Comicidad entre dos culturas

Fotos: Internet/“Una película muy inteligente, bien armada y poco predecible”: Omar Chaparro
 
Espectáculoz Lunes, 19 Febrero, 2018 12:00 PM

Vista por más de 900 mil personas, “La Boda de Valentina” se colocó en el segundo lugar de taquilla nacional en su semana de estreno. Marco Polo Constandse dirige la historia de una mujer que regresa a México para atender el asunto que le impide casarse en Estados Unidos, por lo que deberá convivir con su familia y ex novio en medio de un contexto político

Hace años que Valentina no visita a su familia en México, ni los pone al tanto de la vida que lleva en Nueva York. Simplemente no quiere saber de ellos o que le sigan el rastro. Por eso, cuando su novio le propone matrimonio, lo primero que busca es que la boda se realice en la ciudad, sin necesidad de invitar a nadie de su sangre. El desconcierto de su prometido no se hace esperar y tampoco la determinación de ella, quien pronto logra convencerlo de que la apoye en lo que decidió. Sin embargo, una mala jugada de su padre -quien obviamente no está enterado de la noticia- la tomará por sorpresa y pondrá en riesgo la ventaja que parecía tener. Para remediarlo solo tiene una opción: ir a México.

Esa es la premisa de “La Boda de Valentina”, segundo trabajo en dirección de Marco Polo Constandse  que se creó tras triangular su talento con el de Beto Gómez (“Salvando al Soldado Pérez”) e Issa López (“Vuelven”), ya que el primero es el responsable de la idea y la cineasta que Stephen King elogió el año pasado se encargó de escribirla.

Interpretando a Ángel, el ex novio de Valentina, que sobra decir sigue enamorado de ella, Omar Chaparro habló con ZETA de las características que le atrajeron del proyecto para formar parte de este: “Se me hizo un guion muy dinámico, muy divertido, muy diferente. Me encanta este personaje de Valentina y me vi reflejado inmediatamente en Ángel, un personaje que dice ‘soy el mexicano que va a dar la vida por recuperar un amor perdido’, porque Valentina se le fue al extranjero por inmaduro. Ese es el detonante que lo hace cambiar, por eso cuando ella regresa de Estados Unidos, ya con un anillo de un extranjero, se da cuenta que Ángel cambió por ella porque la quiere recuperar, y también se da cuenta que no lo ha dejado de querer”.

De un pasado aparentemente irresponsable con el que escondió su miedo al compromiso, a un presente en el que ayuda a jóvenes a través de una fundación, Ángel se reencontrará con Valentina sin estar en un mejor escenario ante los ojos de ella, pues el proyecto altruista que encabeza es resultado del apoyo de su ex suegro y la razón por la que se sintió obligado a ayudarle en el trámite con el que este podría presentar una declaración de bienes limpia como candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad de México por el Partido Mexicano de la Austeridad.

Sin percibirla solamente como una comedia romántica de un triángulo amoroso, ya que el contexto de la candidatura en el que se da le añade diversión, Omar señaló a “La Boda de Valentina” como una película muy inteligente, bien armada y poco predecible, que pueden disfrutar chicos y grandes.

Posteriormente, abundó sobre el retrato que hace del país: “La política siempre puede ser dura y nos molesta, es algo que nos duele. Cuando nos damos cuenta que hay personajes que andan sueltos en la calle y tienen varias órdenes de aprensión, y nadie los toca y están en otros países y demás, también hay otros políticos que dan risa. Creo que es algo que nos caracteriza como mexicanos, nos reímos de nuestras propias tragedias y somos muy buenos para eso, y esta película, sin ser una película de denuncia, se ríe un poquito y en general de lo que vivimos, haciendo guiños a varios personajes que van a ser divertidos. La película no trata de política en sí, trata de una historia de amor, pero el entorno en que se vive esta historia de amor es ese mundo, un mundo que nosotros reconocemos y queramos o no es nuestro”.

Don Demetrio Hidalgo (Christian Tappán), un viejo dinosaurio político medianamente retirado hasta que la ambición de su nueva esposa lo hace lanzarse como jefe de Gobierno, cambiándole de nombre a su partido; la exótica responsable (Sabine Moussier/Oralia) que tira los hilos de la campaña y el hijo de ella (Jesús Zabala/Bernardo), que es nada menos que un junior sin mucha inteligencia, pero lo suficientemente prepotente para no temer ser captado ebrio mientras maneja un Lamborghini del año, son otros personajes que cobijan la historia donde el gringo es Ryan Carnes.

Será a través de él que el público vea la extrañeza que pueden causar a otros, algunos de los elementos característicos de nuestra cultura, pasando por la gastronomía, formas de entretenimiento y expresiones del habla. Pero entre las diferencias de las dos culturas siempre estará Valentina y su entendimiento a las dos formas de vida.

“(El trabajo con Marimar Vega) Fue muy padre, es una niña muy linda y profesional. Es muy buena amiga, es muy compartida, le gusta ensayar y eso es difícil, porque a veces los actores solo están pensando en sus escenas, sus diálogos, su rollo. A ella le gusta que todo mundo se luzca, es una mujer que trabaja en pro de la escena y la esencia de la película, no nada más de ella, es una súper chica, una chava muy profesional”, declaró Chaparro sobre la actriz que enfrentó la muerte de su padre, el también actor Gonzalo Vega, cuando estaban en pleno rodaje.

Luego de un estreno simultaneo en Estados Unidos y México el viernes 9 de febrero,  “La Boda de Valentina” se mantiene en carteleras como “una historia de amor donde no solo está en juego la decisión de escoger entre un americano y un mexicano, sino también de escoger entre dos países, dos culturas, dos mundos y dos latitudes”, según expuso Omar Chaparro, quien recién cumplió un año de residir en Los Ángeles, California, y que cree que el público de ambos países se va a reflejar en la trama si se adentran en lo que propone.

“Solo para que se den una idea, el guion se empezó a escribir hace ocho años, así que es una película muy bien cuidada en su estructura, guion y humor, hecha con mucho esfuerzo y paciencia por un director muy inteligente, que tiene una visión muy clara y es un hombre con una vena cómica importante”, finalizó el actor.

 

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio