Policías comerciales inconformes con “El Patas”

Foto: Archivo
 
Edición Impresa Lunes, 25 Diciembre, 2017 12:00 PM

La SSPM inició un proceso para transferir a aquellos elementos de la Dirección de Servicios de Protección Comercial y Vigilancia Auxiliar que cumplan con los requisitos de Ley, a la Policía activa, para así homologar sus salarios y beneficios laborales. No obstante, un grupo de ellos exige se cumpla un pliego petitorio que entregaron a Juan Manuel Gastélum cuando era candidato, a cambio del cual lo apoyaron en campaña

A pesar que la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) de Tijuana inició el proceso de transferencia de aquellos agentes adscritos a la Dirección de Servicios de Protección Comercial y Vigilancia Auxiliar que cumplan con los requisitos en Ley, hacia la Policía Municipal Preventiva, elementos se quejan de irregularidades en los procesos de selección.

De manera adicional, un grupo de ellos exige al Ayuntamiento de Tijuana cumplir con una serie de peticiones que se presentó al alcalde Juan Manuel Gastélum cuando candidato en 2016 a cambio de apoyo en las votaciones, aunque el gobierno municipal sostiene que se trató de un pliego petitorio y no de una promesa de campaña.

En mayo de 2016, un agente de la Policía Comercial se acercó al comité de campaña de “El Patas” en el Comité Directivo Municipal del Partido Acción Nacional (PAN), para entregar un pliego petitorio con 13 inconformidades respecto a las condiciones laborales de los policías comerciales, sobresalen las siguientes:

  1. No se nos considera el beneficio de la jubilación.
  2. Los servicios extraordinarios y horas extra no se nos pagan correctamente.
  3. Se nos manda a cursos después de salir de nuestro horario laboral de 12 horas en un turno nocturno, dichos cursos son con un horario de entrada de las 7:00 a las 14:00 horas y de ahí a reanudar nuestras labores ordinarias sin derecho al descanso normal otorgado por la ley.
  4. Se nos quitan los beneficios del servicio profesional de carrera ya que no nos contarían los cursos que se nos imparten y tampoco contarían los estudios que algunos elementos estamos realizando y solamente se nos sujeta a cumplir con obligaciones del régimen disciplinario, así mismo no se nos reconoce ningún tipo de prestación y beneficio por parte de la SSPM, por lo cual se pide la abrogación del artículo 161 del reglamento del servicio profesional de carrera del municipio de Tijuana.
  5. Pedimos se nos notifique formalmente el régimen, reglamento o ley por la cual se nos rige para efecto de beneficios y prestaciones.
  6. Aproximadamente hacía tres años que no se nos dotaba de uniformes.
  7. Contamos con armamento obsoleto.
  8. A los compañeros de vigilancia auxiliar nunca se les ha provisto del equipo necesario para desarrollar sus funciones a cabalidad, esto se traduce en radios de frecuencia policiaca y chalecos antibalas.
  9. Hace aproximadamente cinco años no nos da un aumento de sueldo.
  10. Se pide un fondo o fideicomiso para cuestiones de emergencias o funerales para compañeros caídos o familiares.

El agente, quien pidió a ZETA el anonimato por temor a represalias, explicó que inconforme con el trato que recibía durante la administración del ex presidente municipal priista Jorge Astiazarán, acudió a las oficinas del PAN para exponer la situación.

“Nos pidieron reunir a nuestros compañeros y convencerlos de votar por ‘El Patas’ y así empezar una red de apoyo entre familiares, amigos y conocidos. Para ello, nos solicitaron que lleváramos un registro de nombres y copias de credenciales de elector”, detalló.

Juan Manuel Gastélum, policías lo apoyaron como candidato

No obstante, a más de un año de administración, el oficial subraya que una de las peticiones se ha cumplido a medias, la referente a la entrega de uniforme: “Este año entregaron uniforme y botas a algunos, pero no nos dan a todos, yo no he recibido ningún equipo este año”.

 

“La Policía Comercial dejó de ser la puerta trasera”

Entrevistado al respecto, el secretario de Seguridad Pública de Tijuana, Marco Antonio Sotomayor Amezcua, detalló que actualmente la SSPM se encuentra en proceso de asimilación en el que elementos de la Dirección de Servicios de Protección Comercial y Vigilancia Auxiliar pueden aplicar para su transferencia a la Policía activa.

“Sabemos que los policías comerciales tienen un nivel de educación inferior al de activo, porque a ellos solo se les exige hasta secundaria y no preparatoria. Históricamente los policías comerciales no tenían un curso de formación inicial ni estaban certificados en confianza, por eso ha habido una distinción y prestaciones entre unos y otros”, expuso.

Por lo tanto, la dependencia a su cargo ha buscado que aquellos elementos interesados en solicitar su transferencia a la Policía Preventiva Municipal terminen el bachillerato y sean certificados en Control y Confianza.

“Desde el 20 de noviembre hemos estado evaluando a 18 policías comerciales diarios, la intención es que quienes pasen las evaluaciones, tengan preparatoria y cumplan con los requisitos de ingreso a la Policía que establece la Ley, vamos a darles un curso de formación equivalente que autoriza el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública para que en un curso de dos meses, si están certificados, pasen a ser policías activos”, manifestó Sotomayor Amezcua.

La Dirección de Servicios de Protección Comercial y Vigilancia Auxiliar, a cargo de Hugo Díaz Rodríguez, cuenta con mil 59 elementos activos, según cifras proporcionadas por la SSPM.

“Buscamos que al final de esta administración, la gran mayoría de los policías comerciales que cumplan con los requisitos en la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, sean transformados en policías activos”, añadió.

“Durante muchos años, la puerta trasera de la SSPM fue la Policía Comercial, pero ahora las cosas cambiaron, solo contratamos a los policías de acuerdo a una convocatoria pública, una evaluación de confianza y un curso de formación inicial”, dijo el funcionario municipal.

El secretario calculó que en marzo de 2018 se integrarán los agentes seleccionados a la Policía activa, y con ello recibirían una homologación de salarios y obtendrían los mismos derechos laborales que tienen los policías municipales.

No obstante, esta transferencia no implica que los agentes cambiarían de actividades y se integrarían a labores de vigilancia y patrullaje, sino que continuarían resguardando comercios, como lo vienen haciendo.

El titular de la SSPM lo explica así: “Desarrollan una función muy importante porque cuidan comercios donde hay manejos de efectivo. La intención es que todos los policías cumplan con la Ley, pero haríamos una división entre policías preventivos que harían funciones comerciales”.

 

Persisten inconformidades

Si bien la SSPM anunció este plan de transferencia, algunos agentes de la Dirección de Servicios de Protección Comercial y Vigilancia Auxiliar consultados sobre el proceso, denunciaron irregularidades en el mismo.

“No sabemos cómo se maneja la selección porque hay elementos que ya fueron notificados de su transferencia, pero no cuentan con los estudios ni la capacitación requeridos”, expuso uno de ellos que cuenta con licenciatura en Derecho y todavía no es llamado al proceso de selección.

Raúl Luévano, Secretario del Ayuntamiento, no tenía compromiso con policías

“Tengo nueve años en la corporación, he tomado casi 30 cursos que ha impartido la Secretaría de Seguridad Pública y en cambio, hay personas con medio año en la corporación y sin ningún curso que ya fueron seleccionados”, narró.

Respecto al equipo que reciben los policías comerciales, aseguró que se trata de un revólver 38 o escopetas M1 o M2. “Los delincuentes están mejor armados que nosotros”, comentó.

También, recordó que cuando se designaron elementos de la Dirección de Servicios de Protección Comercial y Vigilancia Auxiliar a estaciones del Sistema Integral de Transporte Tijuana (SITT), a algunos de sus compañeros les fueron retirados chalecos antibalas para equipar a los vigilantes de las terminales que han sido dañadas.

En cuanto al pago de horas extra que se extienden a cuatro por turno, establecido de ocho horas que se convierten en 12 horas, la principal inconformidad consiste no solo en que estas no les son pagadas a tiempo, sino con el mismo monto que las horas regulares y no de manera doble o triple, como establecen las leyes laborales.

Por este motivo, un grupo de ellos interpusieron una demanda contra el Ayuntamiento ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo.

 

“Era un pliego petitorio, no una carta compromiso”

Respecto a la carta que fue entregada a Juan Manuel Gastélum en su etapa de candidato a la alcaldía, los agentes reiteraron: “De distintas formas hemos querido llegar al señor presidente para que nos agende una cita, o en su caso, se nos cumpla con lo pactado”.

Continuaron: “Nos dijeron que apoyáramos votando, así como diciéndonos cómo y qué hacer para apoyar en las campañas y elecciones para poder ganar y, ya estando en el poder, se iban a acordar de nosotros los que apoyamos, que nos iban a ayudar a salir de las condiciones precarias en las que estamos trabajando”.

El secretario general del Ayuntamiento de Tijuana, Raúl Felipe Luévano Ruiz, declaró que si bien recibieron el pliego petitorio por parte de los agentes, no se trató de una carta compromiso ni de una promesa de campaña, sino de atender y escuchar sus problemáticas.

En aquel entonces, como presidente del Comité Directivo Municipal de Acción Nacional, Luévano Ruiz fue el coordinador de la campaña de Gastélum, por lo que fue quien recibió el pliego petitorio.

“El único compromiso que persiste es respetar la Ley General de Trabajo en beneficio de la ciudadanía, en cuanto a empleados de confianza o policías, nosotros respetamos sus derechos laborales y les otorgamos las herramientas. No hubo compromiso que escape del reglamento o de las condiciones laborales”, aclaró, y, al igual que el secretario Sotomayor Amezcua, argumentó que el Ayuntamiento ordenó iniciar el proceso de transferencia de aquellos elementos de la Dirección de Servicios de Protección Comercial y Vigilancia Auxiliar interesados en pasar a las filas de la Policía activa.

Por último, afirmó que si los salarios ni beneficios son los mismos, es porque “dentro del sistema policial, son diferentes sus condiciones y riesgos de trabajo en ambos lados, pero es una cuestión que depende de la Secretaría de Seguridad Pública.

“Se trata de un pliego como los que recibimos de muchos ciudadanos, ni siquiera es un escrito de contestación, solamente se les recibió el documento, pero no nos comprometimos a algo que no permite la Ley”.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio