“Ni ciudad, ni autoridades preparadas para las lluvias”: Rosquillas

Foto: Jorge Dueñes
 
Edición Impresa Lunes, 15 Enero, 2018 12:00 PM

La primera lluvia del año en Tijuana dejó afectaciones en vialidades, colonias sin luz y varios accidentes que las autoridades consideraron como algo menor. Sin embargo, coincidieron que la infraestructura no se encuentra preparada para las lluvias ahora que se acerca la temporada; si no se atiende la situación en cuanto a prevención, los riesgos y las afectaciones pueden ser mayores, sobre todo en las zonas de riesgo, laderas, cañones y pluviales

La primera lluvia del año llegó a Tijuana y con ella una serie de daños como encharcamientos y hundimientos en calles, así como múltiples accidentes vehiculares, inundaciones en algunos domicilios, postes de luz y árboles caídos; colonias sin servicio de luz, espectaculares arrasados, entre otras situaciones que para las autoridades y dependencias como Protección Civil del Estado, Bomberos Municipal y la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología (SDUE), resultaron ser de menor magnitud.

Ello en comparación con otras lluvias que se han presentado y azotado a la ciudad en años anteriores, en las que “desgraciadamente” se han tenido como resultado una serie de problemáticas que han dejado personas lesionas o fallecidas, aunados a cientos de damnificados en albergues, sin viviendas ni pertenecías.

Sin embargo, aún con todo y que estas consecuencias sean consideradas como de menor impacto, para las autoridades, esta lluvia rompió todos los pronósticos que se tenían de ella, ya que la afluencia de agua fue más de lo que se tenía pensado, de acuerdo al pluviómetro, y se prolongó por más tiempo del previsto -de la tarde del lunes 8 hasta la madrugada del miércoles 10 de enero.

Esto ocasionó que durante la noche del martes, ya con una acumulación de agua considerable, se empezaran a registrar pequeños deslaves, hundimientos en algunas calles e inundaciones de casas en ciertas colonias de la ciudad, sin que pasara a mayores gracias a que la lluvia cesó, sobre todo porque al ser la primera lluvia del año, el suelo se encontraba totalmente seco y tuvo mayor resistencia y absorción del agua.

Los accidentes de tránsito fueron los más comunes durante las lluvias, Policía y Tránsito Municipal atendió 110 reportes, ninguno de gravedad.

Pero, como lo hizo saber Antonio Rosquillas, director de Protección Civil estatal, en entrevista con ZETA, aunque esta lluvia no fue lo suficientemente agresiva como para emitir una alerta, sí dejó en claro que ni la ciudad, ni las autoridades están preparadas para atender el tema; de tal modo que, cuando se inicie la temporada de precipitaciones, se podrán ver los problemas serios en zonas de riesgo, laderas, cañones, vialidades y pluviales.

 

FUERTES VIENTOS Y ENCHARCAMIENTOS, LAS PRINCIPALES AFECTACIONES

De acuerdo con el director de Protección Civil, previamente se había pronosticado que ésta sería una lluvia de alrededor de 25 milímetros, pero al final, el pluviómetro registró arriba de 45, casi el doble de lo que se había considerado; lo cual indica que las lluvias rompieron el esquema de lo que se tenía “presupuestado” para estos días.

Esto provocó que se generaran encharcamientos en diversas zonas de la ciudad, como la Central de Abastos, Avenida Internacional, Vía Rápida y Gato Bronco, situación que propició, en general, un total de 110 accidentes de tránsito, donde se registraron 14 lesionados sin gravedad, así lo dio a conocer la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM).

Aunado a ello, se presentaron algunas inundaciones en colonias como El Niño, en donde 20 casas terminaron afectadas, de igual modo Parajes del Valle, con dos viviendas dañadas, además de afectaciones por hundimientos en un tramo de lateral de la Vía Rápida Poniente que atendió el Ayuntamiento de la ciudad y en la calle Centinela, en la colonia Sepanal, donde un automóvil quedó varado en un boquete que se generó en el suelo.

 

SIETE LIGEROS DESLAVES POR LLUVIA Y CIERRE DE CALLES

La acumulación de agua también generó siete deslaves menores en avenidas principales como Fundadores, Rosas Magallón, carretera a Playas de Tijuana, Cuauhtémoc Sur, Valle Sur, entre otros, los cuales fueron atendidos por la SDUE, aunado a otro deslave que se dio en Hacienda Las Delicias, donde se desgajó el cerro sobre el carril de circulación, dejando a 15 vehículos atascados, hecho que atendió la Policía Municipal y Bomberos.

Uno de los pluviales se dañó por las lluvias y tardará hasta 15 d[ias en ser reparado.

Varias vialidades igualmente se vieron afectadas por esta situación, dejando incomunicados a ciudadanos, como la rampa lateral de la colonia Juárez que colinda con el Bulevar Fundadores, el propio Bulevar Cucapah, la Avenida Guillermo Prieto, el Bulevar Granados, el acceso a Tijuana Progreso y el Bulevar Club Britania; en todos los casos, la Dirección de Policía y Tránsito Municipal estuvo atendiendo las distintas situaciones.

El otro gran problema que refirió Rosquillas fue que en esta lluvia generó fuertes vientos de hasta 40 kilómetros por hora -principalmente en la madrugada del martes 9 de enero-, los cuales se habían pronosticado para zonas de montañas y las áreas cercanas a la costa.

Sin embargo, en muchas partes de la ciudad estuvo “soplando” muy fuerte el viento, lo que generó que se derribaran un total de cuatro árboles, tres espectaculares y se presentaran dos deslaves; además 54 cortos circuitos, la explosión de 40 transformadores y la caída de 47 postes de luz, hechos que causaron el corte del servicio de luz para 106 mil 182 persona -incluyendo de Tecate y Rosarito- en 40 colonias de la ciudad, como Lomas Taurinas, Mariano Matamoros, la zona de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), Los Arenales, Centro, Jardines del Rubí, entre otras, como bien lo confirmó Luis Torres, el superintendente de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), quien agregó que esa situación, hasta el día miércoles 10, ya se había solventado en un 98%.

 

AFECTACIONES EN PLUVIALES

Pese a que el día martes, la SDUE había confirmado la revisión de los 29 pluviales que hay en la ciudad, augurando que todas estaban sin afectación y solamente con el 4% de azolve en su totalidad; para el día miércoles, dicha dependencia de gobierno confirmó un hundimiento derivado de la afectación de un pluvial colapsado a la altura del Puente Negro, debido a un incendio provocado, el cual ya se está reparando, pero se estima que tardará cerca de 15 días para concluir la obra.

Debido a este suceso, la propia SDUE se dio a la tarea de realizar el retiro de azolve, maleza, basura y escombro de vialidades, acción que consiguió recolectar 15 toneladas de basura doméstica en la limpieza también de alcantarillas; estas actividades se llevaron a cabo principalmente en la Zona Centro, así como en la calle Coahuila y las avenidas Mutualismo y Miguel F. Martínez, en la Zona Norte; además del Bulevar Sánchez Taboada, entre otros.

Foto: cortesia.-La caída de postes de luz y explosión de transformadores provocó que más de 106 mil personas se quedaran sin electricidad.

Problemática de pluviales que bien documentó ZETA en su pasada edición en la que ingenieros especialistas, como Víctor Escobar, presidente de la Asociación Mexicana de Ingenieros Constructores de Baja California (Amicbc), argumentaron que todo se debe a que existe una mala planeación en la infraestructura pluvial y de drenaje, aunado a que esa construcción ya es obsoletas y no se les realiza el adecuado mantenimiento.

 

ENCHARCAMIENTOS: PROBLEMA QUE NUNCA SE RESUELVE

El ingeniero Escobar precisó que en la Vía Rápida y otras vialidades de la ciudad, se generan encharcamientos o ligeras inundaciones debido a que estas áreas no cuentan con desagües.

Por no dotar de canaletas a los costados de las vías para que guíen el agua hacia un pluvial o una alcantarilla, se produce que el líquido se acumule y aparte de generar los encharcamientos que provocan caos y accidentes vehiculares, también deteriora los asfaltos, algo que se debe tomar en cuenta porque son constates las acumulaciones de agua y parecen nunca solucionarse.

Problemática en la que coincide Antonio Rosquillas, quien refirió que precisamente otro gran problema que parece, “nunca se va a resolver en Tijuana”, son precisamente los encharcamientos, porque a diferencia de las zonas de alto riesgo, los cuales carecen de infraestructura pluvial, ya que en su mayoría no tienen pavimento, el agua que cae corre por las calles y llega a las partes bajas, lo que provoca las inundaciones urbanas o encharcamientos severos.

 

IMPORTANTE PREVENIR O DE LO CONTRARIO SE VIENEN DAÑOS SEVEROS

Por esta situación, el director de Protección Civil consideró necesario hacer una planeación y trabajos de prevención antes de la llegada de la temporada de lluvias que ya se avecina, debido a que esta lluvia “realmente no fue nada”, comparada con otras que ha tenido la ciudad. Esta lluvia finalmente confirma que definitivamente “Tijuana no es una ciudad preparada para la lluvia”.

Sobre todo porque la gente sigue manejando del mismo modo que lo hace siempre, sin importarle que el suelo esté mojado o encharcado; de modo que si la ciudadanía no atiende las recomendaciones que se emiten por parte de las autoridades, pueden complicar la labor del Ayuntamiento, además que muchas personas se aprovechan de las redes sociales para provocar e infundir temor en la sociedad.

Esta lluvia también le dejó como “enseñanza” que a pesar de toda la tecnología y los avances que se tienen, “los pronósticos siguen fallando” porque en este caso se determinó una cantidad de lluvia durante un tiempo específico y esto se rebasó por completo, lo cual le deja claro que “no estamos preparados todavía”. Advirtió que “si se llega a tener una lluvia de mayor duración e intensidad, la ciudad tendrá problemas serios, porque esta lluvia solo fue una pequeña advertencia de que todavía nos falta mucho para estar bien preparados”.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio