Omisos

Fotos: Archivo
 
Dichoz y Hechoz Lunes, 8 Enero, 2018 12:00 PM

A pesar que desde 2014 se estableció en la Ley para la Protección de los Derechos y Apoyo a los Migrantes de Baja California y que los ayuntamientos deben contar con una Dirección de Atención al Migrante, solo el de Tijuana -desde la administración de Jorge Astiazarán- ha cumplido. En esos años sus similares de Tecate, Mexicali, Ensenada y Rosarito prefirieron dejarlo pasar. Actualmente, el requerimiento legal continúa. Las alcaldesas de Playas de Rosarito y de Tecate, Mirna Rincón y Nereida Fuentes, se han comprometido a iniciar los procesos administrativos que den vida a la dependencia municipal, pero Marco Antonio Novelo y Gustavo Sánchez, sus homólogos en Ensenada y Mexicali, llevan meses evadiendo su responsabilidad. El caso es particularmente preocupante en la Capital bajacaliforniana, donde de enero a noviembre de 2017, se recibieron más de 12 mil repatriados mexicanos y adonde llegan diariamente cientos de migrantes nacionales y centroamericanos para intentar cruzar la frontera. Tanto Novelo como Sánchez prefieren ignorar a la Ley, total, qué les afecta. Su cerrazón en el tema ha provocado que la Dirección Estatal de Atención al Migrante no pueda coordinarse efectivamente con estos municipios para dar atención a connacionales y extranjeros que llegan a la frontera. El panista mexicalense y el priista ensenadense, no solo ignoran las necesidades y derechos de los migrantes, además, son omisos en aplicar la legislación.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio