2017, el año más violento en BCS

Fotos: cortesia
 
Destacadas BCS Martes, 2 Enero, 2018 12:00 PM

Con tres ejecutados y un reporte de hombres armados que ingresaron al Hospital Juan María de Salvatierra, se llega al cierre del año con 701 ejecutados, cifra récord para un Estado inmerso en una narcoguerra de cárteles, que el 20 de diciembre se recrudeció cuando Los Guzmanes o Los Tegoripeños colgaron seis cuerpos en tres diferentes puentes de La Paz y Los Cabos

“La psicosis se ha adueñado de la población en este 2017 que apenas cierra. Por todas las calles se respira el miedo y temor. Apenas el otro día, dos hombres armados ingresaron al Hospital Salvatierra y amagaron al personal de Terapia Intensiva preguntando por un paciente, eso provocó no solo que la gente se espantara, sino que los mismos agentes de seguridad no sabían qué hacer con el temor a que fuera real”, explicó un agente de la Policía Municipal adjunto al Grupo de Coordinación de Seguridad Pública.

Pasadas las 5:00 pm del 26 de diciembre, las alarmas del Hospital Juan María de Salvatierra se encendieron. El reporte indicó que había hombres armados en el área de Terapia Intensiva buscando información de un paciente.

Aunque se negaron a dar a conocer datos sobre el internado, uno de los guardias de seguridad detalló para ZETA el hecho acaecido:

“Fueron dos hombres de aproximadamente 20 años de edad que entraron sin autorización y preguntando por un paciente; uno de ellos vestía playera tipo polo, verde, gorra color negra y pantalón de mezclilla de color negro; el segundo, playera tipo polo, azul, y pantalón oscuro. Suponemos que se hayan metido por la puerta de lado del estacionamiento y abandonado el lugar por la azotea”, reveló.

Tras cerrar el hospital y evacuar el área de toda persona ajena, oficiales de seguridad y personal de la Armada ingresaron a revisar cada rincón sin obtener respuesta positiva, los presuntos sicarios se habían esfumado.

Por otro lado, el viernes 22 de diciembre fueron halladas tres personas sin vida en el camino a Las Cruces, municipio de La Paz. El reporte ocurrió a las 8:15 am, sin embargo, al acudir el personal de seguridad y paramédico, constataron que uno de los cuatro masculinos estaba aún con signos vitales.

Las víctimas fueron las siguientes:

Julián Trasviña, de 17 años (sin vida).

Persona sin identificar, de 60 años (sin vida).

Joven en calidad de desconocido, de 17 años (sin vida).

Carlos “N”, de 17 años, lesionado en ambos brazos.

“Pudiera tratarse de este lesionado el que buscaban con el afán de no dejar rastros”, especificó un agente de Inteligencia Militar.

Mientras tanto, en el Hospital Juan María de Salvatierra, Miguel Liera, subdirector Médico, indicó a medios de comunicación que “al parecer se activó una alerta de que había algunas personas que habían ingresado al área de Terapia Intensiva, armadas dos personas y buscando a una persona, a un paciente. Tuvieron a bien entrar y replegaron un poco al personal de salud que estaba en Terapia Intensiva. No hubo agresiones físicas al parecer, por lo que nos comentan, pero sí un poco de estrés en esta cuestión de estar buscando a la persona, de acercar un poco las armas al personal, y una vez que no encontraron a esta persona que andaban buscando, salieron aparentemente del hospital”.

La autoridad médica informó que en una acción tardía, el personal del hospital activó el protocolo. Los hombres armados pudieron abandonar el sitio para cuando llegaron las fuerzas de seguridad de los tres niveles de gobierno.

“Se activó un protocolo que tenemos de seguridad, en donde se hacen varios avisos a las corporaciones, y una vez que hicieron la revisión correspondiente, nos informaron que no se encontraba nadie ya aquí. En realidad, no hubo una cuestión mayor, más que la preocupación, el miedo que puede producir este tipo de acciones y no pasó a mayores. Este protocolo de seguridad le da seguimiento las autoridades y hasta ahí es básicamente la información que nosotros tenemos aquí”, señaló Liera.

Recientemente, el mismo personal de la Secretaría de Salud del hospital se manifestó por supuestas amenazas que recibieron de parte de personas armadas al momento de atender un hecho de alto impacto. Desde entonces, ya se habían presentado amenazas en contra de la seguridad del personal.

Por ello, el subdirector Médico dijo que se requiere una valoración en seguridad, ya que al ser vulnerado el nosocomio, resulta urgente que se blinde la integridad del personal, los pacientes y los familiares que acuden al sitio.

“Se tiene que discutir la mejor estrategia con la autoridad competente y además con quien tenga toda la información y que tenga la rama especializada para hacer una recomendación. La seguridad es muy importante para nosotros, tendremos que acatar lo que se determine ante ese plan y esas circunstancias. Todos tenemos que cooperar como población. No nos gusta que esto pase en el hospital, es muy preocupante y muy estresante para nosotros como trabajadores y esto nos alarma”.

 

Cártel Jalisco responde

“Todos estos hechos nos dejan claro que la autoridad está pintada y el nuevo procurador, el tal De la Rosa, solo es un charlatán que nos viene con el cuento de qué va a cambiar el mundo, así llegan todos; pero la cuestión es que, cuando ven el paquete, prefieren salir por la puerta de atrás como Palemón. Tenemos desempacado al procurador y marinos por todos lados. Me pregunto, ¿y los resultados? Todos nos han quedado a deber y no vemos disminución, al contrario, los colgados recrudecen más la violencia y la percepción del ciudadano de a pie”, expuso el experto en Delincuencia Organizada y miembro de Atención a Víctimas del Delito.

Apenas el 20 de diciembre de 2017, el nivel de violencia empeoró cuando Los Guzmanes o Los Tegoripeños colgaron seis cuerpos en tres diferentes puentes de La Paz y Los Cabos, junto a ellos dejaron un narcomensaje:

“NO LA CREYERON CULEROS ESTO LES PASARA A TODOS LOS QUE NO SE PONGAN A LA  ORDEN CON NOSOTROS YA ESTA MAS QUE DEMOSTRADO QUE TRAEMOS TODO EL PODER Y LA BAJA DEL NORTE Y SUR YA SON NUESTRAS JAJAJA ATTE: GUZMANES Y TEGORIPEÑOS”.

Según autoridades consultadas por ZETA, este tipo se agresiones eran de anticiparse por lo que el periodo de “calma” en realidad es visto como un “tiempo para reorganizar ataques y estrategias, quizá armarse y contraatacar, lo que sí es que estamos muy pendientes de lo que se pudiera venir, ya hubo una nueva amenaza de los contras y eso implica que habrá más sangre y no sabemos cómo podamos intervenir”, agregó uno de los elementos del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública, quien dijo que los patrullajes se hacen en conjunto y esperando el “topón”.

La reacción del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) no se hizo esperar, en uno de los barandales de la Plaza Mega Comercial fue colocado un narcomensaje en tela blanca y letras negras. La respuesta fue instantánea de parte del presunto líder y sucesor de “El Babay”, “Rene 00”:

“GUANO GUZMAN, DEJA DE MATAR GENTE INOCENTES NO ANDES ROBANDO NI SECUESTRANDO Y EXTORCIONANDO. ESTOS 6 HOMBRES INOCENTES QUE COLGASTE EN EL PUENTE LO VAS A PAGAR SALGAN AHORA A PELIAR TODO ESTO ORDENADO POR ZAID ALIAS EL TOCALLO, LA PLAZA TIENE DUEÑO. ATT 00.

“Seguimos investigando sobre los grupos delictivos que están activos principalmente en la zona sur de Baja California Sur; es difícil establecer cómo van a reaccionar ante los hechos, lo que te puedo adelantar es que se está armando una estrategia para contrarrestar el nivel de peligrosidad; lo primero seguramente será desarticular los grupos, derribando la cabeza, y de ahí, una vez que estén desarmados, detener a los sicarios”, expresó el efectivo de inteligencia.

“Entonces ya vimos la respuesta de los grupos criminales, ahora falta la respuesta de las autoridades y viene a través de estrategia, como (señaló) para poder erradicar lo que nos ha venido afectando desde el 31 de julio de 2014”, puntualizó Inteligencia.

A consecuencia de ello iniciarán los operativos de contención y desarticulación, lo que podría derivar en más hechos violentos y agresiones a servidores públicos, algo que las mismas autoridades venían adelantando como “efectos del combate frontal”, tras los cambios en el área de seguridad pública con nuevos cabezas de grupo de parte de la Secretaría de Marina y mayor intervención por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

 

Líneas enemigas

“Sin duda, más allá de que un grupo criminal controle Baja California Sur, la violencia y el miedo es que rige a la entidad. Ahora, ningún ciudadano puede salir a las calles tranquilamente si no hay en su mente estas imágenes tan terribles que nos ha dejado la difícil situación que estamos pasando. El temor a morir en un enfrentamiento no está apartado de la realidad que cada quien percibe, ha sido un año muy difícil para el país y qué decir de nuestro bello Estado”, lamentó el miembro de Atención a Víctimas del Delito.

Un total de 701 muertos ha sido el saldo de este año, el cual deja más que claro el panorama al que se han enfrentado los sudcalifornianos, pues ha sido casi dos muertos por día; prácticamente en todas las colonias del Estado, al menos de La Paz y Los Cabos, han conocido el estruendo de las armas de fuego, manchas de sangre por todos lados y el sonido de las sirenas de las unidades de emergencia que acuden a la escena.

“El 2017 va a ser el peor año de la historia de México, en materia de inseguridad. Vamos a cerrar este año con más de 24 mil muertos en todo el país, de los cuales, 18 mil son ejecuciones del crimen organizado, es decir, el 75% del problema deriva de una guerra. No vamos a lograr nada si primero no regulamos las drogas para reducir consumos, para reducir corrupción y para reducir la violencia”, expuso Santiago Roel, director y fundador de Semáforo Delictivo al cierre de 2017 en México.

 

Motín en penal de San José por homicidas del periodista Max Rodríguez

Aproximadamente a las 12:45 pm del jueves 28 de diciembre, se registró un amotinamiento al interior del Centro de Reinserción Social (Cereso) de San José del Cabo, municipio de Los Cabos, debido a que internos con armas de fuego y una granada de fragmentación, amagaron a los custodios y visitantes que se encontraban en el reclusorio.

El intercambio de disparos se dio cuando cinco internos armados dispararon contra los allí presentes, a lo que hubo respuesta por parte de los custodios. El blanco principal fue el interno José de Jesús Cano Vega, de los principales cabecillas al interior del penal de mediana seguridad, quien resultó abatido; portaba un arma tipo Uzi y una granada de color verde, la cual yacía junto a su cuerpo.

“Es lamentable que hasta el interior del penal haya ingresado esta clase de armamento, nosotros como personal que labora ahí, cómo tener seguridad si esta clase de hechos se registran y ponen en riesgo a los internos, a los custodios y las personas que visitan a sus presos”, denunció uno de los custodios del penal.

Un interno de nombre Juan Antonio de la Peña González recibió impactos de bala en tórax y brazo derecho, se le reportó fuera de peligro, mientras que una mujer identificada como María del Carmen “N” -quien se encontraba de visita- resultó lesionada en un glúteo.

Momentos de tensión se sintieron cuando los internos amenazaron y sometieron a tres custodios, de inmediato solicitaron apoyo y la intervención de fuerzas de seguridad de los tres niveles de gobierno; de los cinco internos que intentaron fugarse, un falleció, uno fue herido y dos más sometidos.

La Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Baja California Sur confirmó el intento de fuga y el fallecimiento de Julián Anguiano Díaz, director del penal de mediana seguridad.

“Se informa que al momento de presentarse estos hechos, el director del penal, Julián Anguiano Díaz sufrió un infarto al miocardio, siendo trasladado al Hospital General, donde minutos después fue declarado sin vida. Asimismo, se aclara que en el lugar no se registró un enfrentamiento entre grupos armados, ni el ingreso de un comando, como se dio a conocer en redes sociales; y que las personas involucradas en estos hechos, fueron controlados y trasladados a sus respectivas celdas”, informó la dependencia.

Sin embargo, al cierre de esta edición, el Grupo de Coordinación de Seguridad Pública indicó a ZETA que se siguen las investigaciones para determinar el punto por donde ingresó el armamento militar o si existe algún servidor público involucrado en ello.

Asimismo, se reveló que las investigaciones quedaron a cargo de la PGJE para determinar cómo el armamento utilizado para el motín pudo entrar al penal.

Tanto el fallecido como el interno herido se encontraban en el Cereso, vinculados al homicidio del periodista Maximino Rodríguez Palacios, de Colectivo Pericú, ocurrido el 14 de abril de 2017.

“Esa es la información que tenemos, no te puedo confirmar si los cinco que intentaron de un inicio fugarse, sean los cinco vinculados con el homicidio del comunicador, pero algo hay sobre eso”, afirmó a este Semanario un miembro del Grupo de Coordinación de Seguridad en Baja California Sur.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio