Denuncia negligencia médica en Clínica 30 del IMSS, en Mexicali


 
Ezenario Lunes, 26 Febrero, 2018 12:00 PM

El derechohabiente de la Clínica Número 30 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Mexicali, Jesús Cordero Ledezma manifestó a ZETA su decisión de ya no atenderse en dicha institución, luego de que por tercera ocasión se le cancelara una cirugía para tratar una hernia hiatal.

El denunciante señaló que hace 10 años se operó en dicha clínica de una hernia en la boca del estómago, sin embargo, nunca terminó de recuperarse de la intervención, ya que los médicos a cargo de su atención, omitieron el colocarle una malla.

Desde hace un par de años dijo que comenzó a registrar síntomas muy molestos, una sensación de ardor y dolor en el pecho y garganta, además de estreñimiento, lo que le impide realizar esfuerzos físicos necesarios para su trabajo en el área de mantenimiento en la empresa El Dorado, ubicada en San Felipe.

Señaló que esta situación fue descrita en varias ocasiones a su médico familiar, en San Felipe, quien no lo refirió a la Clínica 30 en Mexicali; fue hasta que el propio derechohabiente se llevó a cabo un ultrasonido particular, mismo que hizo evidente la presencia de gran cantidad de excremento en sus intestinos, resultados que mostró a su médico familiar cuando lo remitió a Mexicali.

Trasladándose de emergencia a la ciudad cachanilla y a punto de realizarse la operación con la doctora Anita Herrera, ésta fue cancelada con el propósito de que el doctor Muñoz, quien lo había intervenido originalmente, realizará la cirugía presente, dándosele de alta con cita abierta.

Cordero hizo valer esta cita abierta el 28 de noviembre de 2017, esperando ser programado para cirugía; no obstante, se le indicó que debía obtener una cita para consulta. Tras ver a un par de cirujanos de la Clínica, el doctor Hamer le otorgó otra cita abierta para una operación el día 22 de diciembre, luego de que el paciente recriminara si lo atenderían hasta que le reventaran los intestinos.

El denunciante comentó que Hamer le llamó por teléfono la mañana del 2 de enero de 2018, para notificarle que tenía cirugía programada a las 13:00 horas de ese mismo día, para minutos después retractarse vía telefónica. El 2 de febrero volvió a comunicarse, citándolo para el día 4, pero la tarde del mismo día en que se le notificó la cirugía, ésta volvió a ser cancelada.

Es por ello que Cordero ha decidido buscar atención privada, de manera que no siga postergando la solución a su problema de salud, declarando responsable al IMSS de cualquier daño que presente su cuerpo por la negligente atención recibida por parte de dicha institución.

Este Semanario reportó el caso a las autoridades del IMSS, quienes aseguraron haber entablado comunicación con el derechohabiente para brindarle la atención requerida; sin embargo, al cierre de esta edición, solo un correo ha recibido Cordero Ledezma de parte del Instituto, el cual continúa sin programarle la operación que tiene pendiente.

Related Post

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio