Continuará su proceso en libertad joven que privó de la vida a tres personas en atropellamiento

Foto: archivo ZETA
 
Destacados Martes, 30 Enero, 2018 03:26 PM

Ashley Reyes González, de 26 años de edad, que privó de la vida a tres personas por atropellamiento el domingo 28 de enero en la Vía Rápida, continuará su proceso en libertad en el que se le inculpa por el delito de “homicidio por culpa, agravado por manejar un automotor en estado de ebriedad”, luego de que en audiencia llevada a cabo esta mañana, el juez Fidel García Villanueva determinara su libertad inmediata tras no encontrar fundamentadas las pruebas presentadas por la Fiscalía para que se le determinara la prisión preventiva.

A cambio de ello, el propio juez le interpuso como medidas cautelares la prohibición de salir de la ciudad o el país –considerando que tiene la nacionalidad estadounidense-, la colocación de un localizador electrónico y el pago de 900 mil pesos a las familias por razón de la reparación del daño, cantidad que tendrá que ser depositada al propio Tribunal a más tardar el próximo 14 de febrero, todo ello bajo la advertencia de que en caso de que incumpla con alguna de las medidas, se le podrá solicitar la prisión preventiva.

Entre las pruebas que presentó el Ministerio Público para que se le determinara la prisión preventiva a Reyes González, fue la intensión de abandonar la escena, ya que por obligación cívica y moral nunca se preocupó por ver cómo estaban las tres víctimas: Miguel Ángel Tovar Vera, Jaciel Vargas Ávila y Francisco Javier Santos Contreras, quienes fallecieron en el lugar de los hechos, y contrario a ello, de acuerdo al testigo de un conductor de Uber, ella y su novio pretendieron huir del lugar.

Aunado a ello, considerando que la imputada tiene la nacionalidad estadounidense, se expuso también que por estar en frontera le daría también la facilidad de abandonar el país y lo que se pretendía era que no fuera a desvincularse del proceso, además que por el hecho de haber consumido bebidas embriagantes por arriba del límite, podría considerarse un peligro para la sociedad.

Pruebas en las que no estuvo de acuerdo la defensa de la imputada, debido a que consideró que toda su documentación la acreditan como residente de Tijuana, ya que aquí tiene su domicilio estable, estudió la universidad en esta ciudad y aquí tiene su trabajo como Contadora Pública, aunado al hecho de que se argumentó que la imputada en ningún momento quiso huir y que solamente se encontraba “aturdida y desorientada” en el lugar de los hechos, sobre todo porque quienes la detuvieron supuestamente la golpearon a ella y a su novio.

Razones que en valoración del juez pesaron mucho más para decidir dejarla en libertad y a cambio instruirle medidas cautelares que anteriormente fueron expuestas, razón por la cual los familiares de las víctimas salieron totalmente enojados y contrariados de dicha audiencia, tratando de entender por qué le había dejado seguir su proceso en libertad.

Sobre los hechos que compartieron tanto la Fiscalía como la defensa de Reyes González, se detalló que luego de que Ashley y su novio Erick David salieron del bar, alrededor de las seis de la mañana, este se subió del lado del conductor del carro tipo Beatle, modelo 2007, con placas de California y emprendieron la marcha, pero en un determinado punto la pareja tuvo una discusión y Ashley bajó a su novio del carro, se posicionó en el volante y continuó su marcha a exceso de velocidad.

Durante el trayecto sobre la Vía Rápida Poniente, la joven quiso pasar hacia la lateral de la misma y perdió el control a la altura del motel “La Mansión”, atropellando con la parte frontal del carro a las tres personas que caminaban por la banqueta, luego de que habían salido de trabajar de dicho motel, dejando tendida a una cerca de dicho lugar y a las otras dos sobre la acera sur frente al hotel Holiday Inn, para finalmente impactarse en un árbol.

Acontecimientos que quedaron registrados en el Informe Pericial Homologado que escribió un oficial de la Policía Municipal, quien fue el primer respondiente de los hechos, además de testigos como un compañero de trabajo de las víctimas, quien corroboró los hechos, y el conductor de un Uber, quien detalló que él recibió una solicitud de servicio en el que trasladó a la persona que se identificó como el novio de Ashley.

Quien durante el trayecto se percató del atropellamiento y la persona le pidió que para porque se trataba de su novia, luego de que la recogió subieron al auto y le pidieron que avanzara, pero este se negó, aunado a que los testigos le habían bloqueado también el paso, por lo que no avanzó porque no quería ser “cómplice” de lo que había sucedido.

Referente a la petición para la vinculación a proceso, la defensa de la imputada atendió a su derecho de pedir una prórroga y solicitaron las 72 horas para ello, por lo tanto el juez determinó como fecha el próximo jueves 1 de febrero, para llevar a cabo dicha audiencia en donde se presentarán las pruebas concernientes para determinar si esa vinculación es procedente o no.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio