“Es una porquería”: custodios enfermos por comida de cárcel

Foto: Ramon T. Blanco V.
 
Ezenario Lunes, 1 Enero, 2018 12:00 PM

No son solo los antecedentes de la empresa La Cosmopolitana, contratada por el gobierno de “Kiko” Vega para las cocinas de las prisiones del Estado, hablan de sus serias deficiencias en la preparación de alimentos; ahora los testimonios de un grupo de custodios dan cuenta de su falta de higiene, porciones insuficientes y comida de mala calidad

Un grupo de policías de Custodia Penitenciaria se mantienen inconformes ante los servicios de preparación de alimentos en los Centros de Readaptación Social de Baja California. Describen la comida que ahí se les sirve como “indigna y de muy baja calidad”.

La preparación de alimentos está a cargo de La Cosmopolitana, empresa con antecedentes de corrupción que ha ganado un multimillonario contrato en el Estado de Baja California, particularmente dentro del sistema penitenciario.

La contratación de la compañía, con sede en Ciudad de México, se dio por vez primera en octubre de 2016 para un periodo de tres meses en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Mexicali y el Centro de Tratamiento para Adolescentes de la misma ciudad, a cambio de un monto de 20 millones de pesos.

De ahí, y a pesar que por medio de un escrito el exsecretario de Seguridad Pública, Daniel de la Rosa, donde dejó constancia que en ese periodo, la empresa cometió serias irregularidades como la entrega de alimentos en mal estado o caducos, la falta de compromiso con la elaboración de los menús y otras circunstancias, la administración estatal renovó el contrato y lo extendió a toda la entidad.

Tan solo en 2017, el gobierno de Baja California destinó 226 millones 629 mil pesos -60 por ciento más que el año anterior- para que la empresa se encargara de alimentar a los más de  once mil internos del Estado, así como a personal penitenciario.

La Cosmopolitana arrastra un historial de graves faltas, entre éstas, la intoxicación que sufrieron 450 internos al consumir ceviche de soya preparado por la empresa en 2014, aunado a que su nombre aparece en expedientes penales que inculpan a exfuncionarios federales por enriquecimiento ilícito.

Después de más de un año de la entrada de La Cosmopolitana a las cárceles de Baja California, un grupo de agentes de Custodia Penitenciaria recurrió a ZETA para denunciar que la calidad, preparación e higiene de los alimentos ha causado daños en su salud.

Foto: Rosario Mosso.- “En lugar de beneficiarnos, nos hacen daño”, expresaron

Estas quejas llegaron también hasta los responsables de los Cereso de Mexicali y El Hongo, sin que hayan sido atendidas.

Se trata principalmente de “productos de muy baja calidad, escasos, sin higiene en su preparación y sin calidad en cuanto al balance alimenticio”, comentó un custodio del grupo, quien solicitó la omisión de sus nombres para evitar represalias.

“Es una porquería la comida que nos dan, no es digna, suficiente ni de calidad”, expuso otro, y uno más agregó: “para el tipo de actividad que realizamos, no es suficiente la alimentación, ya que necesitamos más energía para realizar nuestras labores”.

De acuerdo con el menú que se especificó en el contrato de la empresa, se definen 14 opciones de desayuno, comida y cena para los oficiales, pero entre lo ofrecido y lo servido, hay gran diferencia.

Por ejemplo, las calabacitas con queso y crema, explican los custodios, se sirven solamente con calabazas, tomate y un poco de cebolla. Mientras que el yogurt es rebajado con agua o leche para hacerlo rendir. “El menú lo modifican a su gusto porque se justifican diciendo que no les proporcionan los insumos necesarios”, argumentó uno de los custodios inconformes.

Otro platillo, chicharrones en salsa roja, es reemplazado con frituras de harina marca Sabritas, y aunque el menú contempla tortitas de papa con atún, nunca se les ha servido atún.

Por otra parte, los chilaquiles son en realidad totopos rociados de una salsa insípida y fría, mientras que casi todas las noches se sirven dos burritos de frijol y chorizo con papas, o un pan y avena.

“Esos alimentos, en lugar de beneficiarnos, nos hacen daño, algunos compañeros hasta los tiran”, dijo uno de los afectados.

Más allá del mal sabor de la comida o las pequeñas raciones, los alimentos preparados y servicios por La Cosmopolitana han causado afectaciones en la salud de los custodios.

“En repetidas ocasiones, varios oficiales hemos padecido malestares estomacales a consecuencia de la falta de higiene de la alimentación, según nos han explicado médicos del Issstecali, pero ante los mandos, está mal visto que nos incapacitemos por este motivo”, denunciaron.

Sin embargo, si se trata del director, subdirector, comandante y subcomandante del Cereso, entonces las opciones de comida cambian. A estos se les preparan platillos al gusto, mientras sus oficiales reciben una pobre pieza de pan y un vaso de atole. Los mandos pueden solicitar un sándwich, un plato de fruta con yogurt o incluso carne asada.

Esto a pesar de que por los cargos que desempeñan, están autorizados para salir de las instalaciones penitenciarias y realizar sus comidas.

 

“La empresa está trabajando”

Una de las exigencias que ocasionó la huelga de hambre en más de 300 internos del Cereso de El Hongo, en mayo de 2017, fue la mala calidad de los alimentos.

El subsecretario del Sistema Estatal Penitenciario, David Limón Grijalva, aseguró en entrevista a ZETA que fue porque les cerraron el acceso de droga a los penales, pero, aunque los propios custodios refieren que La Cosmopolitana “presta un poco más de atención” a los alimentos que sirve a los reos, las deficiencias siguen.

En cuanto a la temperatura de los alimentos, se cambió el método de traslado para conservar los platos cerrados y calientes hasta que lleguen al área de las celdas para su distribución, pero las porciones siguen siendo muy pequeñas. “Las cantidades no son suficientes”, indicó uno de los agentes estatales.

En reiteradas ocasiones, este Semanario solicitó al subsecretario del Sistema Estatal Penitenciario, David Limón Grijalva, una respuesta sobre el avance que La Cosmopolitana registra en la remodelación de las cocinas, aspecto establecido en el contrato de servicios, a lo cual solo declaró que “se están trabajando en ellas”. Tampoco hizo comentarios sobre la calidad de los alimentos ni las quejas de sus custodios.

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio