El año viejo


 
Cartaz Lunes, 1 Enero, 2018 12:00 PM

El año viejo marcha presuroso

con el pelo cubierto por la nieve

y en el rostro, la marca de unos surcos

que le dicen que ya no es año nuevo.

 

El alma de recuerdos va impregnada

de este año que se aleja por la noche,

del día treinta y uno de diciembre,

con la espalda encorvada y dolorida.

 

Son muchos los sucesos ocurridos

a lo largo de doce bellos meses,

que al corazón le dieron alegría,

pero también un halo de tristeza.

 

El tiempo pasa como agua en el río

que nunca regresa al manantial,

y guarda los recuerdos de su vida,

mas no puede volverlos a vivir.

 

Un borriquillo va por el camino,

cargado de esperanzas e ilusiones

de que el año que viene sea mejor

y las noticias traigan cosas buenas.

 

En el cielo se escuchan las campanas

y los ángeles cantan villancicos,

en la tierra resuenan los tambores,

mientras un año marcha y otro llega.

 

Cuando un año se marcha y llega el nuevo,

renace la esperanza cual semilla

que da paso a las flores más hermosas

y borran la tristeza de las gentes.

 

Se aleja el año viejo presuroso

y llega el año nuevo muy sonriente,

a cuestas la promesa de brindarnos

doce meses de vida y esperanza.

 

Lourdes P. Cabral

San Diego, California

Diciembre 27, 2017

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio