“Magia de la sonrisa en el Golfo de México”, en Tijuana

Fotos: Jorge Dueñes
 
Cultura Lunes, 11 Diciembre, 2017 12:00 PM

Magia de la Sonrisa en el Golfo de México” es la exposición en la Sala 1 de El Cubo en torno al legado prehispánico, con la que el CECUT culmina, en el rubro de exposiciones, su celebración por el 35 Aniversario

 

 

 

Rostros y estatuillas sonrientes de las culturas mixe, zoque y nahua, entre otras, son exhibidos en la Sala 1 de El Cubo en el Centro Cultural Tijuana (CECUT), como parte de la exposición “Magia de la Sonrisa en el Golfo de México”.

Se trata de 118 piezas arqueológicas relativas a las culturas mixe, zoque y nahua que florecieron en Mesoamérica, expuestas en el CECUT en coordinación con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Museo Nacional de Antropología y Museo de Antropología de Xalapa.

Por las anchurosas paredes de la Sala 1 de El Cubo puede apreciarse la excelsa exhibición precolombina, cuyo guion museográfico está dividido en cuatro partes para mayor comprensión y disfrute de los visitantes: “Las costas del Golfo de México y antecedentes escultóricos”; “La risa reflejo de emociones”; “Ofrendas, rituales y significados”; y “Caritas sonrientes, temática general y contextos arqueológicos”.

“Estas figurillas antropomorfas de arcilla fueron elaboradas por una sociedad multicultural en un periodo entre 600 y 900 de nuestra era, y concentran un gran sentido simbólico probablemente asociado a rituales. He de reconocer la iniciativa y tenacidad de Pedro Ochoa, quien logró traer a Tijuana una de las exposiciones más importantes de los últimos tiempos”, expresó Bendímez Patterson, directora del Centro Regional del INAH de Baja California, en representación de Diego Prieto, director general del Instituto.

“Esta exposición presenta un ejemplo digno de estudio en cuanto a su unicidad, significación y valores estéticos”, manifestó Sandra Riego, subdirectora de la Coordinación Nacional de Arqueología.

“Estas figurillas representan a hombres, mujeres y excepcionalmente a niños en cuyos rostros se plasma uno de los aspectos de las culturas prehispánicas: algunas son huecas y presumiblemente funcionaban como instrumentos musicales como flautas, sonajas o silbatos”, complementó.

Última exposición en el 35 Aniversario del CECUT

Con “Magia de la Sonrisa en el Golfo de México”, el CECUT culmina una serie de exposiciones montadas para celebrar el 35 Aniversario del organismo federal.

Durante la apertura, Pedro Ochoa Palacio, director general del Centro Cultural Tijuana, detalló sobre la civilización en Mesoamérica que ahora es posible apreciar en la muestra:

“Las tres culturas predominantes que se desarrollaron en la vasta geografía del Golfo fueron: la cultura olmeca entre los años 1500 y 500 a. C.; la cultura huasteca, a partir de 1500 hasta 900 a. C.; y la cultura totonaca, entre 300 y 1519 d. C. También se habla de la posibilidad de una ocupación maya entre los años 1500 y 1000 a. C., la cual pudo ejercer una influencia directa en dichas culturas, sin embargo, se trata de una teoría que aún no ha sido comprobada; siglos después de la aparición de dichas culturas, esta misma zona fue transitada por los españoles en su recorrido hacia Tenochtitlan y, en 1821, se firmaron los Tratados de Córdoba, aceptando la independencia de nuestro país por el último virrey de la Nueva España”.

Agregó Ochoa Palacio que “las 118 piezas de extraordinaria belleza que podremos apreciar en esta exhibición, son hechas de arcilla y pertenecen a los acervos del Museo Nacional de Antropología, al Museo de Antropología de Xalapa de la Universidad Veracruzana, así como al Museo–Fortaleza San Juan de Ulúa en Veracruz. Finas y delicadas figuras, con las cuales se recrea la alegoría del hombre de barro hecho por manos divinas. A imagen y semejanza de sus habitantes, los artesanos diseñaron esculturas que reproducen la apariencia femenina y masculina de la época, en su mayoría representan a los adultos y ocasionalmente a los niños. En ellas, se logran distinguir sus detallados tocados, decorados con las figuras de mono y, especialmente, llama la atención la postura de sus brazos abiertos.

“Fueron hechas con barro hace más de mil años por los habitantes de la costa del Golfo de México, como ornato o para su uso ceremonial. En un principio, los estudiosos catalogaron a estas caritas sonrientes como un legado de la cultura totonaca, sin embargo, con el paso del tiempo y las investigaciones, los especialistas han decidido atribuir su creación de manera genérica a las culturas del Golfo.

“Con esta magnífica muestra arqueológica -concluyó Ochoa Palacio-, culmina un año de intenso trabajo realizado en el marco del trigésimo quinto aniversario de la fundación del Centro Cultural Tijuana, y qué mejor manera de hacerlo que celebrar el esplendor de nuestros antepasados. Una cultura que se mantiene vigente en la memoria de los mexicanos a través del espléndido talento de sus obras y la invaluable belleza de sus tradiciones”.

La exposición estará abierta hasta el 4 de marzo de 2018, de martes a domingo, en horario de 10:00 am a 7:00 pm, con diversos costos de entrada. Los domingos la entrada a El Cubo es libre.

 

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio