Meade, el (pre)candidato sobreprotegido

Fotos: Jorge Dueñes.- Los escoltas que niega.
 
Zoom Político Lunes, 22 Enero, 2018 12:00 PM

El abanderado del PRI pisó Tijuana con decenas de escoltas del Estado Mayor y colaboradores. En su encuentro con empresarios, en el que estuvo Jorge Hank, se acordaron las preguntas a responder y quiénes tenían derecho a hacerlas. En entrevista con ZETA, a la primera pregunta “incómoda”, el equipo del priista detuvo el encuentro

José Antonio Meade Kuribreña sigue manejándose políticamente como un secretario de Estado, tal como lo fue, primero, durante el gobierno panista de Felipe Calderón y, hasta hace poco, con el priista Enrique Peña Nieto, y no como el candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el que en pocos días se convertirá.

El miércoles 17 de enero visitó Baja California, bueno, solo uno de sus municipios, Tijuana. Llegó a la una de la tarde y a las seis ya estaba rumbo al aeropuerto para salir de la entidad.

Su estadía en la entidad fue tan corta y superficial como su mensaje frente a más de 2 mil personas en su evento con “militancia” en el salón Mezzanine, donde cientos de acarreados, familias humildes y agremiado se aglutinaron para escuchar los nueve minutos que duró su discurso.

En su mayoría, el “encuentro masivo con militancia”, tal como fue anotado en su agenda, estuvo colmado de gente traída en camiones de colonias de la periferia: Cañón del Sáinz, La Morita, Ojo de Agua, El Niño… muchos de ellos vendedores ambulantes, trabajadores de mercados sobre ruedas, taxistas agremiados a la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC). Algunos -a pregunta directa- ni siquiera conocen a Meade.

Al parecer sin conciencia de su público, el ex secretario de Hacienda no pudo levantar el ánimo con su discurso, pese a los grupos de batucada contratados, matracas y “animadores”.

“Los mexicanos nos pusimos de acuerdo en un marco constitucional y hoy toca a los precandidatos, toca a los partidos y toca a las coaliciones: ‘Sí se puede’ que avancemos en los temas que tenemos pendientes”, decía ante el automático griterío ahogado.

Junto a su esposa, Juana Cuevas.

“¿Se puede o no se puede, que se aprueben los magistrados anticorrupción? ¿Se puede o no se puede que elijamos al fiscal general y al fiscal anticorrupción? ¿Se puede o no se puede que homologuemos el funcionamiento de los ministerios públicos? ¿Se puede o no se puede que se tenga un marco de contrataciones públicas?”, cuestionaba, mientras el ánimo de la gente tuvo más reacción en los primeros cuatro minutos de mensaje, donde bastaba con gritar el nombre de cada municipio o de cada sector del PRI.

La porra interrumpía al ex titular de la Secretaría de Hacienda: “¡Después de Peña, sigue Kuribreña!”.

Y el apapachado continuaba con su nivel de política de Estado: “La política exterior cuenta, de nosotros se espera tengamos una política exterior que proteja, que promueva; una política exterior que coopere y donde el dialogo político resulte en beneficio de los mexicanos. Política exterior inteligente se traduce en cruces y aduanas que funcionen, en que abramos espacios de participación en el mundo”.

Meade pasó más tiempo regalando selfies a sus fans que discursando sobre sus propuestas como candidato. Más 30 minutos en el baño de pueblo rodeado siempre de personal del Estado Mayor, quienes fueron transportados vía aérea, según confirmó parte del staff del priista que cuidaron las espaldas y las vallas de metal que se colocaron frente al perímetro del abanderado.

Unas horas antes, el ex funcionario en las administraciones de Felipe Calderón y de Peña Nieto cumpliría con una “comida privada con empresarios” en Casa Baloyán.

En la reunión con empresarios estuvieron, entre otros, Salomón Cohen, José Galicot, Jorge Hank, Mario Escobedo, Arturo González y Raymundo Arnaiz, quien construyó y comercializó condominios sobre la Vía Rápida en 2014 y 2015, en la propiedad del gobernador del Estado, Francisco Vega de Lamadrid.

Pero la reunión ya tenía un guion hecho desde días antes. ZETA obtuvo copia. Primero sería la comida a las tres de la tarde; la bienvenida corrió a cargo de Kurt Honold Morales y, posterior a ello, la formulación de preguntas. Pero ninguna espontánea.

La primera la haría Pedro Romero Torres, con el previo acuerdo de plantear el tema de la Zona Económica Estratégica, después, sería el turno de Mario García Franco sobre “Ejes estratégicos del Valle de Mexicali”. Salvador García sobre las estrategias para San Quintín, a Francisco Rubio se le dio la pregunta sobre “Presente y Futuro de la Vid en el Valle de Guadalupe” y, por último, a Raymundo Arnaiz sobre los “Ejes Estratégicos para Tijuana”.

El mensaje de José Antonio Meade fue sobre lo que ha sostenido en otros lugares, una muestra de su contenido técnico y rebuscado de temas económicos, una larga lista de lo que debería ser y revisar. A decir de algunos empresarios, no hubo un compromiso firme con los temas fronterizos, como sucedió durante su cargo como secretario de Hacienda del Gobierno Federal.

Antes de despedirse de Tijuana para trasladarse al aeropuerto, el equipo de Meade asignó entrevistas a medios de comunicación en un salón trasero resguardado por agentes de seguridad y varios colaboradores. En el caso de ZETA, en el momento de confrontar una de sus respuestas, los encargados dieron por terminado el encuentro.

Con los cuadros del PRI.

Viene a Tijuana, una de las ciudades con mayor índice de homicidios en el país, supera los 100 en los primeros días de enero. ¿Cuál es la percepción que tiene el precandidato respecto a este tema y cómo combatirlo eventualmente?

“Déjame ponerlo en perspectiva, lo que se puede hacer ahorita y más adelante, el Estado sabe lo que implica perder la seguridad. Hace algunos años, no muchos, tuvimos una crisis de seguridad muy importante en el Estado que ubicaba permanentemente a sus principales ciudades como ejemplo de un entorno de violencia, sabe también el esfuerzo que costó recuperarla y por lo tanto, lo importante que es no volver a caer en la circunstancia que rebasamos después de mucho trabajo y de muchos esfuerzos, implicó capacitación y desarrollo de capacidades municipales, mejorar salarios, sueldos y prestaciones de la Policía Municipal, una muy buena coordinación entre fuerzas estatales y municipales con Fuerzas Armadas. Todo lo cual hoy hay que volverle a dar vigor y presencia, pero ese esfuerzo y eso que funcionó en años recientes tiene que ser cumplimentado por otras acciones.

“Hoy vengo haciendo un llamado a que no esperemos para dar los pasos donde ya hay consensos, por ejemplo en homologar el actuar de los ministerios públicos, ayudemos a generar las condiciones para que esa legislación se dé, ya hay un marco constitucional para que tengamos un fiscal anticorrupción y un fiscal general, para que tengamos ministerios públicos y magistrados en el sistema anticorrupción. No tenemos por qué esperar a la ciudadanía que nos esperen, lo que hay que hacer desde nuestras precandidaturas y coaliciones de partidos, generar ese buen ambiente, además una política que nos ayude a combatir armas, efectiva, y a darnos cuenta que hoy la delincuencia ya no tiene, o muy pocas veces, una expresión exclusivamente local. Necesitamos un marco normativo que defina los delitos en los distintos estados”

Hacia el final de su gira atendió a medios.

¿Conoce los cárteles que operan en México? ¿Los conoce por nombres?

“Estuve dos veces en el gabinete de Seguridad, las dos veces que fui secretario, me parece que cada vez que vimos un estudio, con independencia de la configuración de los cárteles, de sus pugnas internas, el reto puntual es que esos cárteles tengan menos acceso a recursos y armas. Me parece que ahí, en algunos casos, nos hemos quedado cortos, por ejemplo una buena política de armas, ahí lo asumo como autocrítica, en las aduanas desarrollamos muchos protocolos, pero no uno puntual en el tema de las armas y eso nos duele. Hicimos una transformación profunda en el SAT que hoy permite juegue un papel mucho más importante en el tema de los recursos, por años el SAT pidió a Hacienda auditorias con cinco años de rezago, y eso quiere decir que el SAT no tenía ni pulso, ni manera de influir en lo que estaba pasando en la economía real; hoy que nos movemos a un mundo digital, el SAT tiene capacidad de monitorear permanentemente la salud de la economía real y, por lo tanto, juega un papel mucho más importante en brindarla”.

Respecto a la seguridad personal, vemos muchos agentes acompañándolo. ¿Viaja con miedo?

“No, viajo con toda tranquilidad…”.

Pero con mucha seguridad…

“No, manejo mi propio coche en todos los espacios en los que voy, llego yo manejando…”.

-¿Por qué niega esto? (En ese momento dos de sus empleados dieron la seña para interrumpir el encuentro de Meade con ZETA)

“No estoy negando nada. No tengo… Hay espacios de cuidado que el propio partido me ha proporcionado, pero vuelvo a insistir y no veo por qué negarlo: se me ha visto manejar y caminar por todos los espacios, y así llego haciéndolo”.

¿Sería su candidatura una continuidad de las políticas del actual gobierno?

“La campaña siempre nos da oportunidad de hacer una reflexión de qué no está funcionando bien para poderlo corregir y reconocer lo que está funcionado bien para consolidarlo. Al país le hace mucho daño cuando nos planteamos en una opción que evaluamos todo o nada, las candidaturas tienen que hacer una evaluación de conjunto con la ciudadanía y la sociedad para ver qué está doliendo, qué no está funcionando, qué tenemos que hacer distinto, qué estamos haciendo mal, y para ver qué estamos haciendo bien y consolidarnos. Tenemos ejemplos de unos y otros, lo que debemos hacer es caminar para reforzar lo que razonablemente nos está dando esperanza, y para modificar lo que está funcionando mal”.

 

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio