Regalo de Navidad


 
Cartaz Lunes, 25 Diciembre, 2017 12:05 PM

— ¡Lee mi carta, por favor Santa, tómala, tómala, aquí está! —grita una niña tratando de acercase al hombre de rojo. Hay muchas niñas y niños queriendo entregar sus cartas, pero esta niña no para de insistir.

—Debes formarte —le dice un hombre. La toma de la mano y la lleva al final de la línea.

—Yo solo quiero un regalo. Mi carta solo tiene anotado un regalo que le quiero pedir a Santa. Por favor, permítame acercarme para entregarle mi carta.

—No puedo hacer eso. Debes esperar.

La niña se queda quieta y no insiste más. Camina detrás de los chicos deseando que llegue pronto su turno. Su rostro denota tristeza por tener que esperar. El regalo que quiere pedir es muy importante para ella. Sabe que Santa trae los presentes que le piden. Tiene mucha ilusión por recibir ese obsequio tan especial.

Santa recibe cada carta y la lee ahí mismo. Les pregunta a los chicos cuáles son los regalos más importantes de los que han puesto en la lista. Ellos responden que todos, pero aceptan escoger tres cuando Santa insiste. Pasan las horas y Santa se siente cansado. Los chicos no se miden, piden demasiado. Sabe que no podrá complacerlos en todo, pero tratará de concederles uno de los tres regalos que escogieron. Cuando cree que ha terminado, se pone de pie para irse. En ese momento se escucha una voz que pregunta: — ¿Puedo ya entregarle a Santa mi carta?— Santa sorprendido voltea y ve a la niña.

— ¿Qué haces aquí niña? Es muy tarde.

—Quiero entregar mi carta con mi petición de regalo para Navidad. Solo quiero un regalo y es muy importante para mí.

—Dame tu carta y la leeré ahora mismo.

— ¡Gracias! —Dice la niña con una gran emoción.

Santa toma el sobre y lo abre. Dentro hay una nota que dice:

“Querido Santa, solo quiero un regalo de Navidad. Sé que todas las niñas y niños del mundo te han de pedir muchos, aunque a mí también me gustaría tener muchos obsequios, he decidido pedirte solo uno para que no tengas problemas al decidir cuál regalo me traerás. El regalo que quiero es la cura para mis ojos, para poder ver los presentes que me has traído cada Navidad”.

Santa no sabe qué decir y abraza a la niña mientras una lágrima rueda por su mejilla. En ese instante se da cuenta de lo que verdaderamente es importante en la vida. El hombre bajo el traje de Santa es el dueño de una juguetería muy grande en la ciudad. Sabe (sin lugar a duda) cuál es el primer regalo que debe entregar esta Navidad.

 

Lourdes P. Cabral

San Diego, California

Diciembre 16, 2017

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio