Una gran dinastía

Fotos: Jorge Dueñes/Alberto del Río, una estrella consolidada
 
Deportez Lunes, 25 Diciembre, 2017 12:00 PM

Integrada por Dos Caras, Alberto del Río e Hijo de Dos Caras, es una de las familias más arraigadas dentro de  Lucha Libre nacional y han cosechado grandes éxitos a nivel nacional e internacional

En el arte del Pancracio existen varias dinastías de luchadores, algunas han tenido más éxito que otras, pero todas han dejado huella en la Lucha Libre mexicana. Algunas incluso han llegado hasta la tercera generación, lo que habla de la trascendencia de algunos personajes que datan de la década de los años cuarenta.

Entre las más famosas y antiguas figuran las del Santo, Blue Demon y Mil Máscaras, además de Rayo de Jalisco, Huracán Ramírez, Perro Aguayo y Tinieblas. Aunque las dinastías más numerosas son las de la familia Alvarado, aquella que iniciara con Shadito Cruz, padre de los famosos Brazos (Brazo de Oro, Brazo, Brazo de Plata, Brazo Cibernético, Súper Brazo y Brazo de Platino), así como sus nietos La Máscara, Psycho Clown y Máximo.

Además de la dinastía de la familia Casas, que lideraba el gran “Pepe” Casas, de la cual surgieron sus hijos Negro Casas, Heavy Metal y El Felino. Mientras que en la tercera generación aparecen Tiger Kid y Puma King, herederos del felino.

El viernes 15 de diciembre, una de las dinastías más famosas se presentó en el Auditorio Municipal “Fausto Gutiérrez Moreno”.  Se trata del hermano de Mil Máscaras y Psicodélico, Dos Caras y sus hijos Alberto del Río e Hijo de Dos Caras.  Los tres, integrantes de la dinastía Dos Caras, subieron al ring en la misma esquina por primera vez en Tijuana, brindando a los aficionados la oportunidad de ser parte de la historia.

El padre se mostró feliz por estar de regreso en Tijuana, ciudad que no visitaba desde hace tiempo y lo hizo subiendo al ring por primera vez acompañado de sus hijos.

“Muy contento y halagado por esta oportunidad. No esperaba subir al ring con ellos, pero aún sigo haciendo ejercicio para hacer ciertas cosas arriba del ring. Ya tengo una edad en la que me hago a un lado, pero quiero brindarle al público una buena actuación al estar juntos mis hijos”, comentó el veterano luchador.

José Luis Rodríguez, quien nació el 21 de febrero de 1951, dice estar satisfecho de lo que han cosechado sus hijos, principalmente Alberto del Río.

“Me siento muy orgulloso de lo que han conseguido. Bueno, principalmente el mayor, que como Alberto del Rio se ha consolidado en este deporte. Alberto desde chiquito tuvo preparación, siempre estuvo detrás de mí. Antes de ser luchador estuvo entrenando en el Comité Olímpico Mexicano como seleccionado en Lucha Asociadas, participando incluso en Juegos Centroamericanos, después empezó a entrenar las Artes Marciales Mixtas y en base a eso ha tenido éxito. Al más chiquillo le falta experiencia y conocimiento, porque se ve medio vede todavía, pero el tiempo le va ir dando todo lo que se necesita arriba del ring. Pero los dos siempre teniendo una educación hecha a base de valores”, compartió Dos Caras.

Cuestionado respecto a la carrera de “El Patrón”, quien triunfara en la WWE llegando más lejos que su padre, simplemente dijo:

“Muchos me han dicho que Alberto me ha superado y yo les digo, pues sí, para eso lo eduqué para que se superara y saliera adelante en todo, que nunca se rindiera y ahí están los frutos”.

Mientras que Del Río manifestó que estar arriba del ring del auditorio tijuanense acompañando a su padre, es algo único e inolvidable.

“Estoy muy contento de volver al auditorio y poder luchar con mi papá y mi hermano, ya que cuando era niño yo acompañaba y venía a ver a mi papá luchar ahí, cuando se enfrentaba a todas esas estrellas que ahora son leyendas del Pancracio nacional. Esta es la primera vez que su servidor sube al cuadrilátero con mi papá y mi hermano. Qué mejor que hacer este regreso en familia”, mencionó.

Sobre las influencias de otros luchadores en su carrera, Alberto confesó que solo a su padre debe su desarrollo: “A mi padre le debo mucho, fue el único que se encargó de enseñarme los secretos de la Lucha Libre. Siempre me dijo que mantuviera los pies en la tierra porque en el momento que me perdiera, se acabaría mi carrera. Realmente ha sido mentor”.

— ¿Entonces no tuviste alguna influencia de Mil Máscaras?

“A mi tío no le debo nada. Él nunca me apoyo al inicio de mi carrera porque nunca ha estado de acuerdo en las segundas partes. Siempre ha criticado el hecho de que haya Juniors en la lucha libre. Incluso cuando empecé me cerró todas las puertas. Es cierto, le tengo respeto profesionalmente, porque fue un gran luchador que transcendió internacionalmente, pero en el aspecto personal me reservo mis comentarios porque es mi tío”, expresó José Alberto Rodríguez, nacido el 25 de mayo de 1977.

.Por su parte, el menor de la dinastía, Hijo de Dos Caras, señaló que lejos de lo que pudieran pensar, para él no ha sido sencillo abrirse paso en el mundo de la Lucha Libre por su padre y hermano.

“Mucha gente dice que es fácil para uno hacer carrera cuando eres hijo de una leyenda como lo es mi padre  y de una estrella como lo es mi hermano. Pero no es así, ya que también tengo que hacer mi parte y prepararme mejor para no dejar mal a la familia. Claro que quiero ser como ellos o mejor, pero ese camino es largo y hay que entrenar y darlo todo arriba del ring en cada lucha”, aseguró el gladiador enmascarado.

Por ahora, la dinastía Dos Caras sigue adelante con gran éxito teniendo tres integrantes, aunque en un futuro podría aumentar el número y llegar la tercera generación de la familia Rodríguez.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio