Inconformidad


 
Cartaz Lunes, 4 Diciembre, 2017 12:00 PM

Cuando pensó el Señor en crear el universo,

quiso que todo muy perfecto fuera,

a cada ser le dio inverso y anverso

y a cada espacio le dio su dentro y afuera.

 

Las aves con alas vuelan por el cielo;

en mares y ríos, peces con aletas;

las tortugas poco se alzan sobre el suelo,

mientras las serpientes se arrastran discretas.

 

A los que caminan con las cuatro patas

les dio hocico largo, sensible y con dientes,

lo mismo a los cerdos y a todas las ratas

y también a algunos de nuestros parientes.

 

Pero el ser humano nunca está conforme,

siempre inventa cosas que van contra todo;

si está narigudo se siente deforme,

y que las arrugas se quitan con lodo.

 

Si nació chaparro, quiere ser grandote,

usando calzado de mucha medida;

si nació lampiño se pinta bigote,

se pone peluca y barba partida.

 

Y él ya no quiere andar caminado,

descalzo, parado como un ser humano;

él mejor prefiere pasar manejando

un carrote nuevo y no verse enano.

 

Rodando, rodando sobre su automóvil

se irá haciendo viejo, sin haber vivido;

añejo, inconforme se quedará inmóvil,

añorando todo, peor, en el olvido.

 

José Miguel Ángel Hernández Villanueva

Tijuana, B. C.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio