“Queremos invertir, pero nivel de inseguridad es inaudito”: empresarios mexicanos al FT


 
Nacional Jueves, 28 Diciembre, 2017 07:58 AM

“Queremos invertir en México, pero este nivel de inseguridad es inaudito”, dijeron empresarios al diario Financial Times. Esto coincide con la última encuesta realizada por el Banco de México al sector privado del país y el extranjero, la cual arrojó que la inseguridad es no de los factores que podría obstaculizar el crecimiento de la economía.

Las últimas cifras del Secretariado Ejecutivo, con corte al mes de noviembre, contabilizaron un total de 23 mil 101 homicidios dolosos. Esta cifra convierte al 2017 en el año más mortífero de México de los últimos veinte años, fecha desde que se tiene registro, superando así al 2011, el cual había sido el más violento con 22 mil 409 carpetas por este delito.

Ciudad de México, 27 de diciembre (SinEmbargo).– Los altos niveles de violencia no vistos en años México y la impunidad con la que los delitos son tratados ponen en riesgo la inversión en el país, dijeron empresarios al diario británico Financial Times.

La Comisión de la Industria del Vino y el Licor, dirigida por Erik Seiersen, reportó 151 robos en 2017, de más de 109 mil cajas de bebidas alcohólicas con valor de 352 millones de pesos. No tiene cifras comparativas para 2016, pero dijo al diario que los niveles fueron “mínimos”.

“He trabajado en México desde 1990 y nunca he visto este nivel de volatilidad e inseguridad […] Queremos invertir en México, pero este nivel de inseguridad es inaudito. La gente va a perder interés en invertir en México”, dijo al Financial Times Seiersen, director británico de la empresa de bebidas alcohólicas Diageo.

Leonardo Gómez, director de la Asociación Nacional de Transporte Privado, que incluye los principales usuarios de transporte de mercancías por carretera, dijo al diario que no sólo se trata de robos, los delincuentes “están vendiendo estos productos en mercados ilegales por debajo del precio de producción y compiten con nuestros productos”.

Esto, dijeron, genera pérdidas económicas no sólo para las empresas, también para el Gobierno mexicano.

En México, la última encuesta realizada por el Banco de México al sector privado del país y el extranjero arrojó que la inseguridad es no de los factores que podría obstaculizar el crecimiento de la economía.

Los especialistas consideraron que los principales factores son, en orden de importancia: la incertidumbre política interna (19 por ciento de las respuestas); los problemas de inseguridad pública (16 por ciento de las respuestas); la plataforma de producción petrolera (8 por ciento de las respuestas); la incertidumbre sobre la situación económica interna (8 por ciento de las respuestas); y la inestabilidad política internacional (6 por ciento de las respuestas).

Las últimas cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), con corte al mes de noviembre, contabilizaron un total de 23 mil 101 homicidios dolosos. Esta cifra convierte al 2017 en el año más mortífero de México de los últimos veinte años, fecha desde que se tiene registro, superando así al 2011, el cual había sido el más violento con 22 mil 409 carpetas por este delito.

La decisión del Presidente Enrique Peña Nieto de limitarse al choque frontal contra el crimen organizado como estrategia de seguridad parece haber sido asumida una vez tomó el cargo y desde ahí nunca fue abandonada.

Un conteo hecho por SinEmbargo mostró que después de implementar la estrategia, los homicidios incrementaron. Entre enero y julio del 2016 sumaron 4 mil 909 carpetas de investigación por ese delito en los municipios atendidos. En tanto que en los mismos seis meses del 2017 hubo 6 mil 113 carpetas de investigación.

El diario Washington Post publicó esta semana que los esfuerzos para acabar con la violencia relacionada con los cárteles en México comenzaron este año con un estallido: el caso del capo del Cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán, extraditado a los Estados Unidos para enfrentar cargos criminales.

Sin embargo, esto no sirvió para contener la violencia, la cual se ha disparado en México y este año se perfila como la más mortífera del país.

A la par que crece la violencia, la impunidad se convierte en un factor predominante. México ocupa el primer lugar de impunidad en el continente Americano y el cuarto de un total de 69 países miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), de acuerdo con el Índice Global de Impunidad (IGI) 2017 realizado por la Universidad de las Américas de Puebla (UDLAP).

El estudio, que analiza y compara la información relacionada con los indicadores en materia de seguridad, justicia y derechos humanos, posiciona a México en el cuarto lugar a nivel mundial con un índice de impunidad de 69.21 puntos.

Los 13 países con mayor impunidad son: Filipinas, con 75.6 puntos; India, con 70.94; Camerún, con 69.39; México, con 69.21; Perú, con 69.04; Venezuela, 67.24; Brasil, 66.72; Colombia, 66.57; Nicaragua, 66.34; Federación de Rusia, 65.49; Paraguay, 65.38; Honduras, 65.04; y El Salvador con 65.03 puntos.

De acuerdo con el reporte, en México sólo se denuncian 7 de cada 100 delitos cometidos, por lo que la cifra negra desde 2013 alcanza un porcentaje no menor al 92.8 por ciento.

Además, del total de delitos denunciados, sólo existe un 4.46 por ciento de sentencias condenatorias, lo cual arroja una impunidad cercana al 95 por ciento en ilícitos acreditados por la autoridad como consumados.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio