el sexo (un aspecto eminentemente corporal), con el pensamiento, las emociones, la inteligencia, la edad, el nivel de desarrollo, la personalidad, el equilibrio mental y los valores.

El sexo (el cuerpo sexuado) y la sexualidad van unidos, la constituyen desde que nacemos hasta que morimos. El cuerpo sexuado es, por tanto, el lugar donde la sexualidad reside y se hace posible. La sexualidad está íntimamente relacionada con el placer, la comunicación y el intercambio afectivo. Es algo que, según la Organización Mundial dela Salud, “nos motiva a buscar afecto, placer, ternura e intimidad”. Por lo tanto, debemos considerar que la sexualidad engloba una serie de condiciones culturales, sociales, anatómicas, fisiológicas, emocionales, afectivas y de conducta, relacionadas con el sexo que caracterizan de manera decisiva al ser humano en todas las fases de su desarrollo.

La sexualidad puede definirse en un sentido amplio, como una forma de comunicación humana y como una fuente de salud, placer y afectividad, y a veces incluso como fuente de preproducción. Comunicar nuestros gustos, necesidades, fantasías, nos acerca al otro y nos hace crecer a nosotros. Mejora también nuestra calidad de vida y nuestra salud. El derecho a informarnos, reflexionar acerca de ella y explorar nuestras posibilidades, debe ser ejercido y facilitado por la comunidad a lo largo de todo el proceso de vida. Si concientizamos nuestro sistema de valores sexuales y nos preguntamos acerca de él, y tal vez hasta lo replanteamos, comprenderemos que el ejercicio de la sexualidad es un derecho; decidir la planificación de nuestra familia desde la adolescencia, apropiándonos de la función reproductiva de la sexualidad, apropiarnos de nuestra vida, ser solidarios y respetuosos con la vida de los otros.

Como siempre, gracias a mis dos que tres lectores por sus comentarios y consultas al e-mail: bautista46@hotmail.com

 

El Licenciado Roberto Bautista reside en Tijuana, B.C.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio