Incendios antes de Navidad


 
Cartaz Lunes, 18 Diciembre, 2017 12:00 PM

Comenzaron los incendios antes de Navidad. Muchas personas se quedaron sin casa por culpa del fuego. No hay nadie que les ofrezca un techo. Lloran desolados y muy tristes. Han perdido sus casas y hasta sus mascotas a las que adoraban y no pudieron salvar. No saben qué hacer. El cuerpo se siente cansado, quisieran recostarse en su cama y cubrirse del frío. Piensan en el nacimiento de Jesús y cómo sus padres (María y José) iban de puerta en puerta pidiendo posada y nadie los quiso ayudar a pesar del fuerte frío del invierno. La imagen de María dando a luz a su hijo en un pesebre es muy fuerte en estos momentos. Lo han perdido todo y no encuentran posada. Se acerca Navidad y dormirán a la intemperie.

En los medios informativos se ven los incendios destruyendo casas y árboles. Lo peor es mirar a las personas aterrorizadas queriendo huir del fuego, los caballos desesperados por no poder brincar las trancas para alejarse. El temor se apodera de todos, pues los vientos parecen avivar las llamas. Hay quienes ruegan a Dios que ayude a los bomberos a extinguir los incendios; que no haya muertos ni heridos. Si lloviera, sería de gran ayuda, pero tendría que ser una tormenta muy fuerte para apagar las llamas. Ya el área fue afectada por el fuego en años pasados y los resultados fueron desastrosos. Quizá haya quienes no se han recuperado aún y hoy el corazón les ha de palpitar temeroso, pues comprenden lo que sienten los afectados por los incendios de esta ocasión.

Es una época donde las familias se reúnen para decorar el árbol de Navidad. En algunas casas también se pone el nacimiento con la escena del pesebre, donde recostarán a Jesús recién nacido (El Niño Dios) el 24 de diciembre a media noche, según la tradición. Usualmente se prepara una cena deliciosa y ponche de frutas. Se intercambian regalos entre familiares y amigos. Hay familias que acostumbran ir a misa de gallo que se celebra a la media noche. Parece que últimamente la misa se celebra más temprano, pero así era en la tierra de mis padres. La Navidad nunca será igual para las personas afectadas por los incendios.

Roguemos por todas aquellas personas dañadas por los incendios. Que haya una mano amiga que les dé techo y abrigo y que los incendios sean controlados. También roguemos por las personas que viven en la calle, por no tener un trabajo. Ya de por sí la vida es difícil, pero en tiempo de frío y de lluvia, el vivir en la calle ha de ser terrible.

 

Lourdes P. Cabral

San Diego, California

Diciembre 09, 2107

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio