Embonado

Foto: Archivo
 
Dichoz y Hechoz Lunes, 1 Enero, 2018 12:00 PM

Año con año, el nuevo titular de la SIDUE, el hankista Alfonso Padrés Pesqueira, se va alejando de la transparencia. Lo último es que en su más reciente declaración patrimonial, por cierto presentada el 19 de diciembre de este año, decidió no hacerla pública. Su perspectiva sobre la máxima publicidad fue regresiva, pues su primera declaración, en 2013, no tuvo problema para que se dieran a conocer a la sociedad sus propiedades e inversiones. Pero poco a poco, Padrés va entrando a la opacidad. Cuando ingresó a la nómina del Gobierno Federal, informó que tenía un sueldo de 430 mil pesos anuales y una casa de 356 metros cuadrados de superficie, la cual fue pagada de contado en el año 1981, con un valor superior a 52 mil dólares. Además registró tres vehículos, dos camionetas y un sedán, 2002, 2005 y 2009, respectivamente, con valores de 6 mil, 9 mil y 10 mil 500 dólares; así como un reloj Piaget de oro con valor de 2 mil dólares, comprado en 1977. Ahora, en su última declaración pública, se aprecia que su salario incrementó de forma considerable, pues reportaba ingresos por el cargo público de un millón 413 mil 081 pesos, además de contar solo con un vehículo sedán Volkswagen modelo 1974, por el que pagó mil 500 dólares, mismo que adquirió en 2014. Además cambió de reloj, pues ahora lleva en su muñeca un Rolex S/S de mil 500 dólares. Total, que el nuevo funcionario del Gobierno del Estado, encabezado por Francisco Vega de Lamadrid, embona bien en la estructura panista donde la opacidad es la que impera.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio