Tiempo de resultados

Foto: Ramón Blanco
 
Para Empezar Lunes, 15 Enero, 2018 12:00 PM

En dos semanas se le cumple el corto plazo al secretario de Seguridad Pública de Baja California, el notario y licenciado Gerardo Manuel Sosa Olachea. Entonces serán casi los tres meses  para empezar a dar resultados para que se note su presencia, para que se hagan evidentes las razones por las que el gobernador Francisco Vega decidió que él es la persona que el Estado necesita en materia de seguridad.

No puede quedar mal, después de todo, es el hombre que Vega quería en ese puesto desde que tomó posesión a finales de 2013. Tampoco debería fallarle a quienes consideraron que su pasó por la Subprocuraduría de Tecate fue afortunado y posibilitó la captura y procesamiento de sicarios que disminuyó la incidencia en homicidios en ese municipio.

Además, aseguró que se va a quedar hasta el final, “…voy a seguir siendo secretario por lo que dure esta administración” declaró esta semana ante el Grupo 21, lo que hace suponer que tiene un plan para generar avances satisfactorios en el combate a la inseguridad.

El problema es que el tiempo, como los homicidios violentos, se siguen acumulando -67 en los primeros once días de enero solo en Tijuana- y hasta ahora el licenciado Sosa parece continuar en la fase uno de su proyecto de trabajo, en el capítulo de socializar.

La constante son sus reuniones con líderes empresariales, asociaciones donde se agrupan distintos profesionales, organizaciones civiles. A diario tiene una agenda muy apretada.

Les pide el voto de confianza, su participación y apoyo, a cambio les ofrece  coordinar “esfuerzos, comprometiéndose con la legalidad, a combatir la corrupción, fomentar el respeto a los derechos humanos y cumplir con estándares profesionales en todos sus procesos” de la dependencia a su cargo.

Lo ha dicho, esas juntas son para -con cercanía- tratar de combatir la percepción de inseguridad de la ciudadanía.

Cuando de presentar su plan de trabajo se ha tratado, Sosa Olachea tampoco ha sido muy específico en cuanto al compromiso:

A mediados de noviembre, en Mexicali, informó y boletinó que el Consejo de Seguridad decidió que la Secretaría de Seguridad Pública del Estado “coordine los esfuerzos y estrategias para reducir los índices delictivos”, y presentó  los seis ejes de las estrategias de los siguientes dos años:

* Redimensionamiento del Sistema Estatal de Emergencias.

*  Fortalecimiento de la operatividad de la Policía Estatal Preventiva.

* Mayores capacidades en el combate a la corrupción.

* Fortalecimiento de la operación policial para la reducción de homicidios y el delito de robo.

* Conformación de un gabinete estatal de prevención.

* Mayores capacidades para el Sistema de Justicia Penal.

Ya en diciembre, en Tecate habló de “un modelo que consta de 16 ejes y 32 líneas de acción, entre las que destaca una Policía más operativa; Policía inteligente; Policía de proximidad social; Policía más profesional; Policía más preventiva; y Policía participativa”.

A finales del mismo mes, el titular de Seguridad Pública en el Estado presumió a la prensa local que en sus cambios de estrategia, específicamente los hechos en el área de inteligencia habían permitido reducir la incidencia entre noviembre y diciembre en un 4 por ciento, lo que se podrá corroborar a mediados de enero de 2018, cuando el Consejo Ciudadano de Seguridad dé a conocer las estadísticas de denuncia que administra la secretaría encabezada por Sosa.

Pero ahora, a punto de cumplir tres meses en el puesto, las apariciones públicas y semipúblicas con representantes de diversos sectores que acostumbra el secretario Sosa Olachea ya no pueden seguir siendo sobre respaldo, presentación de planes o  acuerdos de buena voluntad.

La principal petición de los ciudadanos cuando reclaman seguridad es la reducción de la incidencia, la captura, procesamiento y condena de los hombres y mujeres que ejecutan los crímenes, pero también de quienes los ordenan, y un 4% a la baja, en una entidad federativa donde se denuncian más de 8 mil 500 delitos al mes, aunque es un comienzo, se queda corto.

Ya es tiempo que el licenciado Sosa informe con hechos, pues lo que le sobra al gobierno son palabras.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio