El desafío de la coordinación

Foto: Cortesía
 
Edición Impresa Martes, 20 Febrero, 2018 12:00 PM

“Para hablar de cualquier agenda económica se debe primero hablar sobre la importancia de la seguridad y la estabilidad, el combate al terrorismo y la delincuencia organizada transnacional, incluyendo la trata y tráfico de personas, el lavado de dinero y el tráfico de drogas y armas”, expresó la embajadora estadounidense Roberta Jacobson en su visita a BCS. Por lo pronto, los esfuerzos de combate al crimen entre militares, fuerzas estatales y federales han generado la reducción de ejecuciones

“He sido testigo de cómo el Estado de Baja California Sur se ha convertido en un destino turístico de clase mundial, así como un motor económico regional, con cantidades récord de turistas disfrutando de la belleza inigualable de este lugar, de su hogar”, declaró Roberta Jacobson, embajadora de Estados Unidos en México, tras encabezar la reunión anual del Consejo de Asesoría de Seguridad en el Extranjero (OSAC, por sus siglas en inglés), celebrada en Los Cabos.

“Conocemos bien la importancia de trabajar juntos y de cerca para asegurarnos de que los turistas sigan llegando, para que rubros como el de la seguridad y del comercio claramente sean cada vez más importantes”, agregó la funcionaria norteamericana.

Tras el cierre de uno de los años más violentos para la entidad federativa,  2017 dejó -según datos abiertos de victimización en el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública- 738 personas ejecutadas, aunado a 45 muertes violentas suscitadas durante enero de 2018.

“Esto fue más que suficiente para el Gobierno de Estados Unidos, primero modifican la alerta de viaje a sus connacionales, indicando santo y seña donde existe riesgo para ellos, pero deja a Baja California Sur con cierto riesgo; luego se viene una serie de lineamientos y reforzamiento en destinos turísticos como Cancún (Quintana Roo) y Los Cabos, seguido a esto se viene la Embajada en su primera visita oficial de 2018. Creo que el gobierno mexicano y el sudcaliforniano aprendieron la lección, o al menos fueron obligados a entenderla”, expresó por su parte un especialista en delincuencia organizada consultado por ZETA.

Lo cierto es que las autoridades de Baja California Sur han logrado la disminución de la violencia generada por el crimen organizado en un 90 por ciento en comparación entre la primera y la segunda mitad de enero. A quince días de iniciar febrero, se contabilizaba solo a dos personas que perdieron la vida por disparos de arma de fuego y un narcomensaje que, acorde con fuerzas de inteligencia militar, se trata de un asunto “político-familiar”.

Gobernador de BCS, Carlos Mendoza Davis y Secretario de Marina, Vidal Francisco
Soberón confirmaron que habrá de triplicarse la presencia de efectivos para contener la ola de violencia que sacude a la entidad.

La embajadora Jacobson fue clara y precisa, además de enérgica en sus señalamientos, pues aclaró que antes de buscar el crecimiento económico se debe garantizar la armonía del destino para sus visitantes: “Para hablar de cualquier agenda económica se debe primero hablar sobre la importancia de la seguridad y la estabilidad, el combate al terrorismo y la delincuencia organizada transnacional, incluyendo la trata y tráfico de personas, el lavado de dinero y el tráfico de drogas y armas; también requiere de un trabajo y coordinación conjunta”.

Estudios desarrollados en materia de delincuencia organizada, de Semáforo Delictivo y del propio Consejo Ciudadano de Atención a Víctimas del Delito, refieren que el principal punto a erradicar es la venta de droga al menudeo y el tráfico de estupefacientes hacia Estados Unidos, pero ha surgido un nuevo factor que preocupa al país vecino: el comercio ilegal de armas.

Algo que celebró la Procuraduría General de Justicia en el Estado (PGJE) fue el aseguramiento de un arsenal en el fraccionamiento Juárez el 29 de enero, consistente en:

* Ocho armas largas tipo rifle

* Un arma corta tipo pistola calibre 45

* Un arma corta tipo pistola calibre 38 Súper

*  65 cargadores para armas largas abastecidos, algunos de estos de tipo disco

* Cuatro chalecos tácticos

* Un chaleco balístico

* Un dron color blanco, utilizado presuntamente para reconocimiento.

Según Daniel de la Rosa Anaya, procurador estatal, con este decomiso “se sacó fuerte armamento de las calles”.

En una reunión sostenida entre ZETA y la embajadora Roberta Jacobson, las coincidencias apuntaron a que se tendrá que redoblar el esfuerzo en el Mar de Cortés y el Pacífico mexicano, ya que todo el armamento que ingresa a la entidad, así como las drogas, llegan principalmente por agua, otra parte por aire y lo que alcanza a cruzar por carretera.

Fuerzas de seguridad vigilan de cerca los hechos que se registran, aunque disminuyeron las ejecuciones del crimen organizado, esperan que en cualquier momento se pueda incrementar la violencia

“Se tiene que generar una estructura de seguridad integral, donde todos participen y se pueda atacar a la delincuencia organizada desde todos los puntos al mismo tiempo”, planteó la canciller.

 

EMPRESARIOS EN LA LUCHA CONTRA EL CRIMEN

“El sector privado también puede ayudar al hacer de la seguridad una prioridad tanto para su personal como de las colonias donde se establecen, sé que ustedes ya han tomado las medidas necesarias en materia de seguridad para operar de manera segura bajo condiciones actuales”, reconoció la embajadora estadounidense ante la determinación del sector empresarial de operar en favor del destino.

En Los Cabos, los empresarios han sido vitales para el crecimiento de la estrategia de seguridad pública, sobre todo para sostener el destino turístico, a fin  de que autoridades de los tres niveles de gobierno puedan operar la estrategia de rescate.

Y es que desde la llegada de agentes federales de la División Gendarmería, llamados para reforzar los puntos endebles y ahora con un proceso electoral en puerta, han atendido la manutención y hospedaje de estos.

En cuanto al número de homicidios y la disputa principal, los municipios más conflictivos son La Paz y Los Cabos, por ello ha sido vital la intervención del sector empresarial, ya que las autoridades locales estaban rebasadas por delitos de orden federal, y la Federación guardó distancia hasta que decidió apoyar en serio.

“En el caso de la Gendarmería, desde luego que es importante que se quede, y desde luego que sea más importante que con mayor número de elementos, ante este vacío de presencia física y de percepción que se tendrá con la depuración. Nosotros le hemos extendido al alcalde de manera directa, el acuerdo y el apoyo de la Asociación de Hoteles y los Desarrolladores Inmobiliarios y el propio Consejo, como se ha venido apoyando al municipio hasta el mes de marzo”, reveló Julio Castillo Gómez, titular del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de Los Cabos.

En octubre de 2017, Castillo informó a ZETA que la preocupación era inminente porque ese mes fue el más violento en la historia de Baja California Sur, con 135 homicidios dolosos, de ahí el compromiso del sector, por continuar con los apoyos a las autoridades para que la Policía Federal-Gendarmería no solo prolongara su estancia en Los Cabos, sino que incrementara el número de efectivos, como ocurrió recientemente.

“La Gendarmería no se va a ir hasta que las cosas estén resueltas en materia de la presencia policial, la Gendarmería está aquí por la falta fuerza policial de prevención municipal, esa es la razón principal por la que están, nos hace falta presencia policial producto de la depuración, y producto de lo lento que está la contratación, porque no hay; es difícil contratar policías, mientras ese déficit esté o esa necesidad esté, existe el compromiso de tenerlos aquí y la voluntad de que ellos permanezcan. El compromiso de nosotros es hasta marzo, pero el compromiso de todos es que estén aquí”, finalizó el presidente del CCE Los Cabos.

Aunque tiene sus pros y contras, por ejemplo, hay mayor presencia de agentes federales y mayor operatividad en la detención de personas vinculadas a la delincuencia que opera el sector de la droga y armas, aumenta el grado de intervención y sucesos que pueden poner en riesgo a la población.

El lunes 12 de febrero se registró una persecución y balacera encabezada por elementos de la Policía Federal en las calles Emiliano Zapata y Melchor Ocampo de la colonia Los Olivos en La Paz.

La presencia de un mayor número de elementos de la federación ha logrado la disminución de delitos de alto impacto en la entidad.

“Federales perseguían a un automóvil sospechoso, en ese cruce chocan a un motociclista y los sospechosos huyeron del lugar, la unidad federal se detuvo a prestar atención y se quedaron sin detenido, provocaron pánico y un accidente, a eso nos referimos a las implicaciones: ellos carecen de estrategia y desconocen el terreno, incluso veinte minutos después movilizaron una camioneta blindada desde el hotel donde se hospedan, es decir, atravesaron media ciudad a exceso de velocidad cuando la emergencia había terminado”, informó un elemento adscrito al Mando Mixto.

La presencia de estos elementos ha venido a reforzar la protección y disminución de hechos violentos, pero lo cierto es que se percibe “prácticamente una limpia o purga criminal”, como expuso a ZETA el agente consultado.

 

LOS ACUERDOS

De entrada fue muy clara la disminución de hechos violentos en Baja California Sur, enfatizando la medida en La Paz y Los Cabos, donde hubo hasta diez homicidios en un solo día,  dos en los últimos quince días.

“En las calles se ha visto cómo han bajado los índices violentos, mucho tiene que ver con la presencia militar y la llegada de elementos de inteligencia de la Policía Federal,  solo queda establecer la modificación de los territorios de cada una de las células delictivas y hacia dónde los siguen empujando los cuerpos de seguridad; la investigación indica que la presión de las fuerzas de seguridad y el seguir calentando la plaza no conviene a nadie, además de la intervención del Gobierno de Estados Unidos, entonces el interés es que se tranquilice y se pueda operar hasta que haya de nuevo inestabilidad a lo que consideramos la presión de las fuerzas del orden”, indicó un miembro del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública.

Pero existen otros factores tras el enfriamiento de los ajustes de cuentas, y mucho tiene que ver en la amenaza que ha significado la estrategia desde el Gobierno del Estado, desde donde el mensaje es claro y contundente: atacar de fondo a los delincuentes.

“El Capitán Wong López tiene una vasta experiencia en temas de seguridad, algunas de las capacitaciones con que cuenta son: curso de patrullas y operaciones especiales; curso de contraguerrilla; curso básico de paracaidismo naval; curso de ingeniería de combate, de fuerzas especiales; análisis de información contra el narcoterrorismo; así como un taller de derechos humanos en materia de procuración de justicia federal. También cuenta con una Maestría en Administración Naval, entre muchas capacitaciones”, exaltó el mandatario Carlos Mendoza Davis sobre Germán Wong López, designado secretario de Seguridad Pública el 7 de febrero.

Aunado al nombramiento del Capitán de Navío de Infantería de Marina, Fuerzas Especiales y Diplomado de Estado Mayor,  a llegada de 600 elementos de la Gendarmería dispuestos a contraatacar a células de los cárteles Jalisco Nueva Generación y de Sinaloa con fuerzas federales de investigación, inteligencia antidrogas y la Policía Científica.

Sin lugar a dudas, el personal que arribó recientemente a Sudcalifornia es el que se quedó esperando el ex gobernador de Baja California Sur, Marcos Covarrubias (2011-2015), sin embargo, los hechos violentos mancharon su mandato, así como los primeros casi tres años de Carlos Mendoza Davis, pero un periodo electoral en 2018 ahora es aprovechado por la Federación para ganar unos puntos al atender la demanda.

En representación de los empresarios de Los Cabos, Julio Castillo enumeró los principales objetivos a vigilar en el destino turístico, sobre todo si se pretende educir los hechos de impacto en la zona:

* Parte del Centro Histórico. Mayor vigilancia de elementos y brindar mayor seguridad a los visitantes

* Parte tradicional de San José del Cabo. Presencia de elementos en los linderos

* Recorridos en puntos cercanos a la zona turística y hotelera.

Por parte de la embajadora de Estados Unidos en México, las recomendaciones son aparte de la estrategia de seguridad:

* La continua depuración de fuerzas de seguridad para tener cuerpos confiables para la población

* Aplicar programas de prevención del delito en las colonias y restablecer la confianza y el canal de comunicación con la gente

* Llevar a cabo programas de prevención de adicciones y reducir los problemas en los hogares sudcalifornianos

* Buscar el desarrollo y crecimiento de colonias donde habitan ciudadanos y empleados del ramo turístico.

Esto adicional a la lucha contra la delincuencia organizada, el tráfico de la droga y armas, siempre buscando una comunicación e intervención coordinada entre Gobierno del Estado y Embajada de Estados Unidos, con el apoyo de programas como Plan Mérida.

Se pretende que solo sea el inicia de una estrategia para abatir la violencia en los destinos turísticos, empezando por Baja California Sur, que cada año es visitado por al menos dos millones de ciudadanos norteamericanos.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio