Ingeniería de la perversa dominación

Foto: Internet/¿Se imaginan al PRI ofreciendo la banda presidencial a AMLO?
 
Opinionez Lunes, 29 Enero, 2018 12:00 PM

En memoria del poeta Nicanor Parra

 

  1. Llama la atención, los periodos excesivamente que llegan a los seis meses para las campañas políticas de los tres niveles de gobierno; más cuando estos se producen en medio de la pobreza y el sector de miseria popular. Como si los suspirantes candidatos no conocieran la desigualdad, concentración de la riqueza, evasión fiscal, subsidios a los ricos, reclamos, hartazgos, sus nudos y a quienes pisotean la Constitución y sus leyes; al punto de defender los intereses perversos y a quienes saquean al país con la protección presidencial.
  2. Causa un sobresalto que deben de pasar cinco meses para la transmisión del poder, aún viejos y aburridos tiempos del partido único. La oposición real estaba en la clandestinidad, perseguida, y la democracia era y continúa como farsa para tapar la dictadura. Los costos de las campañas políticas presidenciales y de cualquier nivel son criminales para nuestras circunstancias, retraso en el campo, hospitales, escuelas, caminos, salarios, etc., etc.
  3. Cómo no se les ha ocurrido a las legislaturas cortar estos tiempos a un mes de campaña, de recorrer el país ofreciendo sus programas de gobierno. Cómo en medio de las crisis que vivimos, no se les ha ocurrido quitar el subsidio a los partidos políticos, a cambio del acceso exclusivo a los medios de comunicación en tiempos de Estado y de manera gratuita, para llegar a la austeridad democrática y a un piso parejo. Ante la falta de sensibilidad y respeto, se concluye que el sistema de partido es parasito de la democracia.
  4. Esos casi seis meses de campañas y precampañas, se perciben como un distractor de los problemas de fondo. El derroche no tiene otro nombre, de circo, maroma y teatro, para ejercer la borrachera de la retórica, la demagogia y crear nuevamente falsas esperanzas en un pueblo analfabeto funcional, religioso, que cree en la magia del “Presidente”. Que un sector de los electores aún acepta las mentiras que escucha en todas partes. Este escenario es producto de políticos decadentes, ciegos, desde presidentes hacia abajo, que se derrumbarán en 2018.
  5. Para las campañas, 365 días les da tiempo para hacer sus componendas en lo oscurito, entre las elites de la derecha y la pseudoizquierda. Nada bueno procede de una actividad donde se desperdician recursos, donde se arman planes para robar elecciones, distorsionar el consenso social, comprar votos con los plásticos que ahora en el colmo, el INE y comparsas, son legales; prostituir voluntades y corromper aún más la vida cívica. Los grupos más vulnerables disponen de 500 o mil pesos como una fiesta para su estómago. Un gasto necesario para los monstruos en el gobierno, pero tirado a la basura, ya que resulta totalmente improductiva porque se sabe a conciencia de los frenos que existen en las políticas públicas. Las instituciones vigentes que tanto cuestan al presupuesto para eso están y parece que los políticos quisieran inventar el hilo negro. Existen historias de estudios serios que se ocultan, se destruyen a pesar de su enorme valor, porque afecta a poderosos.
  6. ¿En este contexto se imaginan al PRI ofreciendo la banda presidencial a AMLO? Tienen en sus manos a las autoridades de la red electoral, al sistema de justicia, a la fuerza bruta; en suma, a toda la maquinaria que los mantiene a pesar de todos los abusos y escándalos en el centro nervioso de la economía y la política.
  7. Han robado tanto que el escándalo de Chihuahua, donde Hacienda (Meade, Peña y Videgaray) desvía 250 millones de pesos para elecciones estatales, es nada al lado de las fortunas que históricamente, desde la “revolución”, descarrían al PRI sin descartar a los dinosaurios azules.
  8. El gasto en elecciones con diseño de derroche evitable, los favores que los gobernadores hacen desde su territorio al partido del Presidente, constituyen un atentado criminal a las comunidades y la economía nacional y son la palanca financiera que sostiene al espurio Ejecutivo Federal (Salinas, Calderón y Peña), por eso los gobernadores son casi intocables. No les basta con los 20.5 mdp ilegales de Odebrecht, además se reportan servilmente al partido y “ganan” elecciones a la mala. Gozan de impunidad ante peculado, cohecho, fraude y otros saqueos, así es desde siempre. ¿Y hoy cuando Javier Corral lo documenta en Chihuahua, será la primera señal de cambio?

 

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es Académico del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Correo electrónico: profe.hector.itt@gmail.com

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio