Hamilton: una lección de historia, humanidad y arte

Fotos: Internet/Con un excelso elenco que deja el alma en el escenario
 
Espectáculoz Lunes, 15 Enero, 2018 12:00 PM

Un provocativo musical que cuenta la historia del padre fundador de los Estados Unidos, que desafió todas las probabilidades y se convirtió en el primer secretario del Tesoro de esa nación, se presentará hasta el 26 de enero en el Teatro Civic, gracias a Broadway San Diego

Lo que más define a “Hamilton” es la pasión tanto desde la pluma de Lin-Manuel Miranda y del elenco ahora responsable de llevar de gira la historia del Padre Fundador de la Patria de los Estados Unidos menos conocido y recrear su heroica labor.

Es energía en su punto más álgido, desde que la orquesta comienza a tocar las primeras notas e introducir a Alexander Hamilton, hijo de una prostituta y un escocés, nacido en la pobreza en un diminuto rincón del Caribe para desafiar las probabilidades y convertirse en el primer secretario del Tesoro del país vecino durante la Presidencia de George Washington.

Y luego ver, al cabo de tres horas, cómo la vida del protagonista termina de la manera más abrupta, prematuramente, en el furor de la envidia y la venganza política de Aaron Burr, quien después de haberle tendido al migrante la mano a su llegada a Nueva York, no contó con su apoyo para ocupar la Casa Blanca. Hamilton prefirió a su principal adversario, Thomas Jefferson. La razón: Burr tenía ambición, Jefferson poseía ideales.

Vaya lección que ofrece este provocativo musical que hasta el 26 de enero se presentará en el Teatro Civic, dentro de la programación de Broadway San Diego.

Inspirado en la biografía que en 2004 publicó Chernow sobre el estadista, Lin-Manuel Miranda se dispuso a escribir la letra, la música y el libreto, además de estelarizar esta obra que llegó a Broadway en 2015 para llevarse once Premios Tony, además de un Grammy y hasta el Pulitzer.

Ahora Aaron Scott es el responsable de llenar los zapatos de Miranda y transformarse en Alexander Hamilton como el gran estratega de guerra que, junto con Lafayette, fue un actor clave para la independencia estadounidense del Reino Unido.

Scott es perfecto en su papel, hábil con el rap, impecable en el hip-hop y con una voz poderosa sobre todo cuando el personaje retoma su vida familiar, al lado de las hermanas Schuler y el trágico destino de su hijo Philip.

El musical se presenta hasta finales de enero

Para una figura colosal como lo fue este intelectual, combatiente y político, solo un elenco de iguales dimensiones podría sostenerlo. Y así es. Eso es lo que se ve en una puesta en escena intensa, dinámica, exigente para un elenco multifacético, talentoso al extremo, capaz de funcionar como una maquinaria perfecta y a la vez dotado con la capacidad de transmitir un amplio abanico de emociones.

Porque aquí hay de todo: canto, baile, erudición, romance, comedia, guerra, idealismo, rabia, traición, peligro y esperanza ante el nacimiento de una nación.

Bravo también por la interpretación de Rory O’Malley como el Rey Jorge III, lejano e ignorante del mundo que estaba a punto de voltearse de cabeza para dar paso al sueño de Francia: el fin de la monarquía y el inicio de la república.

Hay tantos cambios de humor, obedientes a las situaciones que Hamilton enfrenta en su paso por la vida, que es difícil comprender cómo se le ocurrió al autor esta titánica labor que, además, aporta una lección de tolerancia, homenajea a los migrantes y celebra la diversidad como piedra fundacional de Estados Unidos, aunque a veces no parezca.

Finalmente esto es entretenimiento labrado con compromiso, hecho a conciencia a partir del arte y llevado a escena para así armar el mejor tributo a quien en su momento logró cambiar el mundo y, como respuesta, gracias a esta primera gira del musical, ha conseguido que América le cante su nombre: ¡Alexander Hamilton!

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio