¿Hacia dónde lleva la compra de votos?

Foto: Internet/Eruviel Ávila
 
Opinionez Lunes, 1 Enero, 2018 12:00 PM

Guadalajara, FIL 2017.- Ricardo Raphael y Eduardo Zepeda Patterson presentaron los 15 perfiles de aspirantes al Poder Ejecutivo en 2018. “Los Suspirantes 2018” (Editorial Planeta 375 p.) es una interesante investigación de los claroscuros de 15 personalidades públicas, donde solo uno asumirá el rumbo de la República, 2018-2024. Una decisión electoral que debería estar bien informada.

Recomiendo su lectura y debate, el texto es una cruda y veraz radiografía de los sótanos de poder. Quien lo ha ejercido sin jubilación alguna es el PRI y sus comparsas.

Una veta:

La biografía truculenta, tenebrosa, del mapache operador priista Eruviel Ávila Villegas, hoy día presidente del PRI en la CDMX, y quien fue regidor, secretario general, alcalde, diputado del municipio de Ecatepec de Morelos y gobernador del Estado de México, este último botín utilizando el chantaje en 2011, cuando coqueteó y amenazó con postularse por el PRD/PAN.

La biografía política de Eruviel no tiene desperdicio, con investigación de Humberto Padgett León (HPL), especialista en crimen organizado, corrupción y derechos humanos, autor de siete libros, reportero de Reforma, premiado dentro y fuera de México. En 46 cuartillas pinta la telaraña del político mapache, su alianza con la Iglesia, particularmente con el Obispo Onésimo Cepeda que es un abogado, fundador de Inbursa con Carlos Slim, Presidente del Episcopado Mexicano, usurero, operador político del PRI en Ecatepec, probable pederasta, y como cereza, la acusación de fraude por 130 millones de dólares por Obras de Arte de la familia Azcárraga.

¿Onésimo heredero de Marcial Maciel?

“El Sacerdote” Onésimo recibió en donación terrenos y la construcción de la Catedral, el Seminario y la Casa Sacerdotal para detentar un obispado con su protector, el Papa Juan Pablo II. Un negocio redondo donde las partes han sacado raja económica y política. Eruviel y su grupo recibiendo las bendiciones de los sacerdotes de ese demarcación religiosa, mientras que Onésimo lucraba al meter las manos en la administración pública de Ecatepec y el gobierno del Edomex, con 15 millones de habitantes, la joya de la corona por ser el más poblado, rico del país, con presupuestos y obras que derramarían  comisiones a granel.

Vale la pena detenerse en esta relación política de la Iglesia con el gobierno y el PRI del Edomex, por varias razones que pocas personas conocen fuera del círculo de poder.

Padgett entrevistó a regidores, parroquianos, sacerdotes, diputados, para desentrañar abusos y patologías, secuestros y homicidios.

 

La compra/venta de votos es el primer eslabón de un gobierno corrupto irredento

Conforme los métodos ilegales de sobornos, compra de conciencias y explotación de millones de hambrientos con dinero negro. Tomar el poder en base a un crónico ramillete de infamias y delitos, garantiza que así gobernarán marginando al sótano las demandas sociales.

Si corrompen la voluntad de los electores, si prostituyen la presidencia, la extensión de esos nudos criminales, naturalmente contamina y prolonga al infinito un gobierno con pago de favores, corruptelas como devolución de la “inversión” electoral.

Quienes patrocinan ilegalmente la campaña política en muchos países de América Latina, como Odebrecht, OHL, HIGA, el crimen, demandan que paguen los millonarios sobornos que todos terminamos sufragando.

El alto cobro político y económico de la Iglesia es similar.

Onésimo, por favorecer al PRI mexiquense, seleccionó licitaciones, palomeó aspirantes a puestos públicos, incluso para juegos de golf dispuso de helicóptero. El obispo se exhibió en fiestas faraónicas al acompañarse de 12 adolescentes, seleccionados por sacerdotes incondicionales. Niños de familias disfuncionales. Al punto de que los sacerdotes que se niegan a jugar el papel de alcahuete, son destituidos.

María Victoria Santos Gámez, funcionaria presupuestal de Ecatepec de Morelos, descubrió manejos turbios del Obispo. Denunció en entrevista con Padgett, páginas 220-223, que en celebraciones de opulentas fiestas de caciques priistas, sin pudor, hubo tocamientos, caricias del Obispo Onésimo a jovencitos; comisiones irregulares al elegir a empresas, así como desvíos de gasto público a la Catedral, etc.

El cuestionamiento le causó el secuestro a María Victoria del que responsabiliza a Eruviel y Onésimo Cepeda. Una fotografía de impunidad con una lista de asesinatos de mexiquenses. No extraña que en la elección de 2016, Peña Nieto haya metido de cabeza al gabinete federal a operar la elección donde técnicamente Morena ganó con la maestra Delfina Gómez. No es solo la cloaca del Gobierno Federal, sino un saqueo descomunal en un Estado que siempre ha gobernado el PRI a su antojo.

 

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es Académico del Instituto Tecnológico de Tijuana. Correo electrónico: profe.hector.itt@gmail.com

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio