Javier Corral, líder anticorrupción

Foto: Internet/Javier Corral, gobernador de Chihuahua
 
Opinionez Lunes, 15 Enero, 2018 12:00 PM

Política Breve y de Emergencia

 

 

 

El delicado, complejo, grave, sobre todo vergonzoso resultó el episodio de la vida política nacional, abierto a la opinión pública el pasado lunes 8 de enero por el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, el cual denunció represalias en su contra por parte del Gobierno Federal a través de la Secretaria de Hacienda a causa de las investigaciones y los resultados que hasta la fecha se han dado por el desvío de 246 millones de pesos del erario público de su entidad hacia las campañas políticas nacionales del PRI en 2016. Esto pretende ser prueba contundente de la descomposición del sistema político nacional.

En la denuncia del gobernador Corral, hecha de viva voz en conferencia de prensa, en su estilo y a conciencia, declaró que el secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, le había retenido las ministraciones presupuestales de cierre de año al Estado de Chihuahua (700 millones de pesos), precisamente en represalia por las investigaciones por desvío de recursos del gobierno de su antecesor Cesar Duarte, de las que a la fecha se ha derivado la aprehensión de Alejandro Gutiérrez, quien fuera integrante del CEN del PRI, en 2016, y es considerado el operador político de Manlio Fabio Beltrones, presidente Nacional del tricolor en esas fechas.

El corrupto sistema político mexicano encontró un callejón sin salida en la actitud valiente de un gobernador que está dispuesto a defenderse delante de los ojos del país y con el apoyo de todas las corrientes y partidos políticos que integran el Frente por México, además de un nutrido grupo de intelectuales, académicos y líderes de opinión, lo que considera un abuso de poder por parte del Gobierno Federal en contra del pueblo chihuahuense.

Corral no es ningún improvisado y si bien ha sido señalado de temerario y arrebatado, en los hechos es tenaz y persistente, un político experimentado que conoce bien los entretelones del poder y de la política mexicana. Por eso, su denuncia pública no solo tiene la motivación de dar a conocer el hecho, lleva desde luego la intención de provocarle un daño a la campaña presidencial del candidato priista y dejar sin espacios de maniobra política al desarticulado aparato federal, cuando inicien las averiguaciones y detenciones en contra de los primerísimos cuadros del partido en el gobierno, al que aparentemente les desnudó su modus operandi.

Y como el responsable de la política de su gobierno se le está haciendo candidato (Osorio Chon) y el otro real operador de los asuntos trascendentes de sistema está entre los señalados (Beltrones), por eso tuvo que salir el mismísimo Presidente Peña Nieto a defender su gobierno, sin más argumentos que la descalificación. Sus consideraciones de evento político para la conferencia de prensa de Corral fueron correctas, pero minimizarlas y perder la esencia de la gesta de un profundo movimiento opositor no partidista es temerario, aún para el presidente.

El de 2018 será seguramente el proceso electoral que recordaremos por las serias confrontaciones entorno a la corrupción y los malos manejos de los recursos públicos, asunto del que no se escapa por desgracia ningún partido político o gobierno emanado de sus filas, nada nuevo; pero éste de Corral puede ser el movimiento que legítimamente encabece los ánimos nacionales por la decencia, honradez, justicia y transparencia en el manejo de los recursos de la nación y que lleve delante de la ley a los corruptos.

Que la historia lo registre.- En 1987, Cuauhtémoc Cárdenas encabezó la Corriente Democrática del PRI, en lo que algunos consideran el inicio de la alternancia. En 1989, Ernesto Ruffo busca y logra la primera gubernatura no priista. En 1993, Vicente Fox se planteó la posibilidad y el proyecto de llegar a la presidencia por la vía opositora. De Corral dijeron que estaban locos.

Botón rojo.- ¿Verdaderamente podrá la campaña de José Meade lanzase en contra de los corruptos?

 

Salvador Morales Riubí, político tijuanense, ha sido funcionario municipal y estatal. Actualmente es empresario y consultor en temas de salud y relaciones públicas. Correo: smriubi@yahoo.com

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio