Caen de Sinaloa, falta el CJNG

Fotos: Cortesía
 
Destacadas BCS Martes, 27 Febrero, 2018 12:00 PM

Con la detención de “El Chimichurri” en La Paz, cayó una célula de narcomenudistas de Sinaloa que operaba en la zona de Márquez de León, Guelatao, Guadalupe Victoria, Lázaro Cárdenas, Roma y Francisco Villa. Fuentes confirman que fue agente municipal. Sedena y Semar identifican a dos células delictivas, una conocida como “Los 00”, vinculada a Jalisco, y otra de “Los Tegoripeños” por el Cártel de Sinaloa

“Fue un fuerte despliegue de unidades, tuvimos un evento a muy temprana hora en carretera a Los Planes con la primera mujer sin vida en febrero, más tarde un narcomenudista sin vida en Laguna Azul; la intensificación de operativos llevó a compañeros de la Ministerial a perseguir a un automóvil con dos hombres al parecer con armas largas, terminamos al fondo de la Guelatao con dos detenidos”, informó a ZETA un agente del Mando Mixto con operaciones en La Paz, sobre un fuerte dispositivo de seguridad llevado a cabo en las calles Ildefonso Green y Patriotismo de la colonia Guelatao.

Fuerzas de seguridad rodearon cinco manzanas a la redonda, ya que el reporte inicial indicaba una agresión en contra de elementos de la Policía Ministerial. Luego de recorrer azoteas, locales abandonados y domicilios, e ingresar a algunas viviendas, se pudo establecer la presencia de sujetos al parecer armados o presuntos sospechosos de la agresión a los elementos de seguridad. Así fueron aprhendidos Carlos Alberto “N”, alias “El Chimichurri”, de 30 años de edad y de ocupación hotdoguero; y Jesús Norberto “N”, alias “El Chuy”, de oficio panadero.

Manuel Alfredo Escobedo fue perseguido por sicarios en la colonia Laguna Azul, fue privado de la vida muy cerca de su familia. 

“La movilización fue tal, porque presuntamente se trataba de una célula delictiva de narcomenudeo y con operación de sicarios, a lo cual nos abocamos a detener a los sospechosos, ya que acababan de ocurrir dos homicidios y más o menos teníamos las características, en todos los casos coinciden por lo declarado por testigos”, reveló la fuente del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública.

Los cuerpos de seguridad identifican a “El Chimichurri” como un fuerte operador de narcomenudeo en la zona de Márquez de León, Guelatao, Guadalupe Victoria, Lázaro Cárdenas, Roma, Francisco Villa, entre otras.

Además, en el historial de investigación confirmaron que “El Chimichurri” fue elemento de la Policía Municipal y ascendió hasta el cargo de sargento en la administración de Esthela Ponce Beltrán.

El operativo permitió incautar dos pistolas tipo escuadra, localizadas en el trayecto al domicilio, aún bajo investigación; un rifle de asalto calibre .223, en poder del “Chimichurri”; un cargador metálico abastecido con 28 cartuchos al parecer calibre .223; y un envoltorio de plástico con sustancia granulada y cristalina -conocida como cristal-, correspondiente a 500 dosis.

“Con este aseguramiento estaríamos hablando de un fuerte golpe a la delincuencia en La Paz, y quizá un duro golpe a las personas que han estado cometiendo homicidios. Las armas fueron puestas a disposición para que se investigue, ya que pudieran estar involucradas con los recientes homicidios, pues coincidentemente están en los alrededores del territorio que controlaba y por donde circulaba constantemente, pero aún no se puede confirmar, esperemos que el arma coincida”, apuntó el agente del Grupo de Coordinación.

Información recabada por ZETA suma siete homicidios dolosos cometidos por disparos de arma de fuego -seis hombres y una mujer-; la casa de seguridad donde fue aprehendido tiene varias salidas hacia Libramiento y Carretera a Los Planes, cercano a las colonias Guerrero, Guadalupe Victoria y Laguna Azul o Márquez de León, por lo cual “todo apunta hacia ese factor de probabilidad en su participación, pero habrá que esperar para confirmar con pruebas periciales y con el arma asegurada, establecer una línea”, finalizó el elemento de Inteligencia de Seguridad Pública.

Hasta el cierre de esta edición, “El Chimichurri” se encontraba detenido y las fuerzas de seguridad establecían líneas de investigación.

 

BCS DIVIDIDA POR EL NARCO

“Al nivel de violencia que se venía manejando en La Paz y Los Cabos podemos decir que la masacre se ha contenido, ahorita hemos aplicado diversos operativos preventivos, desplegado a los elementos del Mando Mixto en colonias como Santa Fe, Villas del Encanto, Camino Real, entre otros lugares donde hemos recibido denuncias de presuntas personas armadas; estamos aprovechando el impacto fuerte que se ha tenido con la fuerza de inteligencia y cerrando espacios con la fuerza operativa”, indicó un elemento incorporado al Mando Mixto de la Capital.

El aumento de la presencia de fuerzas federales trae consigo más empuje en la estrategia de seguridad con coordinación de los tres niveles de gobierno.

Fuerzas de Inteligencia Militar de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de la Secretaría de Marina Armada de México (Semar) contemplan dos células delictivas, una supuestamente vinculada al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), “Los 00”, y otra por el Cártel de Sinaloa: “Los Tegoripeños”.

Según un experto en delincuencia organizada consultado por este Semanario, las operaciones solo consiguieron que los grupos criminales detuvieran por propia conveniencia la incidencia delictiva, pues además de contar con un mayor número de elementos de seguridad, no solo lo operativo está presente en Baja California Sur; también fuerzas de inteligencia militar y federal están con los radares puestos, así como instituciones de Estados Unidos.

“De acuerdo a las investigaciones que tenemos, centramos la principal división en Los Cabos, donde se establece que está dividido, La Paz para un grupo y el norte al contrario, del mismo modo establecemos los penales y todo tiene que ver con que tenía que haber resultados, ya sea la detención y desarticulación de cada una de las células, que esto solo generaría mayor presencia de hechos violentos, o un trabajo de inteligencia para reducir los espacios de acción de uno y otro grupo”, señaló la fuente militar.

El mapa delictivo establecido manifiesta que Los Cabos se dividió en:

* San José del Cabo: “Los Tegoripeños” (Sinaloa)

* Cabo San Lucas: “Los 00” (CJNG)

* La Paz para Jalisco

* El resto del territorio quedaría para Sinaloa, aunque podría determinarse a Comondú con Jalisco.

Pareciera que tras la detención del “Chimichurri” y “El Chuy”, las aguas se tranquilizaron, pues pudiera tratarse de una de las últimas células rezagadas en la pelea por la plaza.

“Identificamos a cuatro células delictivas que nos estaban generando eventos de homicidio, la tercer célula desarticulada recientemente fue la del ‘Zopilote’, detenido junto a otras personas  el 29 de enero en el fraccionamiento Juárez, tras un enfrentamiento con fuerzas de seguridad, de esas tres ya erradicadas y nos falta una, que quizá pudiera tratarse de estas personas con apoyo de otras más, rezagados, que poco a poco van a ir cayendo”, refirió Inteligencia Militar.

 

MAYOR REFORZAMIENTO CONTRA LA DELINCUENCIA

Las últimas semanas en Baja Californias Sur, se ha sentido la notable disminución en la presencia de hechos delictivos, solo La Paz (7) y Santa Rosalía, municipio de Mulegé (2) han presenciado ejecuciones al estilo del crimen organizado con nueve homicidios en más de 20 días de febrero.

El gobernador Carlos Mendoza Davis reconoció que no se ha resuelto el grave problema de la inseguridad, que se encuentra en etapa de “contención” y deben aumentar la presencia de fuerzas de seguridad y las operaciones por mar, tierra y aire, sobre todo para que no vuelvan a ocurrir hechos violentos y se vea reforzada la estrategia establecida por el Grupo de Coordinación de Seguridad Pública.

“Afortunadamente está en contención, pero por supuesto no hay que cantar victoria, ni echar campanas al vuelo, tenemos que seguir trabajando, el rumbo es correcto, no debemos abandonarlo y en lo posible, con acciones como esta, hay que incrementar el paso para llegar más pronto al puerto que todos queremos, y de nuevo la base de todo esto que se está logrando es la coordinación entre las autoridades de los tres niveles de gobierno”, lanzó Mendoza Davis.

La disminución de hechos delictivos en poco más del 90 por ciento se debe principalmente a los golpes recientes a células delictivas con operaciones en La Paz y Los Cabos; por lo menos tres de cuatro confirmadas, han sido abatidas o desarticuladas. El último enfrentamiento culminó en persecución, balacera y la detención de dos presuntos sicarios, uno de ellos con historial en corporaciones de seguridad.

El mensaje del Ejecutivo del Estado ha sido claro: seguir con los operativos, la desarticulación y el exterminio de fuentes criminales que amenazan al turismo de Baja California Sur.

“El desmantelamiento de células, acciones de inteligencia, enfrentamientos, detenciones, cateos, procesamiento de información, incremento de efectivos, y buscar en la medida de lo posible que disminuya la impunidad”, aseguró.

Con el inicio de la construcción del Batallón de Ingenieros de Combate, afirman que se contará con mayor personal de apoyo a labores de seguridad y ayuda a la ciudadanía en caso de fenómenos meteorológicos, ya que se pretende incrementar en 600 el número de efectivos que habrá solamente en La Paz, que será un importante incremento para enfrentar al crimen organizado.

En compañía del inspector y contralor de la Sedena, Pedro Gurrola Ramírez, pusieron en marcha la construcción del Batallón de Ingenieros de Combate y la unidad habitacional, que contempla la construcción de las instalaciones en un periodo de seis meses, con capacidad para albergar a 600 elementos más que estarán capacitados para prestar apoyo a la ciudadanía en caso de fenómenos tropicales, pero también para atender las labores del combate a la delincuencia organizada.

“Es un eslabón en la cadena de esfuerzos interinstitucionales y responde a las necesidades de salvaguardar la vida y patrimonio de la sociedad sudcaliforniana; este factor expresa la voluntad de la Federación, del Estado y los municipios en mantener un compromiso en la visión compartida para disminuir de manera inmediata los factores de riesgo asociados a fenómenos hidrometeorológicos que año con año se presentan y afectan a la población en general, pero también combatir la criminalidad”, expuso el alto mando de la Defensa Nacional.

Por su parte, el gobernador agradeció a Sedena y Semar, al ser “aliados permanentes de los sudcalifornianos, lo han sido en esta dura pelea que damos en la lucha contra los criminales, sí, pero también a lo largo de la historia, cuando lo hemos necesitado a causa de los estragos que han generado en nuestro territorio los fenómenos naturales”.

 

REOS DE ALTA PELIGROSIDAD REGRESAN AL ESTADO

Una serie de malas noticias se podrían resentir muy pronto en los centros penitenciarios de La Paz, penal de baja seguridad, y del de mediana seguridad en San José del Cabo, en Los Cabos.

De acuerdo a investigaciones realizadas por ZETA, uno de los reos de alta peligrosidad con más probabilidades de retornar al Centro de Reinserción Social de San José del Cabo es Amadeo Zamudio Chávez “El Yeyo”, vinculado como presunto autor material del homicidio de Jesús Azael Valtierra Loya en la carretera a San Carlos, a finales de enero de 2011.

Fuerzas federales han reforzado los recorridos en las colonias y los trabajos de inteligencia, a un mes de mayor trabajo se tiene una disminución del 90% los incidentes violentos

Otro de los reos peligrosos trasladados a centros penales en la República, es Simón Guillermo Hernández Peña “El Simón” o “El Sepulturero”, presunto ex líder de sicarios en La Paz para “Los Dámaso” y Cártel de Sinaloa, vinculado a la ola de homicidios registrados en La Paz;  autoridades suponen que operaba y ordenaba ejecuciones desde su reclusión.

“El Simón” es relacionado con la desaparición e inhumación de siete personas que junto con él operaban una célula delictiva, los cuales fueron privados de la vida en 2013 y posteriormente sepultados; sin embargo, una mala jugada en el Tribunal Superior de Justicia del Estado lo puso en libertad.

En su momento las autoridades encontraron que “El Simón” tenía 143 mil pesos, 205 dólares, droga, una báscula, tres teléfonos celulares y diversos chips para operar desde su celda, algo inimaginable, hecho registrado a mediados de septiembre de 2016.

Además, Jesús Ernesto López Zatarain y/o Rafael Zatarain Aguilar “El Yuca”, “El Puka” o “El Zata”, fue uno de los principales operadores de Melisa Margarita Calderón Ojeda “La China”, cabecilla de sicarios para “Los Dámaso” en 2015; también se encuentra en proceso, con posibilidad de retornar al penal de La Paz.

Miembros del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública de BCS confiaron a ZETA que si bien, no tienen información del posible traslado de estos reos de alta peligrosidad, ya se trabaja en un programa integral de verificación de la seguridad de los penales, tanto de La Paz como de San José del Cabo.

“Estamos llevando a cabo una evaluación integral de la seguridad de los centros penitenciarios con el fin de conocer el estatus real y poder brindar las medidas requeridas para un funcionamiento irrestricto de todas las alas; estamos considerando el reforzamiento de la seguridad, y sobre todo, contar con medidas capacitación para nuestros elementos. También para brindar protección a cada uno de los internos que lo requieren y evitar eventos que puedan alterar la gobernabilidad de nuestros centros”, concluyó la fuente.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio