VIDEO da esperanzas: Marco Antonio está vivo; familia lo busca por Tlalnepantla


 
Destacados Domingo, 28 Enero, 2018 05:47 PM

Por Shaila Rosagel

Familiares de Marco Antonio Sánchez Flores, confirmaron a SinEmbargo que su hijo Marco está vivo en Tlanepantla, Edomex.

Marco Antonio fue grabado por cámaras de seguridad de una agencia del Ministerio Público de Tlalnepantla, Estado de México durante la madrugada de este domingo 28 de enero. En las grabaciones se aprecia al joven aturdido, situación que preocupa a sus familiares quienes temen por su estado físico.

Ciudad de México, 28 de enero (SinEmbargo).- Familiares de Marco Antonio Sánchez Flores, el estudiante de la Preparatoria 8 de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desaparecido tras ser detenido por policías de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, informaron que el joven sigue con vida.

Marco Antonio Sánchez Chávez, su padre, confirmó a SinEmbargo que su hijo Marco está vivo en Tlanepantla, Edomex.

“Está vivo, ya revisamos los videos, sí es él. Ahorita ya vamos en camino por él”, dijo.

El papá de Marco dijo que no estará satisfecho hasta tenerlo con él y ver en qué estado se encuentra. El señor Marco Antonio había perdido las esperanzas ante los días que pasaban, y en entrevistas no dejaba de repetir que esperaba lo peor. Hoy al teléfono se escuchaba emocionado, pero a la vez desesperado por tenerlo con él.

Marco Antonio fue grabado por cámaras de seguridad de una agencia del Ministerio Público de Tlalnepantla, Estado de México durante la madrugada de este domingo 28 de enero. En las grabaciones se aprecia al joven “aturdido”, situación que preocupa a sus familiares quienes temen por su estado físico.

Marco Antonio Sánchez Flores fue detenido el martes a las 4:30 de la tarde en la estación de Metrobús El Rosario por cuatro elementos de la policía capitalina. El muchacho, acusó Marco Antonio Sánchez Flores, padre del jovencito en entrevista con SinEmbargo, fue golpeado, subido a una patrulla, pero nunca presentando ante una Agencia del Ministerio Público.

Esa era la última noticia que se tenía del joven que estudia en la Escuela Nacional Preparatoria Miguel E. Schulz, la “Prepa 8”. Ese día se encontraba afuera de la terminal de Metrobús acompañado de un amigo y le pidió a otro joven que pasaba por ahí tomarle una foto con el graffiti de un muro.

“Lo desaparecieron porque son los últimos que tuvieron contacto con él, después de golpearlo lo esposaron y lo subieron a la patrulla. Su amigo que iba con él dice que le dijo a otro muchacho que iba pasando que si le podía tomar una foto. En eso estaba cuando un policía llegó y le dijo: ‘qué, te estás robando’. ‘No, le estoy tomando una foto’, le contestó, pero llegó otro policía y que dijo: ‘sí, sí le está robando’. Entonces mi hijo corrió hacia adentro del Metrobús y ahí fue donde lo agarraron y lo golpearon. Forcejeó, lo maniataron, le pusieron esposas, llegaron los otros y lo subieron a la patrulla”, recordó el padre.

El amigo que lo acompañaba, sostuvo el señor, les pidió a los policías subirse a la patrulla con el muchacho, pero se negaron y le dijeron que se dirigiera la Agencia 40 del Ministerio Público, ubicada en Azcapotzalco.

“No encontró nada ahí, y se dirigió a la de 22 de febrero que está adscrita en Azcapotzalco [Coordinación Territorial Azcapotzalco 2] y no lo halló. Entonces fuimos a buscarlo, pensamos que era algo sencillo, pero en ningún lado lo encontramos. En la 22 de febrero estaban renuentes, no nos quisieron levantar un acta. De ahí llamaban por radios a las patrullas y nos dijeron que ya lo habían soltado, pero no dijeron ni dónde ni cómo”, narró.

El padre del joven aseguró que en la Coordinación Territorial Azcapotzalco 2 se negaron a levantar un acta argumentando que debían pasar 48 horas. Y acusó que ahí le cuestionaron sobre “si el chamaco no se iría con la novia”.

La madre de Marco Antonio Sánchez Flores realizó la denuncia de hechos extraviado/ausente ante el Centro de Atención de Personas Extraviadas y Ausentes (CAPEA) de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México que quedó archivada en la carpeta de investigación CI-E-DGAVD/CAPE/UI-2 S/D/00242/01-2018.

Pero la investigación fue retomada por la Fiscalía Antisecuestro, aún cuando los padres y activistas de defensa de los derechos humanos denunciaron que se trata de una desaparición forzada y no de un secuestro.

Ayer durante la concentración en el Ángel de la Independencia, Raúl Martínez Sánchez, primo del joven desaparecido, afirmó que los testigos que vieron cuando los policías sometieron a golpes a Marco para llevárselo en la patrulla, fueron amenazados en el lugar por los elementos de Seguridad Pública capitalina. Incluso el amigo de Marco que tomó la última foto que circula del muchacho –en la que se le puede ver tirado en el piso y a dos policías con él–también fue amenazado.

“Nos han comentado los testigos que vieron lo que pasó ahí en el Metrobús El Rosario que ahí los amenazaron si hablaban”, dijo en entrevista con varios medios de comunicación.

Ningún testigo, de acuerdo a la familia, ha sido llamado a declarar.

El sábado por la mañana la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno de la Ciudad de México dio conocer, en dos párrafos, que los policías que participaron en la detención de Marco fueron presentados ante la Fiscalía Antisecuestros.

En una tarjeta informativa, la dependencia informó que los policías de la SSP presentarán los procesos correspondientes para ayudar a esclarecer los hechos ocurridos el pasado 23 de enero. Sin embargo, no se informó cuántos ni quiénes son los elementos implicados.

Tampoco mencionó dónde está el joven estudiante de preparatoria.

La investigación de la presunta desaparición del estudiante Sanchez Flores, explicó la SSP, se dio luego de una petición que envió la Comisión de los Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).

Pero, afirmaron ayer los familiares del muchacho, la SSP ya liberó a los dos policías detenidos, quienes declararon que soltaron a Marco dos cuadras después de subirlo a la patrulla.

Los padres de Marco nunca tuvieron acceso a los nombres ni rostros de los policías que fueron detenidos por la SSP.

Magnolia Sánchez, hermana del jovencito, reclamó ayer a las autoridades capitalinas si tiene que ser una familia poderosa para que les hagan caso.

“Porqué no nos pueden decir quiénes fueron los policías. Nos dicen que se debe seguir el protocolo y que hay que proteger los derechos humanos de los policías. Mi padre dice que si porqué debe suceder eso cuando violentaron todos los derechos humanos de un menor de edad; era un estudiante, no era un criminal. No somos gente influyente, no somos empresarios, no somos hijos de políticos ni nada, y por lo tanto no hay repuesta inmediata, ¿de eso se trata?”, dijo la joven.

Ayer por la tarde la PGJ-CdMx informó que intensificó los trabajos de investigación de gabinete y en campo para dar con el paradero de Marco Antonio.

A través de un comunicado la dependencia informó que solicitó a la Secretaría de Seguridad Pública que mantenga disponibles y ubicados a los cuatro elementos que ese día tuvieron contacto con el menor de edad e indicó que recabaron las entrevistas de dichos policías y de testigos de los hechos.

“Como parte de las indagatorias, la PGJCDMX solicitó la colaboración para la búsqueda a todos los hospitales, anfiteatros, centros de reclusión y a las procuradurías y fiscalías de las entidades del país, así como a la Procuraduría General de la República”, menciona el comunicado.

La institución analiza también videograbaciones del C-5 y del sistema de transporte Metrobús e indicó que brinda atención institucional integral y permanente a la familia del menor y mantiene contacto con la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México para las diligencias necesarias.

ONG´S, INTELECTUALES y AUTORIDADES EXIGEN LOCALIZACIÓN DE MARCO

Ayer a través de una serie de tuits, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ONU-DH) condenó la desaparición de Marco Antonio y llamó a las autoridades capitalinas a que investiguen el caso no como un secuestro, sino como una desaparición forzada.

“Es urgente que las autoridades de la Ciudad de México actúen con la debida diligencia para dar con el paradero de Marco Antonio, que se castigue a los responsables y que tanto él como su familia tengan acceso a la justicia y a la reparación del daño”, expresó.

Pablo Moctezuma Barragán, Jefe Delegacional de Azcapotzalco, acudió a la concentración y anunció que hoy le exigirá a Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno capitalino a través de un oficio esclarecer el caso de Marco Antonio. Pero los familiares no lo aceptaron de buena gana. Le reclamaron que sea después de seis días de desparecido que la Delegación vaya a tomar acciones.

“¿Por qué hasta ahorita, si les hemos estado pidiendo ayuda?” , lo encaró una tía del joven.

La tía del muchacho le reclamó que no sirvieran las cámaras de vigilancia que están en el Metrobús El Rosario y que las autoridades capitalinas argumentan que están descompuestas.

A lo que Moctezuma Barragán contestó que a la delegación no le corresponde nada que tenga que ver con Seguridad Pública y que hoy exigiría a Mancera Espinosa que entreguen los vídeos que debieron grabar el momento de la detención del jovencito.

En la concertación también participó Juan Martín Pérez García, director de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), quien afirmó que la desaparición de Marco se trata de un crimen de lesa humanidad.

“Hay que tener presente que esto no es un extravío ni una persona ausente, como se ha querido señalar, ni mucho menos un secuestro: esto es una desaparición forzada donde hay evidencia de la participación de los elementos de la Unidad Hormiga en Azcapotzalco, la responsabilidad del Estado mexicano frente a la epidemia de desaparición de niños, niñas y adolescentes es importante. Esta desaparición de Marco Antonio se suma a las más de seis mil desapariciones que tenemos en la última década de niñas, niños y adolescentes”, dijo.

Pérez García precisó que existe responsabilidad del Ministerio Público de la Agencia 40 que le negó a los padres de Marco levantar un acta hasta pasadas las 48 horas.

“No existe la posibilidad de considerar en niños, niñas y adolescentes la idea de extravía o ausente, es búsqueda inmediata. Es muy preocupante y se tienen que fincar responsabilidades al MP número 40 que le negó a la familia la búsqueda inmediata y también la Alerta Amber”, indicó.

El director de Redim exigió que Marco aparezca con vida y que se revise la cadena de mando que impidió que se buscara al jovencito con rapidez.

“La experiencia internacional cuenta que si ocurre la búsqueda en las tres primeras horas, el 90 por ciento de probabilidad de encontrar con vida al adolescente, o en este caso a Marco Antonio, pero han pasado varios días y la autoridad sigue evadiendo y no queriendo reconocer que esto es una desaparición forzada. Es grave que hayan soltado a los policías, da cuenta que no se quiere reconocer la responsabilidad que tienen”, dijo.

Juan Martín recordó que por cada 100 carpetas de investigación en donde la niñez es víctima directa en el país, hay sólo tres sentencias condenatorias.

México, dijo, “es el paraíso para hacer lo que quieras con los niñas y niñas. El llamado es a tener presente que Marco puede ser tu hijo”.

El caso de Marco también generó una petición en la plataforma Change.org en donde miles de ciudadanos, activistas, periodistas, actores y políticos exigen a las autoridades de la Ciudad de México que digan dónde está el muchacho.

Los ciudadanos le exigen Miguel Ángel Mancera Espinosa, y al titular de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, Hiram Almeida Estrada, la presentación con vida de Marco Antonio.

“No puede volver a pasar que desaparezcan a un estudiante enfrente de nosotros. Si piensan que como sociedad no vamos a reaccionar están equivocados”, dice la petición, que apenas en unas horas reunió más de 25 mil firmas.

El sábado por la tarde la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) rechazó de manera enérgica la detención arbitraria de Marco y exigió la aparición con vida del adolescente.

A través de un comunicado la máxima casa de estudios exigió a las autoridades capitalinas una investigación exhaustiva de los hechos, el deslinde de responsabilidades y castigo para quien o quienes resulten responsables.

MARCO ANTONIO: UN JOVEN AMANTE DE LA FOTO, ARTES MARCIALES, MUSEOS

En la concentración en el Ángel de la Independencia los familiares de Marco lo definieron como un joven deportista, bromista, bonachón y que le gusta tomar fotografías. Su papá, en entrevista, lo describió como un estudiante amante del arte, los museos, cinta negra de Tae Kwon Do.

Los padres de Marco Antonio están destrozados y desesperados. El jovencito es hijo único y, a seis días de su desaparición forzada, su papá espera lo peor, le ha dicho a SinEmbargo desde el viernes cuando se tuvo el primer contacto con él.

“Mi hijo no es un maleante, está estudiando, le gustan el arte, los museos le encantan, estudió Tae Kwon Do, es cinta negra. Es una zozobra la que tenemos, cuando ellos tienen en sus manos resolver esto, porque ellos saben lo que hicieron. Son días difíciles, con frío y todo; sin dinero”, dijo Marco Antonio Sánchez Chavéz el pasado 26 de enero a este medio digital.

Su papá afirmó temer lo peor, pues es probable que a los uniformados “se les pasó la mano” con su hijo y lo dejaron “por ahí tirado”.

Ese día el papá del joven dijo que las autoridades “no quieren dar el nombre de los policías que lo detuvieron, ni de las patrullas, ni de las motos que siguieron a las patrullas. Eso es lo que nos inquieta, por algo no lo presentaron”.

El viernes por la noche recibieron una llamada de la Procuraduría General de Justicia: debían presentarse el sábado a las 13:00 horas a la Fiscalía Antisecuestro. Les dijeron que habían detenido a los policías que se llevaron a Marco.

El sábado por la mañana, el papá de Marco dijo a SinEmbargo: “Quiero que me entreguen a mi hijo como esté, ya como esté, para acabar con esto. Yo sé que ellos tienen sus métodos, lo golpearon con brutalidad. Ahí en el Metrobús le pegaron un cabezazo con el casco en la cara, son unos desgraciados”.

Marco Antonio Sánchez Chávez narró que le llamaron a su esposa, quien se encuentra “muy mal, está destrozada, anda que no la calienta ni el sol”.

Los papás de Marco acudieron a la Fiscalía Antisecuestro el sábado a medio día, pero salieron sin nada, aseguró ayer por la mañana en entrevista con este medio el papá.

“No nos dieron nada, nomás nos dieron que los policías no dicen nada y que apenas están armando la carpeta de investigación. Los están tratando [a los policías] que muy bien, que porque sus derechos humanos, que sabe qué. Cuando ya hay elementos para que los sancionen por los golpes que le dieron”, dijo el papá.

Marco Antonio Sánchez Chávez afirmó a este medio que no los han dejado ver a los policías, porque ni siquiera los han presentado.

“Deben de ser cuatro, no los han presentado; como cuando a uno lo retienen por lo que sea luego luego lo presentan sin saber si es culpable, y a esos cabrones que sabemos que son culpables ni siquiera los han presentado. No han llamado al testigo para que los reconozca, nada”, aseguró.

El sábado por la noche, indicó, Edmundo Garrido Osorio, Procurador de Justicia de la Ciudad de México le llamó por teléfono a la mamá de Marco Antonio. Pero Mancera Espinosa no se comunicó con ellos.

“Le llamó a su mamá y le dijo que están a su disposición y casi mi esposa lo mandó a chingar a su madre por tanto tiempo que ha pasado”, dijo.

Hoy los familiares y amigos de Marco realizarán una manifestación a las 10:00 horas en la sede de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, desde donde piensan partir hacia la Secretaría de Gobernación y después marchar al Zócalo capitalino.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio